fbpx
Cuba países

La inquieta pupila de un programa › Cultura › Granma

La inquieta pupila de un programa › Cultura › Granma


Escena del programa televisivo La pupila asombrada. foto: tomada del blog el diablo ilustrado

Ante la relativa facilidad de que aparentemente cualquiera, sin el menor recato por el oficio de periodista, pueda escribir en las redes para promover un tema absolutamente falso, dirigimos la siguiente reflexión. Nuestro cuestionamiento recoge la inquietud de quienes se preguntan dónde quedaría entonces el periodismo auténtico, el que no conoce de sobornos al pensamiento en aras de preservar la libertad de una verdad.

En realidad, compartamos la certeza de que la gente siempre va a ir en la búsqueda de aquellos nombres que, por el prestigio de su desempeño como profesionales de la información, les van a satisfacer las apremiantes inquietudes en el soberano derecho del saber. Y si se trata de destacar la obra de quienes honren esa necedad por ejercitar la inteligencia en torno a conceptualizaciones de fondo, La pupila asombrada singulariza un buen programa de televisión, cuya realización supera la capacidad para vislumbrar de golpe el alcance de sus resultados. En la noche de los jueves de Cubavisión, al sintonizar cada propuesta de La pupila…, somos guiados por la mirada responsable sobre disímiles temas, a través de la perspectiva de un indiscutible talento.

Para tal efecto, Iroel Sánchez, el director general, se ha hecho acompañar de la convincente conductora Karen Brito, además de los reconocidos intelectuales Fidel Díaz Castro y Omar Valiño, quienes también aportan lo suyo a las imágenes de fundamentos decisivos que Mixael Porto, como director de Televisión, las condiciona en una relajada atmósfera audiovisual donde nada deja de ser visto desde el tamiz comprometido de nuestras razones, al mismo tiempo que todo es canalizado dentro de una voluntad de cautivar por el discernimiento acerca del material que se ofrezca.

Así se explica nuestro mayor interés cuando se aparece Fidel, en los comienzos de los años 60, en el intento de tratar de explicarle, gentilmente en inglés, a una periodista americana que no ve la Revolución como un profundo hecho social y que por lo tanto le resulta imposible entender que esta no se va a caer, incluso si atentaran en contra de su vida; o reconforta mucho ser testigos de la agilidad mental y franqueza del Che Guevara frente a las esquemáticas preguntas de un panel, en el programa Face the Nation, de 1964.

Y si de videos clip se trata, ninguno es seleccionado al azar, pues todos conllevan una dosis precisa de crítica, como es el caso de Wake up call, del británico Steve Cutts, en el cual se alude a una engañosa estratagema del mercado, al plantearse que estamos condenados a la necesidad artificial de adquirir continuamente un celular nuevo, solo por ser diferente a los anteriores. En cuanto a la música, en este programa para nada tiene cabida el vacío ético de los productos prefabricados que condimentan la colonización de la cultura. Por eso se escoge La Isla de Fidel, canto de Santiago Feliú, que bajo el personalísimo signo de estos versos, problematiza la realidad de sus vivencias a nuestro favor. Otro tanto puede suceder con Israel Rojas, pero no al interpretar una de sus canciones con Buena Fe, sino por dirigirse a los universitarios en la Plaza Cadenas para asegurarles que quienes frente a las primeras dificultades se aflojan y escogen el camino de emigrar, no hay mayor orgullo que amar, pensar y construir este país desde dentro. En conclusión, celebrarles los primeros cinco años de su salida al aire representa el estimulante reconocimiento al colectivo por su empeño de continuar asombrándonos desde la calidad en la inquieta pupila de un programa.



Sources: cubadebate.cu

Related posts

Pastor apedreado por musulmanes tras decir que Jesús es el hijo de Dios

admin

La colombo-mexicana “Pájaros de verano” se llevó Premio Platino a mejor dirección de arte |

admin

Ariagner Smith lesionado y no jugará con la Selección en Liga de Naciones

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.