fbpx
Puerto Rico

No recomiendan el uso de pruebas serológicas para el retorno al trabajo

No recomiendan el uso de pruebas serológicas para el retorno al trabajo


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

La administración de pruebas de COVID-19 entre los empleados de una empresa previo al reinicio de operaciones no es una práctica impulsada por la comunidad médica, pero, en el caso de que se decida proceder con este tipo de iniciativa, se debe preferir el uso de las pruebas diagnósticas, también conocidas como moleculares.

Según el infectólogo Humberto Guiot, miembro del task force del COVID-19 y profesor en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, el otro tipo de prueba detecta los anticuerpos que producen los infectados para combatir el virus SARS-CoV-2. Estas son conocidas como las serológicas y, aunque tienen alto valor clínico, son menos confiables y requieren más pericia técnica para validar e interpretar que los resultados.

“Como no hay datos contundentes al respecto hacer recomendaciones sobre la implementación de esta estrategia (pruebas rutinarias a los empleados) no parece prudente. Hay unos sectores específicos, como los trabajadores de primera línea de respuesta y los trabajadores de la salud, donde el riesgo es alto y se puede considerar el cernimiento prudente. Pero si algún empleador o jefe de negocio optara hacerlo entendemos que la mejor prueba es la molecular (diagnóstica) porque tenemos una variabilidad bien grande de las pruebas serológicas (anticuerpos). Hay que validarlas, la interpretación no es sencilla y son menos favorables”, dijo Guiot.

El galeno recordó que muchas de las pruebas son muy caras para algunos patronos y no se está claro si los planes médicos la cubren cuando se usan para reiniciar una actividad laboral.

Uno de los tropiezos con las pruebas de anticuerpos es que necesitan ser validadas primero en la población a la que se le va a administrar previo a confiar en los resultados. Esto implica que una serie de personas tendrían que tomar tanto la prueba de anticuerpos como la diagnóstica para ver si los resultados que se están obteniendo son los correctos.

A eso se le añade que todos los resultados positivos en la prueba de anticuerpos necesitan ser confirmados por una prueba diagnóstica para ver si en virus sigue presente en el cuerpo. También, las pruebas de anticuerpos no detectan la enfermedad si la persona está en los primeros días de infección, asunto que no se repite en las diagnósticas.

El infectólogo indicó que, independientemente se hagan pruebas de COVID-19 a los trabajadores, las empresas deben hacer entrevistas en las que ausculten si los empleados han tenido algún síntoma y si han estado expuestos al virus. También se debe educar sobre las medidas de higiene que se debe seguir para prevenir los contagios, como el uso de mascarillas y el lavado frecuente de las manos. Como medida preventiva, se puede tomar la temperatura de los trabajadores al entrar y salir de sus jornadas diarias.

Todo caso sospechoso debe ser referido a evaluación médica.

Guiot recordó que lo más favorable es que los ambientes de trabajo sean muy ventilados, con separación prudente entre un empleado y otro. Si los trabajos son al aire libre, el riesgo se reduce aún más. Explicó que los patronos, si pueden reducir la ocupación en espacios de oficinas en un 50%, bajan el riesgo de contagios.

Abordó que en la literatura científica no recomiendan el uso de las pruebas serológicas para determinar si entre un grupo de empleados existe una inmunidad de rebaño que los proteja de la enfermedad. Aunque la comunidad científica presume que los anticuerpos del COVID-19, al igual que pasa con otros virus, producen inmunidad por algún tiempo, se desconoce con certeza si esto se repite con esta nueva cepa de coronavirus.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha expuesto públicamente que no hay evidencia científica contundente de que los sobrevivientes del COVID-19 tengan inmunidad contra la enfermedad a largo plazo.

El task force recientemente publicó en su portal unas guías sobre cómo prevenir y cómo reaccionar ante posibles contagios en el área de trabajo.



Sources: metro.pr

Related posts

Fallece Álvaro Cifuentes, exsecretario de la Gobernación bajo Pedro Rosselló

admin

Adriana Díaz y André Curbelo son una generación de atletas que apunta a continuar el legado de los pasados 50 años

admin

La NBA encara también el reto de mantener a sus jugadores en forma durante la pandemia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.