fbpx
Bolivia países

Canje de deuda: empezó el regateo y ahora viene la etapa de los “retoques” para llegar a un acuerdo

Canje de deuda: empezó el regateo y ahora viene la etapa de los "retoques" para llegar a un acuerdo



En las últimas horas aparecieron mensajes cruzados que estarían dando a entender que un acuerdo por la deuda es posible. Lo más importante, desde ya, fue lo que dijo el Ministro Martín Guzmán, quien por primera vez aceptó que el Gobierno argentino deberá mejorar su oferta para buscar el punto de encuentro con los acreedores Con esas palabras, aunque haya insistido en el concepto de “sustentabilidad” que debe garantizar un posible acuerdo, abrió el juego del regateo.

Las posiciones conocidas hasta ahora, hablando en valor presente neto de la oferta, son estas: el gobierno está en 40 dólares y los bonistas en 60 dólares.

Primero hay que ver o imaginar en qué valor habrá consenso. Del lado de los bonistas dicen que están dispuestos a bajar hasta 55. Del lado oficial es una incógnita.

En cualquier caso hay variables o componentes que le dan forma a la oferta que pueden retocarse para acercar posiciones. La magia de la matemática financiera.

Mirá también

La intención del Gobierno, se sabe, es pagar lo menos posible durante la mayor cantidad de tiempo. Por eso buscó un plazo de gracia de 4 años y cupones de interés bajísimos, que arrancan en el 0,5% anual y en promedio no superan el 2,5%. Además de una quita sobre el capital del 5,4%. Tampoco quiere pagar los intereses acumulados por los bonos durante esos cuatro años. El plan Guzmán era empezar con pagos anuales cercanos a los 300 millones de dólares a partir de noviembre de 2023.

Mirá también

Los bonistas se expresaron claramente: solo entraron al canje menos del 20% de los bonos canjeables. Un fracaso rotundo para Guzmán.

Luego, aparecieron las contraofertas de Black Rock y otros grupos de bonistas. Que en todos los casos buscan acortar el plazo de gracia, subir el monto de los cupones y adelantar las cuotas de pago de capital (el principal). En las ofertas conocidas días atrás el cupón promedio de todos los cupones oscila entre 4,45 y 5%.

Mirá también

Se calcula que las contraofertas podrían elevar el pago anual por intereses a unos 700 millones de dólares, pero desde 2021.

El Gobierno pretende ahorrarse entre capital e intereses unos 32.000 millones de dólares. Las contra ofertas presentadas reducen ese ahora a 18.000 a 20.000 millones de dólares hasta el último vencimiento del bono más largo.

En el mercado dicen que el Gobierno podría aceptar reducir dos años el plazo de gracia. Y capitalizar los intereses acumulados durante dicho plazo de gracia. La discusión más difícil será por los cupones de intereses. El Gobierno se quiere hacer fuerte en el hecho de que en el mundo las tasas de interés de la deuda soberana tienden a cero. Los bonistas creen que eso no durará toda la vida.

Otro elemento posible de discusión: el endulzante, es decir qué cosa darles ya a los acreedores. Puede ser plata en efectivo u otra cosa, tal vez un bono corto por los intereses capitalizados. Una de las propuestas acercadas esta semana habla de un cupón PBI, que se pagaría solo cuando la Argentina crezca a una tasa anual del 2,5%.

Hasta ahí, todas variables concretas. Resta analizar entonces la tasa de descuento a la que se calcula la oferta. Esto es, básicamente, imaginar qué rendimiento ofrecerán los nuevos bonos que reciban los bonistas cuando quieran venderlos en el mercado secundario, al día siguiente de firmado el acuerdo.

Si la oferta se realiza utilizando una tasa de descuento o “exit yield” baja, la oferta vale más. El Gobierno usó una tasa del 8%. Los grupos de bonistas hicieron sus últimas ofertas con una tasa del 10%.

Una negociación posible sería que Argentina convenza a los bonistas de usar una tasa más baja. Para ello, sería necesario que Guzmán muestre un programa macroeconómico consistente y creíble. Es decir, que les pueda contar a los acreedores (que tendrán en su poder bonos argentinos que tal vez venzan en 2046) que no van a correr el riesgo de un nuevo default en los próximos años porque la Argentina tendrá un plan serio. No es fácil este punto: el plan serio es lo más difícil de conseguir en la Argentina. De hecho, el país salió del default en abril de 2016 y volvió a caer en un incumplimiento en mayo de 2020.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Posible alianza PRD-CD se limitaría a acuerdos dentro de la Asamblea

admin

Presidente cubano arriba a Azerbaiyán para participar en la XVIII Cumbre de Países No Alineados

admin

Posadas: por reparaciones en el acueducto principal, el servicio de agua permanecerá interrumpido hasta las primeras horas del lunes en la zona sur

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.