fbpx
Puerto Rico

Dudas con el proyecto de incentivos a la manufactura farmacéutica

Dudas con el proyecto de incentivos a la manufactura farmacéutica


Washington – La legislación de la comisionada residente en Washington es una primera alternativa en el Congreso –en estos momentos de emergencia del coronavirus– para atraer más manufactura farmacéutica a Puerto Rico, pero sectores industriales creen que puede ser insuficiente o haberse sometido a destiempo.

“A ‘prima facie’, no creemos que los incentivos sean suficientes para traer nueva manufactura a Puerto Rico. (La legislación) necesita trabajo. Estamos dispuestos a trabajar con ella”, indicó ayer el presidente de la Asociación de Industriales, Carlos Rodríguez, al acentuar que habrá que evaluar a fondo cómo afecta a las empresas del sector manufacturero.

La Asociación de Industriales espera presentar sus alternativas a más tardar la semana próxima.

Por su parte, el grupo Alianza Privada para el Desarrollo Económico de Puerto Rico consideró que el proyecto de la comisionada Jenniffer González promueve un debate que debe ocurrir después que Estados Unidos emita una orden para que productos de su reserva estratégica de salud se elaboren en suelo estadounidense.

“Lo primero es lograr una orden o legislación para que la manufactura crítica –como un asunto de seguridad nacional– vuelva a Estados Unidos. Eso rebota inmediatamente en Puerto Rico”, indicó Rodrigo Masses, presidente de la Alianza Privada para el Desarrollo Económico.

Tanto la Casa Blanca como el liderato del Congreso estudian presionar a favor de que Estados Unidos –tras la experiencia del coronavirus– dependa menos de la producción de activos de medicamentos que sus empresas producen en países como China e India.

La comisionada González dio a conocer el domingo un proyecto de ley que propone otorgar créditos contributivos a empresas manufactureras que se establecen en zonas afligidas económicamente, con el 35% de su población bajo los niveles federales de pobreza, lo que aplicaría probablemente a casi todo Puerto Rico.

Por medio de la legislación, se concedería un crédito federal de 50% por salarios, inversiones y compras realizadas a empresas radicadas fuera de EE.UU. y mudan a una zona pobre la manufactura farmacéutica, productos para medicamentos o equipo médico de la “reserva nacional estratégica de salud”.

Aunque la legislación no busca en su lenguaje beneficiar únicamente a Puerto Rico, será difícil encontrar otra área deprimida económicamente dentro de la jurisdicción de Estados Unidos con la experiencia de la isla en la producción farmacéutica, según los expertos.

Rodríguez sostuvo que es “astuto utilizar el mecanismo de la zonas económicas deprimidas”.

“Es una forma interesante de tratar de armonizar lo que para un grupo de políticos era importante”, dijo, por su parte, el economista José Caraballo Cueto, en referencia a la posición de los legisladores del Partido Nuevo Progresista (PNP) de rechazar propuestas para incentivar la manufactura que no fueran compatibles con el camino a la estadidad.

Masses indicó que el proyecto de la comisionada es básicamente la propuesta que impulsó, con el visto bueno de la Coalición del Sector Privado, para que el entonces speaker Paul Ryan lo insertara en la reforma contributiva federal de 2017, lo que finalmente no ocurrió.

“Es un buen proyecto, pero se tiene que tener cuidado”, indicó Masses.

Para Masses, la misma pausa que pide sobre la legislación de González debe haber con respecto a la propuesta del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá para reducir el impuesto sobre la propiedad intelectual de las empresas foráneas que se establecen en Puerto Rico o el posible proyecto del congresista republicano Chip Roy (Texas) para revivir, en el Código de Rentas Internas, un apartado que se parezca a la antigua sección 936, que eximió de contribuciones federales la repatriación de ganancias de empresas estadounidenses en la isla.

Caraballo Cueto, profesor del Recinto Universitario de Cayey de la Universidad de Puerto Rico, sostuvo que el año electoral –por el poder político de la diáspora– es el momento oportuno para presionar por un nuevo incentivo.

Indicó que se debe enlazar cualquier nuevo incentivo con el desarrollo de las empresas puertorriqueñas, la investigación y evitar “depender exclusivamente de estos incentivos para la inversión”.

“En principio, (el proyecto de González) me parece un paso en la dirección correcta. Pero, hay que diseñar esto inteligentemente”, agregó Caraballo Cueto.



Sources: metro.pr

Related posts

La CEE aún desconoce cuándo abrirán las Juntas de Inscripción Permanente

admin

Javier Báez pega el decimoséptimo jonrón de la campaña

admin

Education is not up to the challenge

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.