fbpx
Puerto Rico

Los hospitales de la Isla temen recibir poca asistencia del rescate federal por el coronavirus

Los hospitales de la Isla temen recibir poca asistencia del rescate federal por el coronavirus


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Washington – La Asociación de Hospitales de Puerto Rico expresó hoy preocupación de que el “rescate” federal que comienza a distribuirse, debido a la emergencia que ha provocado el coronavirus, limite tremendamente la asistencia a las instituciones hospitalarias de la Isla.

Bajo el plan de entrega de asistencia directa a los hospitales y centros de salud, no se proveen pagos directos por servicios bajo el programa Medicare Advantage, al cual está suscrito la abrumadora mayoría de los beneficios del programa Medicare en la isla.

“Son casi el 80% de los pacientes de Medicare”, dijo el presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales, Jaime Plá.

El Departamento de Salud de Estados Unidos anunció que comenzó a distribuir $30,000 millones de los $100,000 millones incluidos en la ley de estímulo económico federal Cares para asistir a los hospitales, centros de salud y médicos durante la emergencia del coronavirus.

Plá calculó que de esa primera entrega Puerto Rico puede recibir unos $34 millones. Y ha destacado que por medio de la ley Cares el gobierno federal aumentó en 20% el pago por servicios a pacientes de coronavirus.

Pero, dijo que la implementación de la ley ha dejado fuera los pagos por los servicios de la parte C de Medicare, que se refiere a los planes Medicare Advantage.

“Con casi el 80% de los pacientes de Medicare en Medicare Advantage, si no se incluyen los pacientes de la parte C, al final del camino los hospitales no tendrán acceso a ese dinero, sea cual sea el sistema. A CMS y al Departamento de Salud federal se les olvidó incluir esa fórmula”, señaló Plá, en entrevista telefónica.

Tanto la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las finanzas públicas de Puerto Rico como la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, han hecho también advertencias al gobierno federal sobre este asunto.

“Excluir los ingresos de Medicare Advantage de la definición de ‘ingresos de Medicare’ sería una enorme desventaja para hospitales y otros proveedores de cuidado médico en Puerto Rico en comparación con sus pares en el continente que se ha enfrentado a disminuciones similares en los ingresos debido a los cambios en los modelos operacionales relacionados con COVID (19)”, indicó la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, en una carta al secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar.

La comisionada González, por su parte, hizo una advertencia similar el miércoles al liderato del Congreso.

El presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico conversó con la responsable del programa Medicare Advantage en CMS, Cheri Rice, para advertir del efecto negativo en Puerto Rico. Pero, advirtió que Florida, Oregón y Pensilvania, entre otros, son estados que también pueden ser afectados adversamente.

Plá dijo que ha argumentado ante CMS que el ajuste puede hacerse a nivel administrativo y espera recibir respuesta temprano la semana próxima.

La incertidumbre ocurre en momentos en que los hospitales se enfrentan a retos financieros.

Por un lado, dijo, hacen los preparativos para enfrentarse a un potencial aumento en hospitalizaciones debido al coronavirus y por el otro han tenido que cancelar operaciones que no se consideran de emergencia.

Plá dijo que esto significa que en estos momentos los hospitales solo tienen un 28% de ocupación de sus camas.

“No hemos tenido una avalancha de casos. Ahora mismo hay cerca de 6,800 camas disponibles, y entre 600 a 700 ventiladores para atender un primer incremento de casos”, afirmó.

Esta semana, la gobernadora Wanda Vázquez Garced solicitó al Congreso mayor asistencia para evitar que el sistema de salud de Puerto Rico colapse durante la emergencia del coronavirus, pues teme que no haya camas ni respiradores suficientes cuando llegue el pico de los casos en la Isla.

Sin recursos adicionales, “el sistema de salud de nuestra isla podría colapsar debido a la presión anticipada en nuestro sistema”, indicó Vázquez Garced, de cara a un próximo proyecto de estímulo económico federal.

En su carta al liderato del Congreso, la gobernadora indicó que los hospitales en Puerto Rico tienen 1,078 ventiladores o respiradores – 575 de su propiedad y 503 que han alquilado-, de los cuales hasta el pasado día 8 tenían 297 en uso.

Eso dejaba al sistema de salud con 781 ventiladores disponibles. Con respecto a camas de unidades de intensivo, la gobernadora dijo que tienen 604, de las que no se estaban utilizando 269.

Vázquez Garced sostuvo que en Puerto Rico se pueden requerir aproximadamente “1,000 camas de unidades de intensivo (y) ventiladores”.

El presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales ha advertido, además, que aún esperan por el pago adicional en fondos de Medicaid, tras el aumento en las asignaciones que fue aprobado en diciembre pasado.

La Asociación de Hospitales calcula en $142 millones el incremento en fondos que les corresponde, pero la Administración de Seguros de Salud (ASES) ha estimado que el pago se quedará en los $48 millones.



Sources: metro.pr

Related posts

Bajo alerta el DTOP por derrumbe en el Paseo Puerta de Tierra

admin

Piloto de NASCAR es despedido tras emitir comentario racista

admin

Forever 21 se prepara para declararse en bancarrota

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.