fbpx
Puerto Rico

Limitada la cantidad de préstamos por COVID-19 a Puerto Rico

Limitada la cantidad de préstamos por COVID-19 a Puerto Rico


Aunque por lo general, nada es gratis, pocas veces un país imprime dinero y lo pone en las manos de sus constituyentes sin hacer muchas preguntas.

Eso básicamente fue lo que pasó en Estados Unidos durante los pasados 13 días con los préstamos de emergencia que el gobierno federal otorgó —a través de la Administración de Pequeños Negocios (SBA)— en el paquete de ayuda económica por el COVID-19.

Pero en esta ocasión, de un fondo que superaba $349,000 millones, podría decirse que Puerto Rico ni siquiera se asomó a la repartición.

Ello, porque hasta el pasado 13 de abril, según datos de la SBA, en Puerto Rico —una economía con más población que casi 20 estados y sobre 30,000 pymes— apenas se procesaron 1,001 préstamos, para un total de unos $319 millones, pero las cifras ofrecidas ayer por Popular y FirstBank aumentarían esa cuantía a unos $603 millones.

Ayer, SBA detuvo las solicitudes del Payment Protection Program (PPP) y del programa Economic Injury Disaster Loan (EIDL) por quedarse sin fondos.

Como resultado, hasta que no haya un acuerdo con el Congreso, ninguna de esas ayudas estará disponible para empresarios.

Entre el informe más reciente de la SBA y ayer, el monto de préstamos otorgados en la isla pudo aumentar, pues anoche, Banco Popular informó que la institución procesó unos $494 millones. Unos $398 millones en PPP se aprobaron en Puerto Rico y otros $96 millones a través de Popular Bank, la subsidaria en Estados Unidos.

“El programa ha sido, sin duda, muy beneficioso para los pequeños y medianos comercios en estos momento tan desafiantes”, indicó en declaraciones escritas, el principal oficial ejecutivo de Popular, Ignacio Álvarez.

Mientras, FirstBank informó que aun cuando el proceso establecido por el Gobierno Federal para la otorgación de estos préstamos tuvo múltiples retos —incluyendo cambios constantes en las guías del SBA y situaciones con la tecnología provista para el procesamiento de los casos—, la entidad bancaria logró apoyar a 921 clientes con la aprobación de $209 millones, que representan 80% del dinero solicitado por sus clientes.

“Fue clave en este desempeño una inversión sustancial en una plataforma digital (FINTECH) con integración directa al portal de SBA, que aumentó la agilidad en el procesamiento de los casos”, dijo en declaraciones escritas Aurelio Alemán, presidente y principal oficial ejecutivo de FirstBank.

Pero aún si Puerto Rico llegara a $500 millones en estos préstamos, la cifra sería bajísima en relación a otros estados con poblaciones similares a la isla.

“Puerto Rico quedó totalmente rezagado”, lamentó Aida Escribano, socia de la firma de contabilidad BDO haciendo referencia al PPP.

“Aquí estamos acostumbrados a que asignen fondos federales para una región en un desastre o programa, pero en este caso, fue un programa disponible en todo Estados Unidos. Era claro que no podíamos dormirnos porque se iban a acabar los fondos”, indicópor su parte, Luis Torres Llompart, también socio de BDO y quien planteó que, a todas luces, las organizaciones empresariales no se pusieron las pilas para orientar a sus miembros sobre ambos programas.

Bajo el PPP, el empresario puede recibir hasta $10 millones para pagar la nómina de hasta ocho semanas y gastos como la renta o las utilidades básicas. Bajo el EIDL, las empresas recibían un adelanto de efectivo de $10,000 que no tenía que devolverse a la SBA.

“Me preocupa mucho el efecto que pueda tener en los empresarios el que Puerto Rico no reciba la totalidad de las ayudas disponibles a tiempo”, dijo por su parte, Francisco Uriarte, socio gestor de ESP Advisers y principal oficial ejecutivo de Burea.

Escollos a granel

El también vicepresidente de los directivos de Grupo Guayacán, relató que las compañías que asesora radicaron el pasado 30 de marzo el préstamo EIDL, pero más allá de un número de confirmación no han recibido respuesta. Lo mismo, dijo, ha pasado con el incentivo de Refuerzo Económico del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) y con los préstamos PPP.

Otros empresarios entrevistados por El Nuevo Día relataron que recibieron la aprobación de sus préstamos, pero se les indicó que no recibirían el dinero hasta abrir una cuenta comercial en la institución bancaria. Al menos dos empresarios indicaron que tuvieron que llenar la solicitud de ayuda en dos ocasiones distintas. Un cuarto empresario relató que la institución le solicitó múltiples documentos sobre las operaciones de la empresa y evidencia de sus activos, a pesar que los préstamos son garantizados por la SBA.

En Puerto Rico, solo Banco Popular, FirstBank y Oriental habrían tramitado préstamos. Esto, porque las nueve cooperativas de ahorro y crédito autorizadas por SBA nunca recibieron las contraseñas de acceso a tiempo para ayudar a sus socios y clientes.

Ahora, solo queda esperar a que el Congreso asigne fondos adicionales al PPP y al EIDL. En ello, coinciden el presidente Donald Trump y líderes legislativos federales republicanos y demócratas, pero todavía no hay un acuerdo.

Marian Díaz colaboró con esta historia.



Sources: metro.pr

Related posts

Repaso a las últimas diez peleas titulares de Iván Calderón

admin

Personalidades comparten con los jugadores de los Celtics de Boston

admin

Felo Rivera no llevará el sombrero de dirigente en el torneo 2020

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.