fbpx
Puerto Rico

Estados Unidos aborda la pandemia bajo distintos modelos estadísticos

Estados Unidos aborda la pandemia bajo distintos modelos estadísticos


En Estados Unidos, las autoridades estatales se apoyan en una mezcla de modelos estadísticos y una vasta gama de cifras para guiarse en medio de la mortífera emergencia de coronavirus y tomar decisiones cruciales, como cerrar negocios y abastecer los inventarios de suministros médicos.

Durante una temporada de huracanes, los estados costeros pueden confiar en los mismos modelos computacionales para advertencias sobre la ruta de una tormenta. Durante la pandemia, no existe un consenso para predecir el saldo ni la dirección del virus que está azotando comunidades en todo el país.

Con poca información sobre la que se esté de acuerdo, los gobernadores y las autoridades locales están creando básicamente fuentes improvisadas de información con sus propios funcionarios y universidades.

Los modelos han causado conflictos en varios lugares.

Unos 75 manifestantes exigieron el jueves al gobernador de Ohio Mike DeWine reabrir negocios y cuestionaron los modelos usados por su director de salud para mantener la orden de permanecer en casa en todo el estado. Los detractores han fustigado a una matriz del Departamento de Salud de Iowa como arbitraria y aseguran que es usada por la gobernadora para respaldar su decisión de no emitir una orden que quedarse en casa.

El gobierno federal y muchos estados se apoyan en un modelo de la Universidad de Washington que es lo más cercano a un punto de referencia, pero que es tan impreciso que la última proyección del número de muertes tenía un rango de más de 100,000. En la capital, funcionarios de salud dieron el inusual paso de anunciar públicamente que no confiaban en ese modelo y adoptaron las predicciones mucho más fatalistas de un modelo creado por investigadores de la Universidad de Pensilvania.

Algunos estados, incluyendo Alaska, Ohio, Pensilvania, Minnesota y Luisiana, están incorporando el trabajo de investigadores locales y otros expertos para afinar sus propios modelos.

Funcionarios estatales han citado los pronósticos más pesimistas el emitir las órdenes de quedarse en casa. Otros han hecho uso de cifras más optimistas para justificar sus llamados a aliviar restricciones.

“Ahora sabemos que muchos modelos que están siendo usados no son exactos”, reconoció el gobernador de Missouri, Mike Parso, al explicar por qué decidió esperar hasta el lunes para emitir el decreto de confinamiento en su estado.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte.

La reelección del presidente Donald Trump pudiera depender de su manejo de la crisis y el modelo del que depende la Casa Blanca para sus pronósticos será un problema si resulta inexacto.

A diferencia del Centro Nacional de Huracanes, el gobierno federal no cuenta con una oficina nacional de información que ofrezca modelos para abordar el virus. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) no ha emitido públicamente ningún modelo propio respecto al brote del coronavirus. El gobierno del presidente Trump suele adoptar el modelo de la Universidad de Washington, pero los CDC no han identificado un consenso respecto a los modelos a usar por las autoridades estatales.

Natalie Dean, profesora asistente de Bioestadísticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida, ha identificado una dependencia excesiva en los modelos y confusión sobre el papel que éstos deberían tener en la respuesta a una pandemia. Dijo que parte de la información más valiosa puede ser anecdótica, obtenida de personas que trabajan en las líneas del frente contra la pandemia.

“Los modelos deben tener parámetros de ingreso. Uno necesita considerar muchas presunciones sobre lo que piensa que va a suceder y aún hay mucho que no sabemos. Debemos atender las cifras con escepticismo”, subrayó Dean, que trabaja con otros expertos en estrategias de vacunas para el COVID-19.



Sources: metro.pr

Related posts

El COVID-19 y su impacto en el diseño

admin

“Precedente peligroso” el plan de Cofina

admin

CMS presentará guías para una apertura gradual de las cirugías electivas

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.