fbpx
Argentina países

“¿Alguna vez existió para nosotros la oportunidad de un trato justo?”

"¿Alguna vez existió para nosotros la oportunidad de un trato justo?"



Presidente Alberto Fernández. Soy jubilada después de haber trabajado durante 39 años en el Banco Central de la República Argentina. En este 2020 cumplo 83 años y también se cumplen 10 años del juicio iniciado contra ANSES, por el pago que se me adeuda por el 83% móvil, radicado en el Juzgado nº 10 de la Seguridad Social.

En octubre de 2015 los jueces fallaron a mi favor. En febrero de 2016 ANSES apeló, como acostumbra. Al cumplir mis 80 años adjunté al expediente el certificado médico exponiendo todos mis problemas físicos y las cirugías a las que debí someterme.

Colas de jubilados para cobrar sus haberes. (Foto: Lucia Merle)

Al cumplir 82 años, en 2019, presenté otro certificado de mi salud con nuevas patologías físicas y emocionales. Ambos certificados fueron expedidos por profesionales clínicos y otras especialidades pertenecientes al Hospital Fernández. Más tarde, en agosto de ese mismo año y por segunda vez, reiteré la sentencia de primera instancia a mi favor.

Antes del 10 de diciembre de 2019 ANSES hizo un nuevo recurso de anulación de este fallo sin dar ninguna explicación. Actualmente se encuentra a la espera de la decisión de cumplimiento de la sentencia de la Cámara de la Seguridad Social de la calle Lavalle de la Ciudad de Buenos Aires.

Mirá también

Tal vez no sea el momento oportuno de este pedido por la pandemia que soportamos. Pero me pregunto, con todo respeto: ¿Alguna vez existió para nosotros, que entregamos todo nuestro esfuerzo y nuestra vida al país que tanto amamos, la oportunidad de un trato justo?

Señor Presidente, yo lo voté esperando que de una vez por todas se haga justicia y se me otorgue lo que me corresponde. Mi actual jubilación es apenas superior a la mínima.

Mirá también

En su momento rechacé -por convicción- el dinero denominado “reparación histórica” y no me arrepiento. Soy honesta y deseo recibir el dinero bien ganado y que la justicia de verdad determine. Tal vez esperen que deje este mundo como ya partieron muchos mayores de mi igual edad y situación.

Ansío seguir creyendo en usted, señor Presidente, y en la honestidad de sus muchos funcionarios. ¡Solo le pido que tenga presente que ya son 10 años de mi vida en los que espero. ¡Los últimos!

Ya dejé de soñar con un viaje ahora imposible para conocer tal vez otros lugares. El único sueño que tengo es recibir esos pesos que me corresponden y pasar unos días con mis nietitos en Villa Giardino, un pueblito de la provincia de Córdoba, junto a mi hija. Por favor, no nos olviden.

Gladys Beatriz Correa

[email protected]

OTRAS CARTAS

Voces, reclamos y esperas de los jubilados

Protesta de adultos mayores. (Foto: EFE/ Aitor Pereira)

Señor Presidente de la Superintendencia de Servicios de Salud, licenciado Eugenio Daniel Zanarini. Por medio de la presente solicito que la identificación de los pacientes de obras sociales y prepagas en recetas de medicamentos y prácticas médicas solo se realice con nombre completo y número de DNI. 
Con eso se evitarán errores y facilitará la confección de tales documentos al no tener que transcribir los confusos e interminables números asignados por sus prestatarias. 
Le comento que el número 7.500.000.000, que representa a la población mundial, tiene 10 dígitos. Hay prepagas que individualizan a sus afiliados con números que tienen desde 11 hasta 19 dígitos. Esperando que esta simple normativa se concrete a la brevedad lo saludo atentamente.

José María Múgica

Médico (MP 53.786 / MM 115460)

[email protected]

Mirá también

No sé si mañana estoy viva. No le tengo miedo a la muerte, es natural y pertenezco a la franja etaria de los setenta y tantos años. Sí tengo temor de no volver a abrazar a mis hijos y nietos. Estoy decidida a transgredir como buena argentina. Pero no quiero faltarle el respeto. Usted es el Presidente de todos. No sé si usted es abuelo, pero séalo por un rato y piense en la angustia que nos invade a nosotros, los que sí lo somos.

Lidia Beatriz Fontela

[email protected]

Mirá también

Nos llaman abuelitos, ancianos, adultos mayores, viejos, x-genarios y otros calificativos. 
La mayoría somos personas que tenemos algunos años, estamos vitales, activos, lúcidos. Trabajamos, tenemos sexo, cuidamos nietos, bailamos, hacemos gimnasia, tomamos clases de idiomas, teatro, música, pintura, cocina, tejido, computación y muchas otras materias. 
No somos estúpidos, no estamos mal de la cabeza, no nos sentimos incapacitados para pensar y resolver. Sabemos lo que queremos y lo que no. Nos cuidamos y cuidamos a los demás.  
No nos gusta que nos humillen, que nos ninguneen, que nos mientan, que nos maltraten, que piensen por nosotros en lugar de pensar en nosotros. Nos gusta que nos cuiden, que nos incluyan, que nos consulten, que nos amen y nos dejen amar. 
Sería ideal que los gobiernos de turno nos paguen una jubilación acorde a lo que aportamos y a lo que es necesario para vivir dignamente. 
He viajado y he visto como viven las personas en otras ciudades sobre todo en Europa y les aseguro que estamos a 12.000 kilómetros de tener los beneficios que gozan nuestros congéneres allá. No nos mientan más, por favor.

Emma Alba Dolorini

[email protected]

Mirá también

Lo que comentaré lo adjetivo como ridículo porque si uso la palabra mas adecuada no publicarán mi carta. El domingo pasado acompañé a mi mujer a caminar unas cuadras dado que luego de una operación de cadera quedó con dificultades de movilidad. Tiene temor de que si no camina unas cuadras todos los días no lo podrá hacer cuando termine esta cuarentena ocasionada por el virus socialista y la complicidad del gobierno de turno.  
Estamos viviendo en Pedro Ignacio Rivera y Ciudad de la Paz. Fuimos caminando por Avenida Cabildo, lógicamente con sendos barbijos, y llegamos a Juramento. Dado que se sentía cansada volvimos en el subterráneo hasta la estación Congreso de Tucumán. 
​Al subir al primer nivel de la estación nos paró un agente de la Policía el cual nos pidió el permiso para circular. Le expliqué que salimos a caminar y que podemos hacerlo hasta 500 metros de nuestro domicilio. Lamentablemente este agente sabía contar y me aclaró que desde nuestro hogar hasta Juramento eran 700 metros. Tomó nota de mis datos y no sé si me querrán aplicar una multa. Lógicamente le daré el tema a algún abogado amigo para que se divierta con el asunto.

Dr. José Brunetta

[email protected]

Mirá también

Quiero hablar del trámite “Fe de Vida” que nos exigen a los jubilados las entidades bancarias para pagarnos los haberes. Hoy todo se ha complicado por la pandemia que nos afecta y que nos impide concurrir a los bancos para cumplir personalmente con ese trámite, salvo violando la cuarentena y corriendo el riesgo de contagiarnos, lo cual, a nuestra edad, es letal. 
Alguna entidad bancaria instrumentó un trámite virtual con una aplicación de dificultoso cumplimiento, quizás por saturación del sitio. 
​Me pregunto, cuando alguien fallece la cochería o entidad encargada de su inhumación exige la inmediata entrega del DNI del o de la fallecido/a. De inmediato debe informarse al Registro Civil del deceso. Entonces, ¿no sería simple y suficiente que el sistema informático del Registro Civil transmita la información al sistema de ANSES con lo cual se inhabilitaría inmediatamente la liquidación de haberes al occiso?

Carlos A. Miglianelli

[email protected]

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

¿Ya desinstalaste Rappi? Yo tampoco

admin

El Barcelona regresa al Camp Nou | Noticias de El Salvador

admin

La sustitución por fin despegó, falta que no se estrelle

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.