fbpx
Bolivia países

En la gente está la llave del triunfo frente al coronavirus

En la gente está la llave del triunfo frente al coronavirus



Es la gente, simplemente es la gente. Esa gente que lucha, que trabaja, que se sacrifica por su familia, que se divierte con sus amigos, que ama a los seres queridos. Esa gente es la que lucha a brazo partido contra un enemigo milimétrico, invisible. Es el hombre y la mujer que se plantan a pie firme para que el enemigo no extienda su daño.

Lo enfrentan con las pocas armas que tienen que, aunque escasas, son eficaces. Esas armas son el optimismo, la fe, la perseverancia, la entrega por el prójimo, la alegría, la risa, la confianza por ganar esta batalla desigual. Ahí está la llave del triunfo. En esa gente anónima que hace que este difícil momento se haga menos tedioso.

El padre, la madre, los hijos, los hermanos, los médicos, las enfermeras, el gendarme, el militar, el policía, el docente, el sacerdote, el obrero…. todos en el mismo barco dispuestos a capear este temporal que nos envuelve a todos. Cada uno combatiendo a un adversario implacable, despiadado, pero que a la larga será derrotado.

Comedores solidarios en tiempos de cuarentena.

Ese triunfo -que dejará a varios en el camino- se deberá a la conducta de la buena gente, a su coraje y a su voluntad de vencer. Esa gente, defraudada y humillada una y otra vez por los gobiernos de turno, por falsos agoreros, por pastores sin escrúpulos, por políticos venales, será la que permitirá un nuevo amanecer para transitar por un camino más luminoso, donde el abrazo gentil y la mirada mansa sean el reflejo de una vida más plena, más generosa.

Mirá también

Es la gente la que contribuirá a ese cambio. La que trabaja y estudia. La que se conmueve ante el drama cotidiano. La que llora ante la muerte de un chico desnutrido. La que se sacrifica para alcanzar una vida mejor para sus seres queridos. Esa gente es la reserva moral.

El combate será largo, trágico, algunas veces desalentador, pero estoy seguro de que al final la buena gente alcanzará la victoria definitiva.

Julio C. Borda

[email protected]

OTRAS CARTAS

Reflexiones y propuestas ante el Covid-19

El personal de salud es homenajeado todas las noches. Foto: Europa Press

Luces y sombras de lo humano. Somos tan ambivalentes, tan contradictorios. Por un lado, todos los días religiosamente a las 21 salimos a nuestros balcones, ventanas o patios a aplaudir fervorosamente a los trabajadores de la salud. Ellos están poniendo el cuerpo y jugándose literalmente la vida, cuidándonos, combatiendo a este minúsculo y devastador virus. Por el otro, algunos vecinos de médicos y enfermeros, colocan carteles en sus edificios, pidiéndoles que se abstengan de transitar por los espacios comunes, para no “contagiar” al resto. 

¿Qué pasaría si uno de esos indignados copropietarios cayera enfermo, fuera al hospital más cercano y fuera atendido por alguno de esos médicos o enfermeros discriminados, ninguneados y humillados por él mismo ayer nomás?

​No me cabe ninguna duda de que recibiría la atención adecuada, a pesar de su mezquindad irracional e inconcebible. Porque ese trabajador o trabajadora de la salud demostraría ser más gente que el vil y egoísta paciente. Luces y sombras del alma humana.

Irene Bianchi

[email protected]

Mirá también

Inquietudes por los autónomos e informales. Señor Presidente. Como la gran mayoría de los ciudadanos acompaño las medidas sanitarias que está implementando porque, al igual que usted, opino que de la economía se sale, pero de la muerte no.

No obstante, deseo plantearle algunas inquietudes no solamente mías, sino también de un grupo de amigos que no tienen otro ingreso que sus trabajos informales (vendedores ambulantes, de chipá o albañiles), comercios o prestadores de servicios monotributistas. Son los que constituyen sus propias Pymes. Ninguno de ellos logró calificar para recibir el subsidio de 10 mil pesos. 

Desde el lunes pasado su situación se les habrá complicado más; ya que habrán tenido que pagar el alquiler de viviendas o comercios y otros rubros impostergables. Los bancos les comenzarán a exigir el pago de créditos. 

Quienes hayan reiniciado sus tareas laborales, tal vez luego de tres o cuatro días habrán podido comenzar a hacer frente a sus compromisos, pero a quienes no estén en este grupo la situación se les complicará. 

Hay quienes ya no tienen dinero en sus bolsillos, tampoco la posibilidad de adquirir mercaderías con tarjeta de crédito (ya sin margen) o débito (en cero). Comenzará una etapa en la que ni siquiera podrán comprar la comida. 

Es por ello que, este humilde ciudadano sugiere que las entidades bancarias no cobren comisiones por mantenimiento de cuentas y que prorroguen los distintos vencimientos. 

​Todos estamos haciendo esfuerzos. Es hora de que estas entidades se pongan del lado de la gente.

Alejandro Fabián Spivak

[email protected]

Mirá también

Es posible anticiparse. “La famosa frase “con el diario del lunes” denota la facilidad en la toma de decisiones cuando ya se sabe cuáles han sido los resultados. Podemos afirmar que para el COVID-19, la Argentina cuenta no solo con este anticipo, sino también con el “diario del miércoles” debido a la experiencia de lo que sucedió y está sucediendo en China, Italia, España y Estado Unidos.

​Con estos antecedentes se simplifica bastante, dentro de lo razonable, la toma de decisiones. A pesar de lo duras que puedan ser para la población y los nubarrones que aparecen para la economía.

Pablo Hernán Legna

[email protected]

Volver a empezar. En marzo de 1993, y luego de tres años sin poder trabajar por una desgracia personal, abrí un local de tapicería en el barrio de Liniers y me fue muy bien. Me iba muy bien. Trabajamos juntos con mi señora y mi hijo, que está conmigo desde hace 16 años.

En todo este tiempo jamás cerramos ni siquiera en vacaciones ya que nos turnamos para tenerlas. Este año mi hijo se fue 15 días en enero y yo otros 15 en febrero. Todos los años en marzo ya empieza el trabajo fuerte.

Pero cuando estaba volviendo del descanso nos cae este piano en la cabeza a todos los trabajadores independientes. Vivimos bien, pero no tenemos fortunas ni ahorros. Jamás le pedí nada al Estado. No corresponde. Siempre solicité reglas de juego claras para poder trabajar. Creo que el Presidente está mirando el árbol y no está viendo todo el bosque.

No sé como quedaremos después de esto. De algo estoy seguro: a muchos como yo nos va ser muy difícil levantarnos.

​Quedarse sin trabajo a los sesenta es una sentencia de muerte.

Luis Rodríguez

luisrodriguez4gmail.com

Mirá también

El Presidente y el barbijo. Alberto: lo veo muy activo, muy ejecutivo. ¡Bien! Usted ha tomado medidas respecto al coronavirus que todos, sinceramente, esperamos que sean exitosas. 

Pero quiero hacer una observación. Veo fotos y videos suyos donde usted aparece rodeado de ministros, funcionarios y sindicalistas, entre otros, en medio de reuniones relacionadas con su función. Y noto que usted no usa barbijo. Y que muchas veces no toma distancia. Por el bien suyo, úselo y mantenga frente a las otras personas la distancia recomendada por los especialistas.

Es la mejor forma de que lo que usted predica sea creíble para todos. Si lo hace, muchas personas renuentes a utilizarlo también lo harán. Predique con el ejemplo. Y hágalo también por nosotros. 

Tomás Fernández Iramain

[email protected]

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Moscú suspenderá los vuelos desde Georgia a Rusia a partir del próximo 8 de julio

admin

Colisión menor termina en tragedia, conductor fallece atropellado

admin

La historia oculta del programa EDUCO – Por Brent Edwards Jr

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.