fbpx
Puerto Rico

¿Puede una técnica de respiración mejorar el COVID-19?

¿Puede una técnica de respiración mejorar el COVID-19?


A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

Hace unos días, la escritora británica JK Rowling publicó un vídeo en su cuenta de Twitter de una técnica respiratoria para los pacientes con COVID-19 ejecutada por el doctor Sarfaraz Munshi, quien trabaja como emergenciólogo en el Queen’s Hospital, en Londres, y reclamó que su recuperación de esta enfermedad se debió a la práctica de esta técnica.

Desde que la autora de la serie de libros de Harry Potter hizo su publicación, esta ha sido compartida más de 23,000 veces y tiene más de 53,000 “likes”. Por su parte, el vídeo original del doctor Munshi ha acumulado más de 3 millones de reproducciones desde que fue colgado en YouTube, el pasado 3 de abril.

Please watch this doc from Queens Hospital explain how to relieve respiratory symptoms. For last 2 weeks I’ve had all symptoms of C19 (tho haven’t been tested) & did this on doc husband’s advice. I’m fully recovered & technique helped a lot.https://t.co/xo8AansUvc via @YouTube

— J.K. Rowling (@jk_rowling) April 6, 2020

Al ser entrevistado por la BBC, el médico explicó que tanto su padre como su madre se contagiaron con el COVID-19 y que, aunque su padre se recuperó bastante bien, su madre no y que se encontraba muy débil por estar recostada por largos períodos en el mueble. Dijo que hizo el vídeo, que ahora es viral, cuando descubrió que la técnica respiratoria, que practicaba con su madre vía FaceTime, permitía que el oxígeno llegara más fácilmente a sus pulmones.

Sin embargo, como suele suceder cuando las publicaciones en las plataformas sociales se hacen virales, mucha gente ha comenzado a practicar la técnica de respiración, aun cuando no tienen COVID-19, con la esperanza de “fortalecer” sus pulmones y prevenir la enfermedad; otros continúan compartiendo el vídeo, aunque no entienden exactamente para quién es útil la técnica y cómo hacerla para que no suponga un riesgo de contagio.

El ejercicio desmitificado

Aunque la técnica presentada por el doctor Munshi en su vídeo, que incluye respiraciones profundas y toser, se basa en el conocimiento médico, como explica el doctor Edgardo F. Cartagena, neumólogo de adultos y director médico del Hospital Menonita Caguas, “es científicamente imposible que esta técnica de respiración pueda prevenir, impedir o curar una infección de COVID-19 o de cualquier virus respiratorio, ya sea influenza, catarro común u otro”, aclara, para explicar sobre lógica detrás de la técnica recomendada.

“Esos son ejercicios respiratorios que, en general, se utilizan para para evitar el colapso de los pulmones después de una cirugía, después de recibir anestesia o después de un trauma”, detalla el neumólogo, al resaltar que los pulmones son un conjunto deun sinnúmero de bolsitas de aire -llamadas alvéolos- y que este tipo de ejercicios pueden ayudar a que los alvéolos se mantengan abiertos. Esto, agrega el médico, disminuye el riesgo de acumular líquido en los pulmones, de desarrollar pulmonía o de tener alguna otra complicación pulmonar seria como la atelectasia, que es cuando grandes porciones del pulmón colapsan.

Un ejemplo de otro ejercicio respiratorio con propósito similar es el uso del espirómetro de incentivo. Este es un dispositivo que se usa para ayudar a los pacientes a mantener los pulmones saludables después de una cirugía o cuando tienen una enfermedad pulmonar. El espirómetro permite que el usuario tome respiraciones profundas y lentas para prevenir complicaciones como la pulmonía y promover una mejor oxigenación.

Para el doctor Cartagena, afirmar que practicar alguna de estas técnicas respiratorias ayuda a curar el COVID-19 es incorrecto y peligroso, ya que tal acción puede crear un falso sentido de seguridad en las personas, aunque existe evidencia que avala que se pueden integrar en el cuidado de los pacientes como una manera de mantener la salud respiratoria.

“Estos ejercicios, tanto el de las bolitas (espirómetro) como el que se ve en el vídeo del médico inglés, mantienen los alvéolos abiertos y hay evidencia científica de que pueden disminuir las complicaciones, tanto en medio de una infección, como después de una operación o de una anestesia, pero jamás van a evitar un contagio con COVID-19, o curarlo”, enfatiza el director médico del Hospital Menonita Caguas.

Otra técnica valiosa: dormir boca abajo

El doctor Cartagena explica que, “la mayor parte de nuestros pulmones están en la espalda y al uno acostarse boca arriba, está comprimiéndolos y disminuyendo la capacidad respiratoria. Por eso es que estar bocabajo -posición conocida como prono- aumenta la capacidad respiratoria, disminuye las secreciones en los pulmones y mejora la oxigenación”, destaca el neumólogo al mencionar que esto es cierto tanto en pacientes que están afectados con COVID-19 leve (que se pueden poner ellos mismos bocabajo, sin que nadie los tenga ayudar), hasta pacientes críticamente enfermos e intubados. En estos casos, los pacientes se pueden colocar en posición prono en una unidad de cuidado intensivo que tenga la cama y el equipo especial que esto requiere, pero, no todas las unidades de cuidado intensivo en la isla cuentan con estos equipos.

¿Puede la técnica de respirar profundo y toser facilitar la propagación del coronavirus?

“Estas técnicas conllevan toser y, aunque como se ve en el vídeo, el médico se tapa la boca con su camisa, si las personas enfermas hacen lo mismo sin protegerse se pudiera dispersar el virus en las partículas de humedad y de saliva donde se encuentra”, subraya el neumólogo.

Por ello, recomienda que, al practicar esta técnica de respiración, se sigan las medidas recomendadas de protección que incluyen: estar aislado en un cuarto y usar un baño aparte; mantener la distancia a más de 6 pies de toda su gente, limpiar las superficies con desinfectante y cubrirse la boca.

“Estos son ejercicios que no te van a hacer daño. Pero no quisiera que la gente se creara un falso sentido de seguridad de que no se va a infectar o de que se va a curar”, advierte el médico, mientras resalta que practicar otras técnicas de respiración como las utilizadas en el yoga pueden ayudar a calmar y a disminuir la ansiedad y el estrés que se vive en estos días.

Para concluir, el doctor Cartagena recalca que, aunque estas técnicas ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas, evitan la acumulación de líquido dentro de los alvéolos y podrían ayudar a prevenir el colapso de los pulmones, en combinación con la posición prono, no curarán el COVID-19.

“La única manera de prevenir el contagio incluye medidas como mantenerse en las casas, guardar la distancia entre personas y usar mascarillas cuando salgan a hacer sus diligencias”, enfatiza, al señalar que la mascarilla no tiene que ser médica si no la tienes disponible, “cualquier cosa que tape la boca y la nariz es suficiente”, sugiere, finalmente.



Sources: metro.pr

Related posts

José Juan Barea registra 14 puntos en el revés de los Mavericks

admin

Alemania empieza con buena ventaja su lucha contra el coronavirus

admin

Damian Lillard enloquece a la NBA con su increíble triple para eliminar a Oklahoma City

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.