fbpx
Puerto Rico

Puerto Rico queda rezagado en la repartición de fondos federales para mitigar la pandemia

Puerto Rico queda rezagado en la repartición de fondos federales para mitigar la pandemia


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Por segunda vez, Puerto Rico habría dejado sobre la mesa millones de dólares que pudieron ayudar a contrarrestar el impacto de la pandemia de COVID-19 en las empresas en la isla.

En esta ocasión, el dinero pudo haber ayudado a miles de proveedores de salud, que se vieron forzados a cerrar consultorios, laboratorios y centros de terapia, luego de que el gobierno lo ordenara por no estar directamente relacionados con la emergencia del coronavirus.

Según un reporte de la delegación republicana en el Comité de Medios y Arbitrios del Congreso, en una primera ronda, el gobierno federal distribuyó unos $30,000 millones en fondos a proveedores para que estos hicieran contrapeso a las pérdidas por el cierre de sus oficinas o apoyarles económicamente en caso de que tengan a su cargo el cuidado de pacientes afectados por el virus.

De ese dinero, en Puerto Rico, apenas se distribuyeron $41.9 millones entre unos 6,079 proveedores. En Guam, dice el reporte, unos 76 proveedores recibieron, en conjunto. $8.2 millones; y en las Islas Vírgenes estadounidenses otros 128 proveedores recibieron, en conjunto, unos $3.4 millones en pagos.

Aunque El Nuevo Día constató que, en Puerto Rico, hubo proveedores que solo recibieron pagos de decenas o cientos de dólares, un análisis comparativo de la firma legal McGuire Woods establece que el promedio de los pagos al proveedor, en Puerto Rico, habría rondado unos $6,800, mientras en Islas Vírgenes estadounidenses alcanzaría $26,553.

En las Islas Marianas del Norte, el pago promedio rondó unos $49,961, y según McGuire Woods, en Guam, el pago promedio alcanzó unos $108,112.

En parte, la discrepancia en los pagos a proveedores en Puerto Rico se explica porque el Departamento del Salud y Servicios Humanos (HHS) federal ha otorgado los alivios utilizando como referencia información provista por los Centros de Medicare y Medicaid, y en Puerto Rico, la mayor parte de los pacientes se atienden bajo el programa Advantage.

Hasta ahora, la preocupación del gobierno se ha centrado en la condición financiera de los hospitales y en procurar que estas entidades accedan a las ayudas de la ley Cares, pero el resto de los proveedores se habrían quedado sin apoyos.

Sin embargo, el presidente de MCS Advantage, Roberto Pando, levantó una voz de alerta al plantear que la mayor parte de los proveedores de salud en Puerto Rico pueden ser elegibles para el programa y, al parecer, la información se desconoce.

Hace poco más de una semana, El Nuevo Día reveló que Puerto Rico también quedó rezagado, en la primera ronda, en los préstamos del programa Paycheck Protection Program de la Administración de Pequeños Negocios (SBA, en inglés).

“Puerto Rico tiene dinero disponible que no está recibiendo”, subrayó Pando.

El ejecutivo, que también alertó de la posible pérdida de unos $500 millones en el plan Vital este año -a menos que el gobierno termine los planes que le son requeridos desde el gobierno federal-, sostuvo que Puerto Rico recibió una parte de la primera asignación que hizo HHS bajo el programa Provider Relief Fund (PRF). Pero lamentó que los proveedores no estén solicitando los recursos disponibles.

Ayer, El Nuevo Día reseñó que miles de proveedores de salud en la isla se han visto obligados a despedir a su personal e, incluso, se encuentran insolventes. Ello, porque el cierre forzoso y la orden del gobierno para suspender procedimientos de salud “electivos” han dejado a los proveedores privados sin pacientes.

Según Pando, los proveedores en la isla podrían ver un alivio considerable a través del PRF, si se considera que anualmente Puerto Rico recibe unos $6,000 millones en fondos bajo Medicare y Medicare Advantage.

“La distribución está basada en facturación total”, agregó el ejecutivo, al plantear que los proveedores en la isla deben completar la solicitud con el Departamento de Salud federal.

En total, según HHS, bajo la ley Cares se separaron unos $50,000 millones para el PRF. Luego de la distribución inicial de $30,000 millones, quedan pendientes otros $20,000 que ahora están en proceso de distribución.

El HHS hará los pagos adicionales considerando los servicios facturados (o FFS) que ofreció el facturador durante los años 2019 o 2018, pero ello depende de que el proveedor complete la solicitud.



Sources: metro.pr

Related posts

Las condiciones que se deben cumplir para levantar la cuarentena, según la OMS

admin

No llegan los datos de rastreo de casos de coronavirus a los municipios

admin

Yandel vislumbró el futuro en su nuevo vídeo

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.