fbpx
Chile países

“Siento rabia e impotencia” por el mal manejo del Gobierno de la pandemia

"Siento rabia e impotencia" por el mal manejo del Gobierno de la pandemia


Por Alfredo Peña

 

La senadora Ximena Rincón siempre está en actividad. De Santiago a Valparaíso al Congreso, del Maule a Valparaíso, de Santiago a su región del Maule a distintas reuniones con pobladores, dirigentes sociales, alcaldes, concejales y otras organizaciones. En los últimos días, su actividad se ha frenado al menos fisícamente, porque tiene que estar en cuarentena, confinada debido a que tuvo contacto con el senador Rabindranath Quinteros, quién en primera instancia dió positivo por Covid-19. La imagen que se transmitió por todos los canales de TV y las redes sociales, donde se le ve saludando de beso al senador contagiado e incluso la más dramática cuando ella le ofrece la palabra muy cerca en una comisión del Senado y Quinteros estornuda y tose, sin saber que estaba infectado porque estaba sin síntomas. La jefa de los senadores DC se realizó el exámen para saber si estaba contagiada y por fortuna, ese exámen resultó negativo. Por eso está confinada por 14 días. Pero desde su lugar de cuarentena, Ximena Rincón no ha parado: Da entrevistas a los distintos medios y también está trabajando en forma telemática con el Congreso. “Me siento bien, no tengo ningún problema”, nos dice la senadora y ex ministra.

     

Senadora, estamos colapsados con los contagiados en todo el país, especialmente en la Región Metropolitana. ¿Influyó la idea de la Nueva Normalidad o el Retorno Seguro que expresaron Piñera y Mañalich?

Aquí han influido tres cosas, la soberbia (pensar que nosotros ibamos a hacerlo mejor que nadie y no ser capaces de ver lo que habían hecho bien o mal otros países y tomar de ellos su experiencia), la falta de estrategia, y por consiguiente la falta de capacidad de anticipación. En estos tres elementos se conjugan no solo el error sobre Nueva Normalidad, que por cierto es un concepto acuñado por la OMS y aplicado en países que van a lo menos un mes más adelante que Chile en esta pandemia, todos post peak. Sin mencionar que la OMS ha señalado una serie de medidas que deberían estar instaladas antes de iniciar el proceso para retomar actividades. Ninguna de esas medidas se cumplen hoy en Chile. Pero también debemos recordar el ir a tomar café, comer empanada, tomarse una cerveza, y tantas otras frases que solo muestran que esto va más allá de un error aislado. Es una forma de entender el país desde una realidad que no es la generalidad en nuestro país, es más bien la realidad que vivimos algunos y que no permite -salvo que se este en terreno y cerca de la realidad- ver lo que significa cada frase o más grave aún, cada decision, para la inmensa mayoría de nuestrios compatriotas.

La presidenta del Colegio Médico criticó duramente la gestión del ministro Mañalich ¿Cúal es su análisis del trabajo realizado por Piñera y Mañalich al frente de esta pandemia? ¿Falló la estrategia del Gobierno?

Primero decir que probablemente para enfrentar una Pandemia, se necesita tener carácter y personalidad, cosa que claramente Jaime Mañalich tiene. Dicho eso, debo señalar que el ministro Mañalich no sólo se ha llevado la pelota para la casa. Se llevó la pelota, el arco, la cancha y las camisetas. Es sabido que el ministro Mañalich es la persona más fuerte del Gabinete debido a su estrecha relación personal con el Presidente, por lo cual no es posible separar a ambas figuras.

El problema entonces es que la gestión ha sido poco empática y por ello poco inclusiva, sin escuchar a nadie, ha buscado siempre capitalizar cualquier acierto y transferir a otros la responsabilidad de los errores propios.

Ha sido una gestión poco transparente, que permanentemente ha dificultado el acceso a la información, que ha especulado con los datos y ha hecho un manejo comunicacional cuestionable por los efectos que provocan.

Aquí hay un error desde el origen. Los resultados que hoy vemos, en todos los ámbitos, sólo pueden hacer concluir que o se equivocó el gobierno de estrategia o derechamente su estrategia buscaba que la gente se contagiara progresivamente, buscando empatar la salud con la economía.

El tema es que la pérdida de una vida es irrecuperable, y en contraposición, una crisis económica es sólo eso, se enfrenta y se puede recuperar, en más o menos tiempo, pero se recupera, y los miembros de una comunidad pactarán cual es la magnitud del esfuerzo y el tiempo en que ello se va a hacer…. Ejemplo de aquello es Alemania, y quizás por eso mismo Alemania ha entendido que la vida es primero y luego viene la economía. Dicho de otra manera, lo primero es un fin, lo segundo es un medio.

Pero el gobierno terminó por adoptar una estrategia en una pandemia mundial sin mirar ni ver lo que han hecho los verdaderos ejemplos de éxito , sin escuchar, sin buscar opiniones que no fueran las que validan su mirada.

Se resistió a facilitar acceso a la información, imposible no pensar que era para evitar transparentar una estrategia que ha sido fuertemente cuestionada por la OMS, pero que además ha mostrado que tiene un alto costo en vidas. La misión del Estado es proteger y salvar vidas. Lo que debemos evitar es que las personas se contagien, solo así evitaremos que pasen la puerta de un hospital, cortando la cadena de contagio, testeando masiva y estratégicamente, detectando, aislando, trazando a todos los contactos, algo que planteamos desde la oposición una y otra vez.

Usted en otra entrevista, señaló que el Gobierno está llegando tarde a todas las medidas de apoyo económico y sociales a los chilenos…

Llegar tarde ha sido su costumbre, no anticiparse su debilidad. Lo complejo es que aquí el impacto es en vidas, en sufrimiento.

Las medidas de aislamiento no pueden ser efectivas si no hay en primer lugar un plan que asegure el sustento básico para los más vulnerables. Recién luego de eso hay que hacer un control efectivo. Y eso lo dijimos formalmente en una carta al Presidente Piñera, que le hice llegar además al Ministro del Interior.

 

El gobierno no ha hecho ninguna de las dos cosas, centrándose solo en culpar a las personas, cuando en realidad no todos pueden quedarse en casa. Y uno al final solo puede concluir que el objetivo principal es que exista este contagio progresivo, por lo cual una estrategia como esta no contempla medidas extremas como las vistas en países que han podido mitigar de manera importante esta catástrofe. Hoy empezamos a ver las consecuencias en materia de falta de medidas sociales y la improvisación, lo que genera al final del día dos cosas que tambien dijimos: hambre y problemas de orden público. Y eso, lo dije en la sala del Senado cuando discutimos el Proyecto de Ingreso Familiar de Emergencia. Que va a ser mucho más costoso en vidas y economicamente para el país. Es una mala decisión, con tanto doctorado en el gobierno, es de una completa…..! Omitiré el calificativo, pero a esta altura, ¡¡siento rabia e impotencia!! -que es grande- y no se compara con la que puedan sentir quienes no tienen como alimentar a sus hijos!

¿Qué piensa de los argumentos que han dado los ministros de Hacienda y Economía, que no pueden entregar más apoyo económico, especialmente a los más pobres, porque no saben cuanto va a durar esta epidemia?

Las personas necesitan una renta mínima de emergencia que sea igual o superior al salario mínimo durante la pandemia y eso es realismo político y económico pensando en los más necesitados. Porque los chilenos y chilenas que están en cuarentena no son prisioneros de guerra y Chile no está en medio de una batalla, sino que al centro de una pandemia.

Por lo mismo, cuando el ministro de Hacienda dice que no pueden quemar todos los cartuchos, se equivoca y pierde el foco, porque la emergencia es ahora.

 

Sabemos que el que guarda siempre tiene. Pero también sabemos que el Estado tiene recursos suficientes para todos los chilenos. Porque Chile cuando tuvo el súper ciclo del cobre guardó y hoy tiene reserva para sus compatriotas.

Y aunque entendemos que no quieren escuchar a la oposición, no quieren dialogar y creen que el Congreso es un buzón. Les quiero notificar que vamos a seguir mejorando sus proyectos de ley en el Parlamento. Y vamos a seguir haciendo propuestas para ir en ayuda de los enfermos y los que tiene hambre por esta crisis sanitaria.

Y vamos a seguir señalandoles que cometen errores. 

 

En el ámbito sanitario, hay que testear, identificar y buscar contactos de los identificados, hay que aislar.

Y en paralelo, entregar alimentos, remedios, diferir pago de cuentas evitando cortes y ahogo a las familias.

Poner internet en todas las comunidades iluminando territorios para mantener a la ciudadania conectada.

Pensar en la comunidad como un bien y trabajar con los gobiernos comunales para llegar a todo el territorio, la lógica de que aquí cada uno se salva solo es un terrible error. ¡¡Todos juntos ganamos esta batalla!!!

 

Parece que fallaron todos los pronósticos y las cuarentenas progresivas decididas por el Gobierno respecto de esta pandemia. ¿Qué cree usted?

Es complejo decir que fallaron. No me entiendas mal. ¿Pero cuál es el indicador de éxito de una estrategia?

Para mí se asocia a una estrategia de proteger y salvar vidas, eso se logra cortando la cadena de contagio, es decir que la personas no se enfermen. El indicador de éxito debe ser pocos fallecidos y pocos contagiados. Y para compararnos con los que lo hacen bien se hace con un indicador comparable. Cuántos contagiados o muertos por millon de habitantes. Pero no se ve con claridad que esa sea la estrategia del gobierno. Más bien pareciera que la estrategia es de contagio progresivo, que la gente se enferme a un ritmo que no colapse la red asistencial. Es decir el indicador de éxito es ese, que no colapse la red asistencial, y ahí la promesa ha sido clara, que toda persona que requiera un ventilador pueda acceder a uno. Caricaturizando para ver el fondo de lo que guía esta estrategia: si tuviesemos 19 millones de ventiladores está asegurado el éxito, aunque fallecieran miles de personas. Ahí sin duda que tenemos posiciones que son muy lejanas. Para mí toda vida importa.

El Presidente Piñera cuando usa los medios de comunicación siempre exige a los parlamentarios que le aprueben sus proyectos de ley. Según esa versión, pareciera que ustedes obstruyen sus leyes de apoyo a los más pobres…

Creo que las palabras del Presidente dan cuenta de que no es efectivo que no hayamos colaborado. El gobierno ha recapacitado y ha valorado el trabajo del Congreso Nacional en esta pandemia y destacamos dicho discurso, pero ahora necesitamos un cambio no solo de discurso, sino de actitud. Por lo mismo, creemos que es el momento que el Presidente escuche a la ciudadanía, tal como se lo planteamos hace un par de semanas en un Oficio formal dirigido a él por todos los senadores de oposición.

 

La Moneda sabe que ha contado con los votos del Senado y con muchas propuestas serias en cada uno de los proyectos ligados a la crisis sanitaria. Pero no ha escuchado los aportes de la oposición para organizar las cuarentenas con los recursos suficientes para alimentarse, para asegurar remedios y para el pago de sus servicios básicos.

 

El gobierno del Presidente Piñera tiene en sus registros que el bono de 50 mil pesos tuvo los votos del senado, que el proyecto de seguro de desempleo fue arreglado y aprobado. Tiene claro como el agua que el ingreso familiar de emergencia que envió vía veto era insuficiente y que había que hacer un nuevo esfuerzo. Además, reconoce sus errores al retirar la urgencia al proyecto para ir en ayuda de los trabajadores a honorarios, que tenía un problema estructural grave. También tiene constancia que todos sus proyectos para ir en ayudas de las pymes fueron aprobados, aunque el gobierno fue advertido, que los bancos no iban a ser capaces de sacar adelante todos las operaciones que se requerían para dar respuesta a la demanda de las Pymes.

 

Pero la guinda de la torta, está en la agenda legislativa que el presidente Piñera no quiso implementar: Vale decir, gratuidad en los exámenes de PCR, el congelamiento de los planes de las Isapres por Ley; permitir el retiro del 10% de los fondos de las AFPs con Bono de Reconocimiento. Y patrocinar los proyectos para suspender el pago de los servicios básicos. Esperemos que esta vez el Presidente Piñera escuche nuestras propuestas.

 

Política

Usted señaló en una entrevista hace unos meses que aspiraba a ser candidata presidencial. Ha pasado una crisis social y una pandemia está en pleno. ¿Sigue con esa aspiración presidencial?

Me encantaria decir que ha pasado la crisis social y la pandemia y que hemos empezado a construir un país distinto entre todos…Estamos muy lejos de poder hacer tal afirmación.

El país necesita liderazgos coherentes y con mucha convicción. Y en el centro deben estar las personas por sobre los factores económicos. Escuchar y dialogar debe ser una constante entre la ciudadanía y la política. Y quien entienda eso puede proyectarse. Hoy la pandemia está en primer lugar, por tanto, las aspiraciones presidenciales no pueden ser el eje de la política chilena. La salud de los chilenos es lo importante y en eso estamos concentrados con nuestros equipos.

 

Usted firmaría un acuerdo nacional con el Presidente Piñera para enfrentar el caos por la pandemia del Covid-19.

Me cansa hablar de acuerdos Por sus obras los conocereis…

Creo que el único acuerdo posible y urgente es que las personas requieren ayuda para poder hacer cuarentena, pues hacerla dermanda solucionar la necesidad de Alimentos, Remedios y Pago de cuentas de servicios basicos, sino entendemos eso, no entendemos lo que significa un Acuerdo Nacional, significa renunciar a nuestros intereses y poner el interes de la comunidad en el centro de nuestras acciones



Sources: cambio21

Related posts

Andrés León: ‘Método Webster no da espacio para un cambio’

admin

El hockey sobre césped brilla con luz propia › Deportes › Granma

admin

Capacitarn a autoridades menores por bajas temperaturas » Poltica

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.