Puerto Rico

Cuatro mitos que pueden estar saboteando tu pérdida de peso

Cuatro mitos que pueden estar saboteando tu pérdida de peso


Son muchas las rutas que se pueden trazar cuando la meta es perder peso. Hay quienes optan por dietas, ejercicios o combinaciones de ambas para lograr eliminar esas libras de más Sin embargo, aunque el camino seleccionado puede ser efectivo, hay ciertos que comportamientos o creencias sobre el “weight loss”que pudieran estar aguantando el proceso de alcanzar la meta ideal.

En un blog del Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM, por sus siglas en inglés), la doctora Renee J. Rogers, profesora adjunta del Departamento de Actividad Física y Salud de la Universidad de Pittsburg, comenta sobre los cuatro mitos más comunes sobre la pérdida de peso y cómo superarlos.

Mito #1: elegir una dieta sobre el ejercicio

Pérdida de peso = 80% de dieta + 20% de ejercicio

De acuerdo con la doctora Rogers, “Comer menos y moverse más es la recomendación general que se usa para describir la relación más complicada entre los comportamientos de pérdida de peso en el estilo de vida: dieta y ejercicio”.

Para la también directora del Programa de Salud, Bienestar y Movimiento del Instituto de Bienestar Saludable de la Universidad de Pittsburgh, todo se reduce a establecer un balance energético para lograr esto de manera óptima, por lo que se recomienda una combinación de la reducción de la ingesta de alimentos y aumentar la actividad física.

Si bien señala que la lógica indica que, si la alimentación es el motor de la pérdida de peso, muchos pueden creer que esto puede lograrse sin actividad física y, están en parte en lo cierto. Sin embargo, advierte que perder peso solo con dieta puede llevar a las personas no solo a perder grasa, sino también masa muscular.

¿Y, por qué es esto contraproducente? Porque, de acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), esta pérdida puede ser nociva para la salud general de la persona e impactar su capacidad de realizar actividades de la vida diaria debido a la fatiga y un declive de la función neuromuscular, entre otros efectos adversos. De ahí que la inclusión del ejercicio en el programa de perder peso sea esencial, destaca la doctora Rogers.

Una vez se alcanza el peso deseado, la doctora resalta que el ejercicio es aún más necesario para mantener el peso adecuado. “Los clientes y los pacientes deben comenzar a moverse más e incorporar actividad física en sus rutinas lo antes posible durante el proceso de pérdida de peso. Esto puede conducir a un patrón positivo de actividad”, dice.

Mito #2: como hice ejercicio, puedo comer más

La doctora Rogers dice que algunas personas usan el ejercicio como una manera de “hacer más espacio” para comer más, pero, si tu interés es bajar de peso, este no es un buen razonamiento, subraya.

“Si estamos tratando de crear un déficit calórico con la dieta, debemos ser precisos al calcular la ingesta de alimentos. No se trata solo de informar lo que comemos, sino de entrar en detalles que permiten obtener cantidades calóricas precisas. Esto significa pesar y medir cada porción de comida, seguir todos los ingredientes de la receta, cuando se come fuera, preguntar en los restaurantes la composición de las comidas, y más”.

Según Rogers, estudios han demostrado que casi la mitad de los adultos que están intentando perder peso (47%) subestiman su ingesta de alimentos. Por ello, aconseja que, en lugar de comer más porque hiciste ejercicios, trata de que el ejercicio se convierta en esa actividad de rescate cuando hayas comido de más.

Mito #3: quemar calorías a través del ejercicio significa entrenar a

alta intensidad y por largo tiempo

Las redes sociales han ocasionado que muchas personas tengan un concepto erróneo de “cómo debe verse” una buena sesión de ejercicios. Pero, para que el ejercicio sea efectivo, se debe considerar las necesidades de cada persona en particular.

“La realidad es que se recomienda un ejercicio de intensidad moderada a vigorosa, y queremos trabajar para quemar tantas calorías como sea posible mediante la acumulación de minutos de actividad física. Sin embargo, lograr ese volumen se puede hacer de varias maneras (ningún tipo de ejercicio es perfecto)”, detalla Rogers, que se deben considerar factores como lo que le gusta a hacer a la persona, si tiene alguna lesión, cuánto tiempo puede dedicare a la actividad física, entre otros. “La investigación muestra que no se trata solo del entrenamiento intenso que ocurre en el gimnasio”.

Para la profesora, toda actividad física quema calorías, así que “considera incorporar actividad física en todo tu estilo de vida, no solo en el gimnasio, para maximizar el volumen general de ejercicio. La programación de actividades debe estar diseñada para equilibrar la quema de calorías con estrategias individualizadas que mantengan a la persona moviéndose más y sentándose menos durante todo el día. Cada minuto cuenta”.

Mito # 4: necesitas cambiar todo de inmediato

“Puede ser mucho para el cuerpo y la mente comenzar a hacer grandes volúmenes de actividad y cambiar completamente los patrones de dieta al mismo tiempo”, acepta la doctora Rogers, quien agrega que esta puede ser la razón por la cual muchas personas abandonan las estrategias de pérdida de peso en poco tiempo. Por ello, recomienda las siguientes estrategias que, en su práctica, han probado ser exitosas:

* Ve acumulando nuevos estilos de vida que te lleven a alcanzar tus metaspoco a poco. ¿Con qué prefieres comenzar, ¿con dieta o con ejercicio? Una vez tengas éxito en una de estas actividades, te será más sencillo seguir con la siguiente meta.

* Comienza lento y sigue lento. Los cambios extremos pueden ser contraproducentes, además de que no son ni divertidos ni sostenibles, explica la doctora Rogers. Celebra tus pequeños triunfos y ve creando patrones poco a poco, pero a largo plazo.

* Establece un plan de acción. Si comenzaste con la dieta, entonces puedes ir incluyendo la actividad física con algunos minutos.

“Por ejemplo, durante las primeras dos semanas, mientras nos enfocamos en la dieta, el objetivo puede ser hacer 100 minutos de actividad repartidos entre cinco y siete días (14-20 minutos por día). Luego, cada dos semanas, los minutos de actividad aumentan por 25 min a la semana. Así es que el primer aumento es de 125 minutos (17-25 minutos por día) y así sucesivamente. Con esta estrategia, para las semanas 11 y 12, una persona puede llegar a 225 minutos a la semana y cumplir con las recomendaciones para el mantenimiento de la pérdida de peso”, recomienda finalmente.



Sources: metro.pr

Related posts

El FBI allana una gasolinera y planta de hielo del productor Raphy Pina

admin

El gobernador de Florida autoriza la reapertura de las playas

admin

Expertos aseguran que la modificación del plan fiscal fue una movida acertada, pero insuficiente

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.