fbpx
Puerto Rico

Consejos para que arregles las uñas de su mascota en casa

Consejos para que arregles las uñas de su mascota en casa


Después de varias semanas de cuarentena en casa con nuestros amigos peludos, quizá hayamos tenido que hacer cosas que antes no habíamos hecho o que no habíamos contemplado hacer. Entre ellas, cortar las uñas de nuestras mascotas es la actividad que más genera dudas por estos días a los amos, que se preguntan cómo y cada cuánto deben hacerlo.

Si bien es probable que los que comparten su hogar con gatos lo tengan más claro, por aquello de evitar que dañen muebles u otros objetos de casa, tanto perros como gatos necesitan que, con cierta regularidad, les prestemos atención a esta parte importante de su anatomía.

Las uñas de nuestras mascotas, al igual que las nuestras, crecen con cierta frecuencia. Se dice que crecen un aproximado de 0.1 milímetro por día, siendo un proceso más rápido en animales jóvenes y de razas pequeñas.

Esto hace que tengamos que cortarlas con cierta frecuencia (cada dos semanas o cada mes) y de la manera correcta para evitar lesiones. Adicionalmente, revisar con regularidad las patas de nuestras mascotas, tanto delanteras como traseras, es una actividad importante que debemos convertir en rutina para prevenir y evitar problemas a largo plazo causados no solo por una afección de las uñas, sino por inconvenientes en las almohadillas, los dedos o la estructura ósea, para lo cual es necesario identificar la causa.

Si observamos resequedad, desprendimiento de las uñas, o vemos que nuestra mascota tiene dolor al caminar, cojea, se tropieza o se resbala, son señales de que algo no anda bien y es el momento de cortar las uñas.

Si bien los perros normalmente liman sus uñas con el asfalto o el suelo al momento de los paseos o el ejercicio, las actuales condiciones de cuarentena y aislamiento han hecho que los paseos sean más cortos y las uñas han crecido. En los canes es importante tener en cuenta que, de acuerdo con la raza, existen dos tipos de uñas: las negras y las blancas.

Los gatos, a pesar de que las uñas de los mininos son transparentes, la dificultad en ellos radica en su personalidad y en que las uñas son retráctiles, por lo cual hay que tener cuidado de no lastimarlos y de que no nos lastimen en el proceso de corte, porque suele ser una actividad que no disfrutan en su mayoría. Sin embargo, cortarlas evita que se lastimen, hieran a otros animales con los que comparten el espacio o que muebles u objetos del hogar salgan perjudicados.

¿Cuándo hacerlo?

No existe una edad determinada para hacer el corte de las uñas. Lo ideal es que los acostumbremos desde edades tempranas (después del primer trimestre de vida) a esta actividad para que sean más receptivos, no lo asocien a un momento desagradable y lo tomen con normalidad.

Algo importante para tener en cuenta es que cuando los animales son cachorros, dedos y uñas son más pequeños y frágiles, por lo que hay que ser más cuidadoso y usar cortaúñas apropiados.

Respecto a cada cuánto, esto dependerá de la edad, la actividad física (en el caso de los perros) y la frecuencia de afilado (en el caso de los gatos). Si notamos que el sonido que las uñas producen al caminar por ciertas superficies es más fuerte, crecimiento exagerado de la uña del quinto dedo (espolón) en los perros, se enganchan con objetos, tienen dolor al caminar o un filo excesivo, es momento de hacer una pedicura.

Herramientas

Antes de empezar es necesario tener el kit de corte de uñas listo, limpio y seco. Este está compuesto por:

– Cortaúñas afilado para mascotas tipo tijera o guillotina, de acuerdo con el tamaño de la uña (se pueden conseguir en tiendas de mascotas).

– Lima de uñas.

– Tijeras (para cortar el exceso de pelos en los espacios interdigitales).

– Pañitos húmedos (preferiblemente con clorhexidina y libres de alcohol).

– “Snacks” (como premio por su buen comportamiento).

– Gasas limpias y secas.

– Agua oxigenada o nitrato de plata (para casos de hemorragias).

Manos a la obra

Es indispensable hacerlo cuando el animal esté relajado y en un sitio cómodo –tanto para ellos como para nosotros– y tranquilo a fin de evitar movimientos repentinos. Podemos tener a nuestro perro o gato acostado, hacer masajes suaves en la cabeza o en el dorso y poner música relajante. Cuando el animal esté calmado, limpiamos las patas con el paño húmedo y sujetamos con suavidad, pero con firmeza.

Por último, tenga en cuenta que se debe cortar cada uña horizontalmente en un ángulo de 45 grados, y no cortar más de cinco milímetros para evitar sangrados (hay cortaúñas que tienen guía para evitar cortes extensos). Finalmente, con la lima suavizar el extremo de la uña. En caso de hemorragias, impregne gasas con agua oxigenada, cubra la uña y haga una ligera presión. Es preferible cortar menos y repetir el proceso luego que producir dolor o sangrado.

Perros

– Uñas blancas: Es mucho más fácil ver la zona de tonalidad rosa en donde inician los vasos sanguíneos de la uña (madre de la uña o hiponiquio). Si se sobrepasa esta zona, se puede producir una hemorragia.

– Uñas negras: Si bien es un poco más complicado ya que no se observan los vasos sanguíneos, se pueden hacer pequeños cortes observando el centro de la uña: si es de color blanco se puede continuar; si se observa un punto negro, no se debe cortar más.

Gatos

– Las uñas de los gatos son retractiles: se encuentran dentro de una membrana que las protege. Por esto se debe apretar y sujetar suavemente la almohadilla digital con nuestros dedos para exponerla.

– Como son transparentes, es fácil ver los vasos y nervios que están dentro de la uña para saber hasta dónde cortar.

(El autor es el veterinario Gabriel García)



Sources: metro.pr

Related posts

¿Cuáles son los retos de la CEE ante el reinicio de labores?

admin

La NASA revela una impresionante imagen de un vórtice en la atmósfera de Júpiter

admin

Una exmodelo provoca la ira de Brad Pitt y de Julio Iglesias con sus declaraciones

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.