fbpx
Puerto Rico

¿Cómo se mantienen los bailarines puertorriqueños durante el aislamiento?

¿Cómo se mantienen los bailarines puertorriqueños durante el aislamiento?


Han tenido que cambiar la barra del estudio por la silla del comedor, el gavetero o la mesa. Sus movimientos cotidianos ya no incluyen brincos altos y giros. Mucho menos, rutinas en pareja. En medio de la cuarentena para detener el contagio de COVID-19 los bailarines de diferentes compañías de ballet y danza en Puerto Rico se las ingenian como mejor pueden en el esfuerzo por mantener su condición física hasta que la vida vuelva a ser como antes, o al menos parecida.

Los cambios impuestos a causa de la pandemia han obligado a los bailarines profesionales a adaptarse a todo lo que conlleva no poder llegar diariamente al estudio de baile, un lugar diseñado para que puedan desplazarse libremente y con el menor riesgo de sufrir lesiones. Allí, el piso de madera ayuda al cuerpo a resistir el impacto de los movimientos. Los espejos grandes les permiten observarse y la presencia del maestro mirando cada brazo y cada pierna que se estira facilitan el toque necesario para un ajuste al momento.

A falta de todos o algunos de estos elementos la tecnología se ha convertido en la alternativa para que los grupos puedan reunirse virtualmente con la mayor frecuencia posible. Cada maestro, estudiante y bailarín se las ha arreglado a su manera de acuerdo a su circunstancia.

Sin una barra para practicar, Amanda García Cora, bailarina de Ballet Concierto de PuertoRico, estaba utilizando la coqueta de su cuarto. Hasta que se ocurrió buscar en internet la manera de colocar una en su casa.

“Ordené unos tubos de pvc para hacer mi propia barra de ballet. No cabía en mi cuarto, así es que ahora estoy tomando las clases en la terraza, al aire libre. Es lo que toca, adaptarse”, contó en entrevista telefónica.

En su caso, el cambio en el orden de la vida llegó justo al finalizar las funciones del más reciente espectáculo de Ballet Concierto, “Entre nosotros”.

“Fue una parálisis a la práctica diaria a la que estamos acostumbrados. Estábamos con un nivel alto de motivación y al otro día encerrados”, sostuvo al reconocer el esfuerzo “extraordinario” realizado por la comunidad artística para mantenerse activa en estos momentos.

Ballet Concierto está compartiendo en sus redes sociales videos de sus bailarines durante su entrenamiento en el hogar, valiéndose de sillas, mesas y otros elementos en las diferentes áreas de su entorno para realizar sus rutinas.

A las situaciones que deben resolver debido alas limitaciones de espacio o condiciones apropiadas del mismo se suma el elemento emocional. Aunque los bailarines tienen que hacer mucho trabajo individual también están habituados a la labor en equipo y sentir la energía colectiva que se desarrolla trabajando coreografías durante los ensayos.

Andy Machín, bailarín de Ballets de San Juan, opinó que no contar con ese calor humano es lo más desafiante de la cuarentena.

“Realmente el reto aquí está en resistir. Lo que yo me digo cuando me levanto todos los días es: resiste, esto va a pasar”, afirmó quien está practicando en medias en lugar de zapatillas para evitar resbalarse sobre las losetas de su casa.

“Algo positivo de esto es reconocer lo mucho que uno aprecia el lugar donde trabaja y a sus compañeros de trabajo. Ahora es que uno se da cuenta que los extraña”, agregó.

Debido a que de una manera u otra el entrenamiento físico se ha reducido en tiempo o contenido, muchos bailarines están aprovechando los recursos gratuitos disponibles en internet para complementar su preparación tomando clases de pilates, yoga u otro tipo de baile distinto a su especialidad.

Nahir Medina, directora artística de Ballets de San Juan, sostuvo que aunque nunca es igual impartir una clase a distancia, sin la posibilidad del contacto físico, la institución se reinventó en tiempo récord para responder a los retos actuales. Además de mantener su programa de clases para la matrícula regular y sus bailarines, están ofreciendo muchas alternativas gratuitas a la comunidad que han tenido una gran acogida. Entre ellas se encuentran el ballet para adultos, la yoga restaurativa, baile español, baile moderno y pilates. También cuentan con ofrecimientos para la tercera edad. En total, Ballets de San Juan ha impactado una población estimada de 20,000 personas durante la cuarentena, además de su matrícula de 350 alumnos y 15 bailarines.

“Nos ha ido muy bien y nos sentimos orgullosos de mantener algo de normalidad para los estudiantes, algo que es tan importante en esta crisis”, dijo Medina.

En Ballets de San Juan también se están llevando a cabo otras actividades a través de las redes sociales, tales como conversatorios con los bailarines y segmentos curiosos tales como ¿Qué hay en su bulto de ballet? y Archivo histórico, todos los sábados a las 8:30 p.m.

Hoy, cuando se celebra el Día Internacional de la Danza, por decreto de la UNESCO, Ballets de San Juan presentará El Festival de la Danza, Gala Virtual a las 7:00 p.m. y a las 9:00 p.m. a través de su página deFacebook.

Por su parte, Sandra Almodóvar, directora ejecutiva de Ballet Concierto, explicó que tan pronto comenzó a extenderse el periodo de aislamiento social a causa del COVID-19, la institución se movilizó para dar clases a través de la plataforma Zoom. Todos los lunes a las 12 del mediodía el director artístico, Víctor Gilí, se ha encargado de que un bailarín invitado con trayectoria internacional ofrezca un curso gratuito tanto a los miembros de la institución como a bailarines profesionales o de nivel intermedio y avanzado que deseen participar.

El lunes, 4 de mayo, la clase magistral la estará ofreciendo Armando González, actual director del Ballet Nacional Dominicano. El lunes, 11 de mayo, esta clase magistral la ofrecerá Luis Serrano, director artístico del Balle de Monterrey.

La situación en la compañía de danza contemporánea Andanza es similar. Durante la primera semana de la cuarentena la institución organizó su agenda de cursos y prácticas virtuales. Y como no es posible la reunión de sus bailarines, se encuentra trabajando en su primer espectáculo virtual, “Toque de queda”, que estrena el sábado, 2 de mayo en sus redes sociales. Esta pieza consiste en intervenciones de un minuto grabadas por cada uno de los diez bailarines de la compañía en sus hogares. El pie forzado fue crear a partir del tema del aislamiento, la cuarentena y el encierro.

Además, Andanza está ofreciendo diferentes clases de acuerdo a un calendario de 19 clases virtuales abiertas a la comunidad de acuerdo a un calendario que publica en sus redes sociales.

Mientras es incierto cuándo las compañías podrán retomar su ritmo de trabajo habitual la consigna de sus directores, estudiantado y cuerpo de baile es seguir aprovechando este momento histórico para enriquecer su propuesta dando rienda suelta a la creatividad.

“La cosa es que no podemos dejar caer el arte. Es una necesidad del ser humano, del alma, del cuerpo”, afirmó la directora de Ballets de San Juan.



Sources: metro.pr

Related posts

Wanda Vázquez afirma que el voto por Internet afecta la credibilidad de las elecciones

admin

Trece videojuegos que estrenará en la nueva consola de XBox

admin

Guardia Costera establece alerta portuaria ante la cercanía de la tormenta Karen

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.