fbpx
Puerto Rico

Cerca de las 100,000 muertes por el coronavirus en Estados Unidos

Cerca de las 100,000 muertes por el coronavirus en Estados Unidos


Washington – Estados Unidos alcanzaría esta semana el escalofriante dato de 100,000 muertes a causa del coronavirus, aunque los expertos insisten en que habrá una segunda ola de casos relacionados con la enfermedad, en el otoño o el invierno.

Como contexto, no fue hasta principios de abril que se registró la muerte número 100,000 en el mundo – anoche rondaban las 345,000-, y que en Estados Unidos, en aquel momento, rondaban las 18,000.

Las 100,000 muertes corroboradas en Estados Unidos se producirán días después de que los 50 estados decidieran reabrir, en general con cautela, su economía, y la gente retomaba actividades públicas, como el ir de playa. Anoche, las muertes confirmadas en EE.UU. eran más de 98,000.

En EE.UU., donde más de 1.65 millones de personas se han infectado con el novel virus, aún se registran alrededor de 20,000 nuevos casos diarios de coronavirus.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, en 22 estados los casos de coronavirus se han mantenido estables y en 10 se han reducido. Todavía, no obstante, en 18 se registraron más casos en la última semana que en la anterior.

“Hay que cambiar la manera de vivir”, afirmó ayer el médico puertorriqueño Joxel García, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al insistir en que, sin una vacuna, la opción es mantener las medidas de protección básicas de esta emergencia, como el distanciamiento físico, no tocarse la cara y lavarse las manos frecuentemente.

García –quien fue secretario adjunto de Salud Pública federal bajo el gobierno de George W. Bush y jefe de Salud en Connecticut y Washington D.C.– sostuvo que la cifra de las 100,000 muertes debe verse también en el contexto de la necesidad de incrementar el “activismo social”, para hacerles frente a los brotes de violencia y los problemas de salud mental que ha causado el largo encerramiento.

“Esto es un virus natural, es la primera ola de muchas por venir. Tiene que incrementarse el activismo social, porque va a haber en Puerto Rico, Estados Unidos y Latinoamérica, un aumento en el número de suicidios y los problemas de salud mental”, agregó García.

Desde finales de marzo, la Casa Blanca adoptó el modelo del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME) –un centro de investigación independiente en la Universidad de Washington–, que ha proyectado que este brote del coronavirus, hasta principios de agosto, causará entre 100,000 y 240,000 muertes en EE.UU.

En medio de las órdenes de quedarse en casa, el modelo redujo a unas 70,000 las muertes al 4 de agosto. Pero, una vez los gobiernos estatales y locales comenzaron a reabrir negocios y a permitir actividades públicas, el IHME elevó su proyección de casos para principios de agosto a unos 143,000.

Ahora, el IHME trata de proyectar el número de fatalidades por coronavirus que puede haber para el resto del año, ha dicho su director, Christopher Murray.

El epidemiólogo federal,Anthony Fauci, reiteró que Estados Unidos estará mejor preparado para un segundo brote del COVID-19 a partir del otoño o invierno. El director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, por su parte, ha señalado que la próxima ola de casos puede ser “más difícil”, al combinarse con los casos de influenza.

No está en disputa que el COVID-19 es un virus más letal que la influenza, que en la pasada temporada causó entre 24,000 y 62,000 muertes en EE.UU., según los CDC.

Una funcionaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó ayer que el próximo brote del coronavirus será menos duro que el vigente. “Hay muchos modelos que avanzan muchas probabilidades. Hablan desde un rebrote puntual hasta una ola importante, pero esta última posibilidad cada vez se va descartando más. Estamos mucho mejor preparados en todos los ámbitos”, señaló la directora de Salud Pública de la OMS, María Neira, según la Agencia Efe.

El director ejecutivo de la OMS, Michael Ryan, sin embargo, alertó que el mundo está aún “en medio de la primera ola”, que puede incluir un segundo pico en algunos países. Ryan coincidió con los CDC en que la combinación del coronavirus con la influenza pueda complicar más las cosas.

Informe al Congreso

Durante el fin de semana, la Casa Blanca rindió al Congreso un informe en el que insistió en que espera que en mayo y junio se hagan pruebas de detección del virus al 2% de la población de los estados. El informe acentúa, no obstante, que el suministro de esas pruebas descansa en manos de los gobiernos estatales.

El liderato demócrata del Congreso afirmó que el documento obvia la posición de los expertos de que no hay suficientes pruebas y criticó que el gobierno de Donald Trump quiera colocar la responsabilidad sobre ese asunto en los estados.

“Después de seis meses y casi 100,000 vidas perdidas, la administración Trump todavía no tiene un plan serio para aumentar las pruebas para detener la propagación del virus”, indicaron la speaker Nancy Pelosi; el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer; y los portavoces de los comités relacionados con temas de Salud, la senadora Patty Murray, y el congresista Frank Pallone.



Sources: metro.pr

Related posts

El COVID-19 no da tregua a América

admin

La ONU dice que la desinformación sobre el COVID-19 es el nuevo enemigo

admin

Los Patriots y los Rams se enfrentan en el Super Bowl LIII

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.