fbpx
Puerto Rico

Crecen los conflictos de pareja a medida que se extienden la incertidumbre y la cuarentena

Crecen los conflictos de pareja a medida que se extienden la incertidumbre y la cuarentena


Es una realidad que muchas parejas han comenzado a aceptar: luego de casi dos meses en confinamiento, los roces, las discusiones o las “caras largas”, han comenzado a aflorar.

“Nunca habíamos estado tanto tiempo juntos. Creo que la única vez fue cuando nos fuimos de luna de miel, hace diez años. En estos momentos trabajo desde la casa, pero mi esposo no. Al principio estaba tranquilo, lo tomó como unas vacaciones. Pero últimamente está de mal humor, muy preocupado con las deudas. El otro día le pedí que hiciera una tarea en la casa y se molestó desproporcionadamente, lo que provocó una fuerte discusión entre los dos”, cuenta Lilly, una abogada de 45 años, a quien le preocupa la tirantez que ha causado entre los dos.

De hecho, desde el comienzo de la pandemia en la mayoría de los hogares en Puerto Rico se viven situaciones inéditas que, sin duda, pueden sacar de control nuestras emociones debido a que se afectan muchas áreas del diario vivir, advierte la doctora en consejería profesional Monsita Nazario Lugo, del Centro de Calidad de Vida (CECAVI).

“John Gottman, experto en relaciones de pareja, nos dice que cuando estamos abrumados tomamos todo personal, no podemos escuchar, no hay sentido del humor, hay dificultad para ser amable y para ponerse en los zapatos del otro”, explica la consejera, quien menciona el artículo “Yep, we’re all fighting with our partners right now” (Sí, todos estamos peleando con nuestras parejas en este momento).

La autora, Elizabeth Tenety, también cita Gottman, quien utiliza el término “flooding” o abrumarse para explicar lo que le pasa al cerebro al estar bajo situaciones de mucha ansiedad “cuando los sistemas fisiológicos del cuerpo hacen casi imposible que nuestra corteza prefrontal, que es la parte responsable de resolver problemas complejos, funcione”.

De la misma forma, Nazario menciona a la psicóloga clínica y terapeuta de parejas Tracy Dalgleish, quién en el mismo artículo señala que “el miedo contribuye al conflicto”, quien recomienda que “se respire profundo para ayudar a nuestro sistema nervioso a calmarse y movernos del modo “fight or flight” (pelea o huida) al modo de pensar y responder”.

De hecho, Dalgleish recomienda que debemos ser capaces de reconocer la presión que sentimos como individuos para entonces poder ser capaces de comprender lo que siente la pareja. “Esto es importante porque explica que cuando se siente miedo nuestro sistema nervioso se va a toda velocidad y activa esa respuesta de ‘pelea o huida’ lo que nos dificulta grandemente hablar con la pareja de una manera accesible, sensible y comprometida”.

Precisamente, Nazario señala que es importante que al sentirnos muy ansiosos o abrumados podamos poner en práctica el “Time Out” o pausa en lugar de tratar de forzar conversaciones “porque con facilidad caeremos en el ‘fight or flight mode’ y no será productivo”.

“Cuando se practica la pausa cada uno se aleja un rato a realizar una actividad que sabe le ayuda a relajarse, como ejercicio, un baño de agua fría, escuchar música, caminar al aire libre entre otras. Además, debe trabajar su pensamiento positivo repitiéndose frases como ‘todo pasa’, ‘yo no quiero ganar, quiero entender para manejar la situación’, ‘tengo que calmarme’ de manera que cuando regresen para hablar, estén relajados y puedan llegar a acuerdos”, recomienda Nazario.

Precisamente, Nazario comparte uno de los pasos publicado por el Instituto Gottman para trabajar emociones difíciles con atención plena o lo que conocemos como “Mindfulness”.

1. Darte cuenta de la impermanencia de las emociones. “Aun cuando la emoción se sienta abrumadora debes recordar que pasará. Sin duda recordarlo nos dará esperanza. Este es el momento de que las parejas trabajen en equipo, no juzguen, no compitan, no se sientan superiores. Busquen entender y no piensen que tienen que poder solucionarlo todo. Hay muchos asuntos que no tienen solución”.

2. No renunciar a ser feliz. “Como resultado de sus investigaciones, Gottman indica que el 69% de los problemas de pareja no pueden resolverse, pero no por eso tienen que renunciar a ser feliz. Recordando que las crisis, como es ahora el coronavirus, los exacerba. Lo que se necesita es nunca cansarse de dialogar y buscar llegar a acuerdos de buena fe que le permitan regresar a la normalidad luego de cada conflicto”.

3. Busca ayuda profesional. “Si te das cuenta de que no puedes manejar la situación, ya sea de individuo o de pareja aun llevando a cabo estas u otras recomendaciones, busca ayuda profesional. Siempre es positivo y maximiza la calidad de vida”.



Sources: metro.pr

Related posts

Medidas de seguridad para tu jardín ante un terremoto

admin

Fallece la madre del enebeísta Karl-Anthony Towns por coronavirus

admin

Hacienda recomendó pago adelantado de $19 millones para compra de pruebas tras llamada de Adil Rosa

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.