Puerto Rico

La nueva orden ejecutiva de Wanda Vázquez desagrada a los alcaldes

La nueva orden ejecutiva de Wanda Vázquez desagrada a los alcaldes


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Alcaldes populares y novoprogresistas cuestionaron ayer la nueva directriz del gobierno central que flexibiliza algunas condiciones del cierre forzoso que pretende evitar la propagación del coronavirus, al temer que esa acción desemboque en un aumento de contagios o muertes.

Por eso, urgieron a la gobernadora Wanda Vázquez Garced a que enfatice, en su nueva orden ejecutiva, que las nuevas medidas adoptadas no implican, bajo ningún concepto, que la gente debe o puede salir a la calle. El estatuto no estuvo disponible al público hasta pasadas las 4:00 p.m., y en su primera sección destaca que la ciudadanía deberá permanecer en sus residencias las 24 horas del día, excepto para atender emergencias o asuntos esenciales.

Los ejecutivos municipales igualmente reiteraron el pedido a la gobernadora para que el Departamento de Salud les revele en qué área viven las personas contagiadas en sus respectivos pueblos para así prestar ayuda y tomar medidas cautelares para evitar mayores contagios.

“Lo que estamos pidiendo ni siquiera es el nombre, es ‘dime con certeza el sector donde vive la persona contagiada porque eso me permite a mí hacer una estrategia de ayuda al sector y a lo que representa el radio cercano conforme a los mismos expertos’. Eso es parte de lo que necesito para no tomar decisiones en el aire, ayudar y evitar más contagios”, sostuvo el alcalde de Toa Baja, Bernardo “Betito” Márquez, en cuyo pueblo hay 15 personas contagiadas.

Márquez dijo que favorecía que la mandataria hubiese dejado inalterado el sistema de tablillas alternas para poder salir a la calle, lo que, a su juicio, contuvo el tráfico vehicular.

Vázquez Garced extendió el toque de queda hasta el 3 de mayo, pero amplió el período -de 5:00 a.m. a 9:00 p.m.- en que la gente podrá estar haciendo diligencias fuera de sus casas. También permitió que algunos comercios,como las ferreterías, gomeras y talleres de mecánica, abran parcialmente.

El alcalde de Utuado, Ernesto Irizarry, teme que el pueblo interprete esta flexibilidad como una luz verde para que más personas salgan de sus hogares y dejen atrás el aislamiento social. “Ese es el problema: cuál es el mensaje que quieres enviar. La gente se cree que están por la libre. Eso no es. Hay que continuar con el aislamiento”, apuntó.

Pero la alcaldesa de Aguadilla, Yanitsia Irizarry, aunque se unió a la preocupación sobre los términos más flexibles, dijo que el pueblo debe asumir también su “responsabilidad individual”.

“No podemos dejárselo todo al gobierno”, subrayó la ejecutiva municipal.

El alcalde de Villalba y la alcaldesa de San Juan, Luis Javier Hernández Ortiz y Carmen Yulín Cruz, respectivamente, cuestionaron por separado por qué la gobernadora fue más laxa con el toque de queda cuando los profesionales de la salud, incluido el secretario de Salud, Lorenzo González Feliciano, han dicho que el pico de contagios se experimentará las próximas dos semanas.

“Tú no tienes una muestra real del comportamiento del virus. El problema con flexibilizar, en estos momentos, es que puede producir un aumento masivo de casos positivos”, destacó Hernández Ortiz.

Cruz también cuestionó la directriz de Vázquez Garced en momentos en que aún el gobierno no ha adquirido suficientes pruebas diagnósticas para la población de la isla. “Con esta nueva orden ejecutiva, la gobernadora demuestra que ni ella misma cree en sus datos”, apuntó.

La alcaldesa de Barceloneta, Wanda Soler, dijo que ausculta con la división legal de su municipio qué medidas puede tomar para mantener criterios estrictos que no permitan que se quiebre el toque de queda. “Si íbamos tan bien en el control de contagio, hubiésemos esperado por lo menos la próxima semana (para flexibilizar)”, dijo, evidentemente molesta, tras enterarse por los medios del primer paciente positivo al COVID-19 en su pueblo.

Para el alcalde de Naguabo, Noé Marcano, las nuevas directrices podrían interpretarse como que el Estado cedió a la presión del sector económico, que pedía que se abrieran algunos comercios.

“Con estos cambios, hay que estar pendiente a las estadísticas, a ver si hay un ascenso, porque ahora vas a tener más gente en la calle”, sostuvo.



Sources: metro.pr

Related posts

Puerto Rico será sede por primera vez del Congreso Anual de Grabado de la SGC International

admin

Dos técnicos mueren en estación científica de la Antártida

admin

Deandre Ayton brilló en la victoria de los Suns de Phoenix

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.