Bolivia países

Coronavirus: el “muro” cuyano y la odisea de cruzar de Mendoza a San Luis en medio de la pandemia

Coronavirus: el "muro" cuyano y la odisea de cruzar de Mendoza a San Luis en medio de la pandemia



Rutas vacías. Silencio inquietante a plena luz del día. En medio del confinamiento por el coronavirus, el cruce de Mendoza a San Luis se convierte en una odisea. Aquellas provincias hermanas, cercanas en sus tradiciones y tránsito fluido, ahora están aisladas. Los exhaustivos controles de documentación, salud y motivos para transitar provocan ansiedad en el viajero. Sin embargo, nadie cuestiona el tiempo que se pierde en el cruce, hasta dos horas con apenas cinco autos en la fila.

Los pocos que pueden cruzar deben cumplir reglas y condiciones como si estuvieran pasando de Alemania Oriental a la Occidental en épocas del muro de Berlín. Salvando las diferencias, aquí la última palabra la tienen los uniformados. “Pueden pasar”, nos guiña un ojo, teléfono en mano, mientras pide autorización a sus superiores el jefe del ingreso por Desaguadero, Juan Hauria.

Son gendarmes, policías federales y agentes provinciales quienes custodian los límites entre las provincias cuyanas. Los vehículos que pueden circular deben llevar un permiso por causas humanitarias. Los dos únicos motivos son: transporte de alimentos e insumos médicos, y pertenecer al grupo que está enrolado en algunas de las excepciones, como regreso a casa, asistencia a un hijo o adulto mayor, y personal diplomático, de Justicia o prensa.

Los autos y micros deben cruzar “encapsulados” desde el arco de Desaguadero, que oficia de puerta de Brandeburgo. Los conductores deben aguardar a un costado de la ruta 7, uno detrás del otro, a la espera de los móviles policiales. La cápsula imaginaria lleva en su delantera a un patrullero de la policía de San Luis. Detrás se ubican los viajeros en sus vehículos y cierra la fila una camioneta del ente de control de rutas de la provincia. Sorprende la obediencia de los viajeros. Todos aguardan dentro de los coches, sin chistar. Si hasta un perro de raza Golden Retriever mira tieso el operativo desde la ventana del asiento trasero del vehículo de sus dueños. El perro no lleva barbijo.

En San Luis, el cumplimiento de la cuarentena es muy estricto. Los que quieran ingresar a alguna de sus ciudades y pueblos están obligados a tramitar un segundo permiso. Se trata de una autorización provincial a través de la web del gobierno de San Luis.

“Tránsito cerrado”, avisa desde lejos el cartel de letras rojas, a pocos metros del portal azul de ingreso. “San Luis está cerrado y así seguirá”, avisó el gobernador Alberto Rodríguez Saá, en un mensaje a la población el fin de semana pasado. Y reforzó la decisión de cumplir a rajatabla con el aislamiento: “El transporte de carga podrá cruzar la provincia, pero el que baje a cargar o descargar mercadería deberá cumplir con el aislamiento. El territorio puntano quedará diferenciado por zonas, identificadas con colores, de acuerdo a la peligrosidad por casos de Covid-19 detectados”.

El cruce de Mendoza a San Luis, paso a paso

El viaje desde la capital provincial hasta el pueblo puntano de Balde, donde finaliza la primera posta policial, tiene 232 kilómetros de extensión y paradas con controles de documentación y hasta mediciones de fiebre.

San Luis ha logrado mantenerse con muy bajo nivel de contagio de coronavirus, solo 11 infectados y ningún muerto. Su vecina Mendoza cuenta con 70 casos y 9 muertos. Desde el comienzo del aislamiento obligatorio, San Luis impuso un sistema de salidas por razones esenciales, discriminado por DNI, con días de número pares e impares. Toda persona que deba llegar, salir o detenerse en algún pueblo debe pedir un permiso especial. En ese caso, está obligado a realizar una cuarentena de 14 días, sin poder abandonar el domicilio registrado como destino de su viaje.

El resto de los viajeros que transitan por sus rutas no pueden evadirse del encapsulamiento policial. Está prohibido ingresar a alguna ciudad o pueblo. Los conductores y sus acompañantes solo pueden detenerse para ir a un baño, aunque es difícil encontrar alguno en la ruta. Desde la ciudad mendocina de San Martín a la capital puntana, solo había un kiosco abierto con pocos alimentos y bebidas. Y el único baño disponible en ese trayecto, de 215 kilómetros, está en el Destacamento Desaguadero. Es el mismo baño que usan los policías.

“Tardé casi seis horas en cruzar San Luis”, contó Armando, un viajero que partió el sábado desde Mendoza y demoró 22 horas hasta Buenos Aires, el doble que en un viaje habitual.

Una experiencia similar tuvo Enrique, que viajó de urgencia desde Mendoza a Córdoba para asistir a sus padres, mayores de 80 años y con problemas graves de salud. Explicó que esperó dos horas y media en el destacamento Desaguadero (San Luis), y fue escoltado por cuatro postas distintas de móviles policiales hasta la ciudad de Villa Mercedes. “Nos sacaban fotos a las patentes de los autos para asegurarse de que íbamos los mismos en cada trayecto”, dijo Enrique.

Controles de temperatura a los viajeros para ir de Mendoza a San Luis.

En Villa Mercedes, este conductor quiso tomar la ruta 8, camino a Río Cuarto, para seguir a la ciudad de Córdoba, pero se encontró con un inconveniente al llegar al límite provincial porque el cruce estaba cerrado. “Cuando doy la vuelta, venía a mi encuentro un patrullero para avisarme que tenía que desviarme hasta Justo Daract (ruta 146) para seguir a Córdoba”, detalla Enrique, que tuvo que hacer 150 kilómetros más. Al final, tardó 14 horas en llegar a Córdoba, seis más que las habituales. Pasó nueve horas entre tantas paradas que tuvo en San Luis.

Crónica de viaje

Todo el viaje es por la ruta 7, con partida en la Ciudad de Mendoza, hacia el Este.

Después de atravesar la ciudad de San Martín, a 50 kilómetros, solo hay tránsito de camiones. Son las 9 de la mañana y la ruta de doble mano luce prácticamente vacía. Por la banquina, en solitario, circula un ciclista. Por su vestimenta, parece un obrero de viña. No tiene apuro.

La primera parada obligada es el peaje de La Paz, a 140 kilómetros del punto de partida. Allí, los vehículos son obligados a detenerse. No hay que pagar peaje. A tres metros de las cabinas, gendarmes y policías de Mendoza custodian el paso. Todos los que transitan deben informar hacia donde van y mostrar la documentación del vehículo y la declaración jurada con alguna de las excepciones para moverse en tiempo de confinamiento.

¿Hacia dónde se dirigen? Consulta con amabilidad un oficial de Gendarmería. Explica que se controla también que los pasajeros del vehículo lleven barbijo y cumplan la distancia mínima entre personas del protocolo para prevenir el virus Covid-19. Sin embargo, muchos acompañantes van en el asiento junto al conductor, cuando deberían viajar atrás.

En fila. Así se transita por la ruta 7 dentro de la provincia de San Luis. Un patrullero encabeza la caravana y otro la cierra.

Segunda parada. A solo 40 kilómetros está el pueblo de Desaguadero, portal de ingreso y egreso a Mendoza. Allí se encuentra el único sitio donde hay un kiosco abierto. Los controles policiales los realiza la Federal. Todos los que ingresan a Mendoza son obligados a pasar por el control de la posta sanitaria. En una pequeña casa, los aguarda un enfermero. Pide nombre, DNI y dirección de destino. Les toma la temperatura y evalúa su estado general. Todo ocurre a la intemperie.

Un mostrador montado en el ingreso a la sala de emergencias separa al enfermero del viajero. Allí aguarda Silvana, que viene de visitar a sus hijos en San Luis. Después de cumplir un mes de aislamiento preventivo y obligatorio, intenta regresar a su casa. “Salió perfecto el control de Sanidad, ahora solo espero que nos escolten para seguir a Mendoza”, cuenta.

Tercera parada. A sólo un kilómetro de distancia están el portal de salida de Mendoza y el de ingreso a San Luis. La Policía de San Luis impide tomar fotos hasta no ser identificados.

Cuarta parada. Ingreso al destacamento policial de Desaguadero, en San Luis. Un oficial pide credenciales y DNI para dejar registro de quiénes intentan ingresar a la provincia. También pregunta por el destino.

Hay una comunicación con la sede central de la Policía. Se puede continuar, pero sin ingresar a alguna de las ciudades o pueblos. “Deben sumarse al cordón policial. Si se detienen y bajan en algún lugar deberán hacer la cuarentena”, explica el oficial Hauria.

Controles para ir de Mendoza a San Luis. Están a cargo de Gendarmería y las policías federal y provinciales.

Quinta parada. Arranca el encapsulamiento hacia San Luis. Los vehículos arman una fila por orden de llegada. Nadie puede bajar. La policía toma una fotografía de las patentes. Detrás, cierra el cordón de seguridad una camioneta del ente de control de rutas de San Luis. Circulan a una velocidad de 60 kilómetros por hora, lento en una autopista que permite ir mucho más rápido. Por el retrovisor, el conductor de la patrulla vigila que nadie se salga del camino. Todos obedecen.

Sexta parada. Arribo al pueblo termal de Balde, a 50 kilómetros del portal del ingreso a la provincia y a 34 de la ciudad de San Luis. Es el final de la primera posta policial. De frente, vienen dos patrulleros con otros tres autos y un micro. Solo los policías se bajan de sus móviles. Conversan entre ellos y autorizan la salida de la “cápsula” que va hacia Mendoza.

Otra fila de autos parte hacia la capital de San Luis. También la integran los que viajan a Córdoba, La Pampa o Buenos Aires. Quedan otras tres paradas y postas para abandonar San Luis. El mecanismo de encapsulamiento policial parece aceitado, aunque la paciencia de los viajeros es puesta a prueba en cada tramo. “Lo importante es llegar a casa”, confiesa Carlos, el chofer de un micro que partió hace 14 horas desde Bahía Blanca y tiene aún otras cuatro por delante hasta el destino, en la ciudad de Lavalle.

Fin de la aventura. Por varias semanas y posiblemente meses, el tránsito por la ruta 7 será así. Habrá que acostumbrarse a vivir aislados de vecinos, familiares y amigos. El ministro Ginés González García lo adelantó: “El tránsito interjurisdiccional seguirá prohibido para prorrogar el pico de contagios”. Y el “muro” entre San Luis y Mendoza, impensado en otras circunstancias, seguirá ahí.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

India y Pakistán: dos potencias nucleares en tensión › Mundo › Granma

admin

Diario Extra – Abuelo sale a pescar y se ahoga

admin

Marokoto, le nouveau site auto de référence au Maroc

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.