Argentina países

Cambiar sobre la marcha – Clarín

Nos espera un futuro retro - 21/10/2019


Economía o salud parece la disyuntiva del momento. Pero todos sabemos que hay matices. ¿Volveremos a nuestros trabajos o se impondrá el homeoffice? ¿Podremos retomar nuestras actividades habituales? ¿Y cuánto cambiará nuestra forma de relacionarnos, consumir, trasladarnos por la ciudad o viajar, cuando se abran las fronteras?

Hasta que la “nueva normalidad” se instale, se presentarán otros dilemas y opciones. Nada será igual después de la pandemia. Marcas y empresas se preparan para encarar este desafío y adaptarse a los tiempos que corren, con hábitos que llegaron para quedarse. ¿Cuáles son sus estrategias? Aquí, algunas de las reflexiones compartidas durante los Braindfood Live CXO Talks, organizados por MMA (Mobile Marketing Association), que por primera vez -Covid mediante- tuvo su versión online:

Reglas de juego 2020, el año menos pensado. Durante la cuarentena se reformularon desde las tareas más cotidianas hasta los modelos de negocio y liderazgo. “Zoom es moneda corriente. Descubrimos Apps que no conocíamos y nos convertimos en 24×7 al estar todo el día en casa. Hay que ver cuándo frenar, darnos espacio. A las tareas de la casa, le sumamos los chicos, la escuela, la cocina, el perro. Es un aprendizaje lograr el equilibrio y saber dónde está el límite”, apunta Carolina Rey Blanco, directora de Marketing de Godrej, una compañía de productos de coloración y cuidado capilar, que diversificó el negocio, aceleró lanzamientos express de alcohol en gel y jabón líquido y proyecta impulsar el e-commerce y la entrega puerta a puerta, ya que hoy se vuelve más relevante el delivery también para el consumo masivo.

Con la cuarentena llegó el momento de revisar y repensar acciones. “Aprender a usar plataformas digitales y lenguaje de programación no fue en vano. La pandemia aceleró su implementación. El no uso de dinero promueve el pago con tarjetas y la cancelación de pagos online. Por eso estudiamos brindar nuevos servicios y mapas interactivos para apoyar las economías regionales, informar y educar sobre comercios de cercanía para que se circule lo menos posible”, agrega Evelin Thesing , manager de Amex, una de las compañías “favorecidas” con la crisis sanitaria.

En el otro extremo se encuentra Juliana Monsalvo, gerenta de Marketing de IRSA, con todos los shoppings cerrados y replanteos sobre su funcionamiento a futuro. Esto incluye take away, distribución de barbijos, control de temperatura, escaleras mecánicas habilitadas para que suba una persona cada cuatro escalones y protocolos para brindar seguridad al personal y los clientes.

“¿Cómo vamos a reconvertir el famoso estoy mirando?¿Cómo nos vamos a probar la ropa? El pensamiento lateral te lleva a replantear cómo se va a comprar, qué va a pedir el consumidor a nivel de limpieza, seguridad, aspectos que no veíamos antes y ahora sí”, afirma Carolina. La política de devoluciones es otro tema. “Hay que repensar el negocio. Todo es diferente ahora. Y esto genera más ansiedad, hay que manejar humores, estados de ánimo. Tenemos que entender que lo que hacemos hoy no es el homeoffice habitual, cuando alguien nos ayudaba a limpiar la casa. A la distancia, tenemos que comunicarnos de una manera más explícita. No clavar un visto simplemente. Es vital la empatía, la relación con el equipo. Toda demanda es un aprendizaje”, agrega.

Para ellas, cambió la manera de liderar. “Decir que no se modificó nada sería ridiculo -comenta Carolina-. Si sos un líder cercano, lo vas a seguir siendo con una llamada personal. Se presentan otros paradigmas, que nos ponen a prueba. Nosotros tenemos la responsabilidad de motivar. Si damos esta charla, es porque somos privilegiados. Hablamos de nuestro trabajo cuando otros no lo tienen”.

La experiencia del publicista Gastón Bigio, fundador de Gut, una de las ocho mejores agencias del mundo, también vale como modelo. Con sedes en Buenos Aires, San Pablo y Miami, 43 años y 25 de carrera, Bigio desarrolla proyectos para América Latina, Estados Unidos y Canadá. Entre sus últimas campañas figura la que le cambió el logo a Mercado Libre al inicio de la pandemia. Nada de darse las manos en tiempos de Covid. La pandemia lo obligó a reestructurar la vida de las 115 familias con las que trabaja.

“Primero las personas”, dice. Ya el 13 de marzo tenían a todo su equipo trabajando en casa. Generaron un protocolo con tres pilares: dinero, tiempo y atención. “Ayudamos en los gastos de teléfono, niñera, wifi. Bloqueamos el almuerzo. Respetamos horarios y no trabajamos miércoles a la tarde ni fines de semana. La gente necesita tiempo”. También se ocupan de su estado de ánimo y llaman para saber cómo están. “Es muy importante la transparencia. Poder decir lo que nos pasa, aceptar que tenés un mal día. Esto nos afecta a todos. Y la gente es nuestro verdadero capital”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Contingencia ambiental: Menos coches y una alerta preventiva: el nuevo plan de crisis ambiental de Ciudad de México | Sociedad

admin

La bici reina en la noche de León

admin

Incendio en Reserva Indio Maíz fue sofocado, confirma Defensa Civil

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.