fbpx
El Salvador países

El vocero | Prensa Gráfica



Y el manejo que el gabinete le ha dado a la crisis ha reflejado de modo inevitable sus fortalezas y sus debilidades, en muchos sentidos las mismas del presidente de la República.

Si un activo tiene a su favor este Ejecutivo es la determinación; actúa con una energía auténtica y lo hace con una convicción muy parecida a la obstinación. Podemos discutir sobre el motor de esas energías, y lamentar que en el fondo de muchas iniciativas haya un cálculo político (miserable en esta coyuntura), pero lo cierto es que ante los primeros signos internacionales de la crisis sanitaria, cuando hubo que moverse, el Gobierno se movió. Reconocer la dimensión del problema en lugar de desestimarla como hicieron gobernantes de algunos países vecinos y cerrar paulatinamente las operaciones en el aeropuerto fueron un acierto.

Otros mandatarios también actuaron con esa rapidez, pero el caso salvadoreño tiene un matiz enorme. Al inicio y aún más durante la crisis sanitaria, el peso de esta administración es ligero: no hay partido político con el que lidiar toda vez que más que con Gana, el compromiso parece ser sólo con sus diputados; no hay programa de Gobierno que malograr porque nunca lo hubo; y tampoco hay fronteras que violar (constitucionales, democráticas, de convivencia), porque ideológicamente ni Bukele ni su círculo se declararon nunca cosa alguna excepto enemigos de sus enemigos y del heterogéneo etcétera de lo que se le parezca. Así pues, estuvieron y están en condiciones de concentrar toda la fuerza del aparato público en un solo foco sin distracción alguna.

Parecía ser una administración ideal para enfrentar una crisis toda vez que su adn es reactivo, tal cual Bukele lo ha sido desde que era alcalde. Pero de ahí en más, la administración debió improvisar, como le tocó a los gabinetes en todos lados. Y ahí, afloraron naturalmente las debilidades.

Las dos principales flaquezas del Gobierno han sido su estrategia de comunicaciones y la administración de los albergues temporales o centros de cuarentena.

En lo que toca a los centros de cuarentena, cada detalle de este tema que es de naturaleza 100 por ciento operativa debió desde un principio estar a cargo de expertos en Salud; la falta de liderazgo de la ex Ministra del ramo fue tal que desde el inicio de la crisis y hasta el 28 de marzo, cuando el Gobierno la destituyó sin brindar ninguna explicación, militares y policías decidieron más que ella. Podemos entender que se tarden en definir el protocolo, en implementarlo, en abastecerse de pruebas, pero no que se maltrate y satanice a los albergados. Y sí, la mayoría de quejas que leemos no fueron por la alimentación o el trato del personal sanitario, sino por las arbitrariedades del personal de seguridad y la falta de empatía que se alimenta contra ellos desde la quinta columna digital.

Aún comparado con este drama humano, el filón comunicacional es fundamental.

¿Los retenes? ¿Las detenciones? ¿Las filas de la gente esperando su cheque? Esos y otros conflictos nacieron de la pésima comunicación del Gobierno; de nada le sirve al Ejecutivo tener a tantos comunicadores a su servicio si cuentan con un vocero tan deficiente como el mismo presidente.

La insistencia de Bukele en ser quien se dirija a la población aún cuando el contenido es eminentemente técnico es un error de juicio; que además lo haga sin tener un guión a la mano sino páginas y páginas de apuntes hacen de esos minutos valiosos para el país una pérdida de tiempo. Y lo hacen ver mal, disperso, incluso extraviado.

Es imperativo que el círculo más extremista de sus asesores se haga a un lado, al menos mientras continúe la pandemia. O cambian de vocero -lo cual es improbable- o permiten que los miembros de su equipo que sí saben de comunicación asesoren al mandatario. No es fácil, lo sé, hay que decirle la verdad a Bukele, pero si no es ahora ¿cuándo?.

Por eso es que en esta coyuntura, no hay nada más inservible que los propagandistas.



Sources: laprensagrafica.com

Related posts

Georgina Mayo advirtió “hostigamiento” de un conductor partidario de Nacional – Tvshow – 16/12/2019

admin

Luis Carlos mata ministro | La Silla Vacía

admin

Reanudan consultas; 58 personas en lista para opinar sobre magistradas

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.