fbpx
Puerto Rico

Anthony Fauci dice que habrá suficientes pruebas como para suavizar las restricciones sociales

Anthony Fauci dice que habrá suficientes pruebas como para suavizar las restricciones sociales


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Washington – El epidemiólogo federal Anthony Fauci consideró esta noche que Estados Unidos contará con pruebas suficientes para detectar el coronavirus de cara a encaminar la primera etapa del plan de reapertura de la economía estadounidense, que altera poco las restricciones vigentes.

“Si las cosas se hacen correctamente…tendremos y habrá pruebas suficientes para llevar a este país de manera segura por la primera etapa” del plan dirigido a suavizar las órdenes que han impuesto los gobiernos estatales y locales para contener la propagación del virus, indicó Fauci, director del Instituto Nacional sobre Enfermedades Infecciosas, en la sesión informativa de la Casa Blanca.

Aunque para finales de mes solo se habrán hecho cerca de 5 millones de pruebas de detección del virus, menos del 2% de la población estadounidense, el grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus recomendó el jueves reabrir la economía estadounidense por etapas.

Fauci reconoció que hubo problemas en encaminar inicialmente el proceso de suministro de pruebas y que tomó tiempo atraer el sector privado hacia ese proceso.

Hasta esta noche, el total de casos corroborados de coronavirus se acercaba a las 700,000 y las muertes eran más de 36,700.

La puesta en marcha de la primera etapa, que será diferente en cada estado y que dependerá de las decisiones de los gobernadores y las autoridades de los condados, contempla que una región suavice las restricciones después de haber confirmado una baja consecutiva de 14 días en los nuevos casos de coronavirus.

Las guías federales recomiendan, además, que los hospitales tengan capacidad para tratar a los pacientes, sin que pueda surgir una crisis en esos centros de salud, y un sistema robusto de pruebas de detección para trabajadores cuya salud esté en riesgo.

La coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca, Deborah Birx, sostuvo que nunca habrá capacidad para hacer una prueba rápida de detección diaria del coronavirus para toda la población.

Pero, confió en que habrá capacidad para hacer pruebas que permitan determinar si las personas tienen los anticuerpos o la inmunidad para hacerle frente a los síntomas delvirus, conocido como COVID-19.

Birx dijo que dependerá de la experiencia de la primera etapa, determinar cuántas pruebas serán suficientes para ir a la segunda fase del plan.

Como parte de la etapa número “1”, las guías sugieren muchas de las normas vigentes, como evitar reuniones de 10 o más personas y minimizar los viajes no esenciales. Al reabrir empresas, la Casa Blanca recomienda “acomodos especiales” para la población más vulnerable.

Bajo esas propuestas, en esta primera etapa las escuelas y las barras seguirían cerradas y los centros para adultos mayores deberían mantener la prohibición de visitas. No obstante, se prevé reabrir cines, los comedores de los restaurantes, iglesias y gimnasios, bajo medidas de distanciamiento social.

Como una segunda etapa, la Casa Blanca prevé que los estados que no han experimentado un nuevo brote de casos de coronavirus, pasen a reabrir las escuelas y reanudar las clases en persona, así como las actividades deportivas y extracurriculares.

Los médicos, en esa próxima etapa, debieran volver a programar cirugías electivas, y la gente sus viajes no esenciales. Todavía, sin embargo, se recomendaría que las empresas alienten el trabajo remoto de sus empleados.

En una tercera etapa, las guías sugieren que las personas vulnerables reanuden sus actividades públicas manteniendo distanciamiento social y que se permitan las visitas a centros de adultos mayores.

“Estamos abriendo (la economía), pero colocando la seguridad como prioridad”, indicó el presidente Donald Trump en la sesión informativa.

Trump, sin embargo, comenzó a ejercer presión hacia gobernadores demócratas que dice han implantado medidas demasiado restrictivas y donde los casos positivos de coronavirus no se han reducido.

“Liberen a Michigan”, ‘Liberen a Minnesota”, “Liberen a Virginia”, tuiteó esta mañana Trump.

Unos pocos gobernadores han indicado que harán cambios mínimos por el momento a las órdenes para que los ciudadanos se queden en sus casas.

En Texas, el gobernador Glen Abbott, republicano, indicó que desde el lunes reabrirá los parques del estado, aunque los visitantes deberán cubrirse la boca y nariz, con mascarillas u otro material.

Abbott también prevé que el próximo fin de semana puedan abrir los negocios de venta al detal, pero los clientes tendrán que encargar por teléfono o internet y recoger el producto fuera del establecimiento.

En Idaho, el gobernador Brad Little, republicano, anunció que las empresas no esenciales pudieran reabrir a partir del 1 de mayo. En Wisconsin, el gobernador Tony Evers, demócrata, permitirá la reapertura, con limitaciones, de los campos de golf y bibliotecas.

Los gobernadores de California,Gavin Newson, y Michigan, Gretchen Whitmer, indicaron que se requerirán por lo menos dos semanas más antes de decidir será el próximo paso.

“Es difícil predecir donde vamos a estar en una semana, menos aún en dos semanas”, sostuvo Whitmer, entrevistada en la cadena ABC.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que el presidente Trump se ha querido lavar las manos y no asumir responsabilidad por la falta de suficientes pruebas de diagnóstico, que permitirán a los gobiernos locales tomar decisiones informadas.

“No está haciendo nada…todo lo que hace es pasar por el frente del desfile”, indicó Cuomo, al indicar que el gobierno federal tiene los mecanismos y las relaciones para conseguir de forma masiva pruebas de contagio a nivel internacional.

Las normas impuestas por el gobierno de Nueva York obligan a mantener cerradas empresas no esenciales por lo menos hasta el 15 de mayo. Hasta esa fecha también seguirán las restricciones en la capital estadounidense.

En otros estados las órdenes para los ciudadanos quedarse en casa, excepto para buscar u ofrecer servicios esenciales, expiran a finales de mes o principios de mayo.

El más reciente modelo de la Universidad de Washington, el cual ha sido utilizado por la Casa Blanca, indica que Estados Unidos pudo haber alcanzado hace dos días el pico de los casos de esta ola de propagación del coronavirus.

Los investigadores del Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) – un centro independiente en la Universidad de Washington-, ahora consideran que el total de muertes de ahora al 4 de agosto será de unos 60,300, después de haber pronosticado la semana pasada que rondarían los 68,000.

El modelo de la Universidad de Washington es revisado semanalmente y toma como base la continuación de las medidas de distanciamiento social durante el mes de mayo.

Originalmente, el estudio proyectó que las muertes pudieran alcanzar las 90,000 al llegar agosto, y que en total el coronavirus pudiera provocar la muerte de entre 100,000 y 240,000 personas en Estados Unidos.



Sources: metro.pr

Related posts

Jennifer López baila para su ex Sean “Diddy” Combs por una buena causa

admin

Farmacéutica hace oferta pública de acciones para financiar vacuna contra el COVID-19

admin

Estados Unidos limita a 90 días las visas de los periodistas de China

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.