Puerto Rico

La preparación para la temporada de huracanes se suma a la pandemia y a los sismos

La preparación para la temporada de huracanes se suma a la pandemia y a los sismos


Si en años previos los puertorriqueños lidiaban con el azote de fenómenos atmosféricos, a partir del 1 de junio, cuando comienza la nueva temporada de huracanes, las autoridades se disponen a trabajar simultáneamente con los planes de acción para atender emergencias provocadas por ciclones, inundaciones, terremotos e incluso la posibilidad de tsunamis en medio de una pandemia.

“Es la nueva realidad que tenemos que vivir con ella. Va a llegar el momento en que estaremos trabajando con el problema de los temblores, la pandemia y preparándonos para los huracanes. Los planes de emergencia -de ahora en adelante- no son solamente planes para huracanes”, enfatizó el general José Burgos, comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD).

“Tenemos que ser flexibles en términos de lo que nos va a tocar. Algún día nos vamos a levantar con las tres emergencias a la vez y nos va a tocar trabajar con eso”, agregó.

Además, los pronósticos apuntan a una temporada de huracanes más intensa que la de años anteriores, aunque en el 2017 la isla fue sacudida por los huracanes Irma y María, este último el más feroz y devastador para Puerto Rico.

El Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) informó que hay un 60% de probabilidad de que la temporada de huracanes esté por encima de lo normal.

Pronosticó de 13 a 19 tormentas, de las que 6 a 10 podrían convertirse en huracanes, incluyendo de 3 a 6 huracanes categoría 3, 4 o 5; con vientos de 111 mph o más. Estos pronósticos de la NOAA tienen una certeza de un 70%.

“Son pronósticos mucho más altos que los de los últimos 30 años, así que estamos esperando que sea una temporada bastante activa”, dijo Burgos.

Y la intensidad que se espera está enmarcada en la pandemia del COVID-19, que ha obligado al mundo entero a tomar medidas nunca antes vistas.

“Va a ser una temporada un poquito más retante, porque tenemos la pandemia y también el problema de que Puerto Rico sigue temblando y no creemos que vaya a dejar de temblar. Cada vez que hay un terremoto en algún sitio, tenemos que estar pendientes. Estaríamos también expuestos a algún tipo de tsusami”, sostuvo Burgos.

“Tenemos que estar preparados para temblores, para pandemia y huracanes. ¿Qué es lo nuevo que estamos haciendo? Estamos añadiendo un anejo a los planes operacionales de cada municipio -al igual que al plan del Estado- con las guías que nos ha dado el Departamento de Salud de cómo trabajar con la pandemia”, agregó Burgos.

Sin embargo, no proveyó esas guías y tampoco una lista de los suministros con los que cuentan para la temporada ciclónica.

Salud informó que trabaja esta semana con la revisión final de los protocolos para atender el virus en la época ciclónica.

Para Carlos Muñoz, manejador de emergencias con 45 años de experiencia, “la pandemia complica todo el cuadro cuando tienes gente asintomática, porque no los puedes identificar y pueden enfermar a cientos de personas”.

Llamó la atención al gobierno para que siga las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en cuanto al manejo de los refugios.

“Los múltiples contagios podrían provocar un caos dentro del desastre”, advirtió Muñoz, quien también exhortó a los ciudadanos a prepararse desde ya para evitar congestiones de última hora en supermercados y ferreterías como parte de los preparativos para la época ciclónica.

“La gente debe prepararse para tener compra y reservas para un mes. Desde ya, ir reforzando sus casas y no esperar al último momento”, indicó.

Ojo con los refugios y tsunamis

Hasta el momento, el manejo de la gente, los preparativos para afrontar tsunamis, los refugios y la transportación de refugiados lucen como los mayores desafíos.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) publicó la Guía Operacional de Pandemia para la temporada de huracanes de 2020.

En síntesis, la guía pide a los gobiernos locales incorporar nuevos requerimientos de seguridad como el distanciamiento social en los refugios, evaluar la forma en que se transportan las personas y cómo se organizan los espacios de trabajo.

Piden igualmente seguir las guías de los CDC para el manejo de los refugios que, entre otras cosas, exigen el uso de mascarillas, estrictas medidas de limpieza, mantener distanciamiento entre los refugiados para cumplir con el aislamiento social, administrar pruebas para detectar el coronavirus y aplicar la cuarentena al dejar los refugios.

El administrador de FEMA, Peter Gaynor, ha acentuado que pueden requerirse hoteles como refugios.

Burgos reconoció que estas nuevas exigencias implican más gasto gubernamental en artículos de seguridad y de higiene, y tener más refugios abiertos.

Pero no será hasta la próxima semana que Vivienda tendrá la lista actualizada de los lugares que pueden ser usados como refugios, indicó el administrador de Vivienda Pública, William Rodríguez.

Lo que sí se sabe es que hay más de 25,000 catres disponibles y sobre 10,000 están en almacenes de Vivienda.

Rodríguez dijo que en los refugios se practicará el distanciamiento, el uso de mascarillas, la toma de temperatura corporal y el uso de desinfectante de manos.

No obstante, no se le harán pruebas diagnósticas a cada persona que entre a un refugio sino solo a aquellas que presenten síntomas. Además, “al momento, no estamos contemplando usar hoteles”, afirmó.

“Me preocupa que no se han hecho las pruebas moleculares a todo el mundo, que no tenemos un conteo de cuántas personas son asintomáticas y estando todo el mundo en un refugio, causemos una pandemia dentro de una pandemia. Es decir, un caos dentro de la pandemia”, advirtió Muñoz.

Rodríguez ripostó que los refugios no serán focos de contagio del COVID-19 “si tomamos todas las precauciones”.

Respecto a los tsunamis, aunque los 44 municipios en riesgo de esta emergencia están listos, aún hay 13 cuyas sirenas están inactivas y otros 10 ayuntamientos que no tienen sirenas fijas, de acuerdo con una lista provista por el NMEAD.

Con esta información, el ayudante general de la Guardia Nacional, el general José Juan Reyes, reconoció que para atender la emergencia que representaría un tsunami, “falta preparación y faltan recursos para inspeccionar todas las alarmas y los sistemas de comunicación de tsunami”.

Agregó que a partir de hoy, 26 de mayo, la Guardia Nacional comienza los ejercicios de preparación en los que participará todo el componente necesario del gobierno central y municipal. Estos ejercicios, que serán inaugurados por la gobernadora Wanda Vázquez Garced, servirán para que cada parte verifique fallas, necesidades y realice ajustes, dijo Reyes.

Sostuvo que comienzan ahora porque la pandemia los obligó a posponerlos.

“Yo entiendo que sí, que el gobierno de Puerto Rico está listo para responder. Que hay áreas que tenemos que seguir mejorando, ciertamente. Que la coordinación con los municipios tiene que seguir fortaleciéndolo, ciertamente”, dijo Reyes, coincidiendo con expresiones de Burgos.

El comisionado del NMEAD aseguró que han aprendido de errores recientes como la falta de coordinación entre agencias y municipios, demostrada tras los terremotos en la zona sur. “Hemos tenido la conversación de que cada agencia y persona sabe cuál es su función. No debemos cometer los mismos errores”, sostuvo.

Solos los municipios

Pero los alcaldes de San Sebastián y de Jayuya, Javier Jiménez y Jorge González, respectivamente, dijeron que no han recibido comunicación del gobierno central.

“Yo me independicé delgobierno (central). Yo estoy preparado. Tengo listo mi equipo de trabajo. Tengo una reserva económica para enfrentar esto (la temporada de huracanes)”, afirmó Jiménez.

“Nosotros nos preparamos porque sabemos que no tenemos ayuda del gobierno central. Ya hemos hecho un plan que nos ha funcionado desde (el huracán) Georges. Hacemos el plan, seguimos el preparativo, mantenemos las escuelas y seguimos hacia adelante”, agregó González.

Los alcaldes de Guayanilla y Guánica, Nelson Torres Yordán y Santos Seda, respectivamente, tienen un panorama que consideran que es más complicado. Guayanilla y Guánica fueron dos de los pueblos más afectados por los terremotos de principios de año. En ambos pueblos, el NMEAD mantiene comunicación directa con los alcaldes, pero los retos son bastantes.

En Guayanilla, el alcalde se propone, en plena época de huracanes, demoler estructuras y recoger escombros que dejaron los terremotos.

“Es mi mayor preocupación. Yo hubiese querido hacerlo antes, pero los recursos, lamentablemente, no estuvieron antes. Tampoco puedo decir que lo voy a hacer después de la temporada de huracanes”, dijo Seda, quien tiene que hacer 1,800 demoliciones, y de esas, 429 son totales.

Ni en Guánica ni en Guayanilla se tiene claro qué lugares serán usados como refugios porque las escuelas, que tradicionalmente se usan para esas tareas, quedaron arruinadas o en muy mal estado.

“Ese es el principal problema”, afirmó Torres Yordán.



Sources: metro.pr

Related posts

Limpian las calles de San Juan tras enfrentamientos de anoche

admin

“Dreamers” en la isla enfrentan desafíos ante el desconocimiento de asuntos migratorios

admin

Cultura Profética lanza la canción “Caracoles”

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.