fbpx
Puerto Rico

Cuomo se convierte en el contrapeso a Trump

Cuomo se convierte en el contrapeso a Trump


El estado de Nueva York sigue siendo el epicentro de la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19, con más de 142,000 casos positivos y 6,268 muertes hasta el momento, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Y el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se ha convertido en una figura clave a lo largo y ancho del país.

Su presencia diaria en medios de comunicación lo ha puesto en el centro de atención nacional, y lo ha convertido en una especie de contrapeso para el presidente Donald Trump y su cuestionable manejo de la situación desde la administración federal.

“No asumo responsabilidad en absoluto”, dijo Trump a los medios frente a la falta de test de coronavirus al inicio de la emergencia en Estados Unidos. Desde la aparición del virus, el presidente ha quedado expuesto a muchas críticas por sus contradicciones y desdichos.

“Tomo toda responsabilidad; cúlpenme a mí”, dijo Cuomo en clara contrapartida a los dichos del presidente. Sus declaraciones se dieron durante el anuncio del cierre de establecimientos y la orden de que el cien por ciento de los trabajadores no esenciales cumplan sus tareas desde casa.

Además, múltiples medios estadounidenses e internacionales han destacado la labor de Cuomo frente a la emergencia de salud, siempre en contraste con el presidente y con otros gobernadores, principalmente republicanos, como el de Florida, Ron DeSantis, quien fue criticado por su tardía respuesta ante la amenaza del COVID-19.

Cuomo por momentos asoma como un fuerte crítico de Trump, pero también como un inusual aliado. Oriundos ambos de Nueva York, se han tirado dardos por Twitter al tiempo que conversan por teléfono tarde en la noche.

“Acabo de tener una buena teleconferencia con los gobernadores de la nación. Todo salió muy bien. Cuomo, de Nueva York, tiene que hacer más” de lo que está haciendo, dijo Trump en un tuit a finales de marzo.

Poco después, llegó la respuesta de Cuomo: “¿Yo tengo que hacer más? No. ¡USTED es el que tiene que hacer algo! Se supone que usted es el presidente”.

Ambos hablaron varias veces en los días subsiguientes y Cuomo expresó su gratitud por la receptividad de Trump al tiempo que exigía al gobierno nacional que hiciese más.

“Creo que el gobierno federal finalmente comprendió lo que está pasando y se puso las pilas”, dijo Cuomo en una entrevista televisiva. “Le dije al presidente: Muévete, ayuda a mi estado, ayuda a mi gente, ayuda al país, y yo te extenderé la mano y seré tu socio un 100% porque en estos momentos hay que mandar al diablo la política”.

Horas después, Trump declaró en una conferencia de prensa que “Andrew Cuomo está siendo muy, muy generoso, diciendo cosas buenas de nosotros”.

Sin embargo, las polémicas entre ambos líderes han continuado desde entonces.

A continuación, presentamos otras situaciones en que Cuomo se ha enfrentado a Trump sobre el manejo de la emergencia por el coronavirus:

Cuarentena

A finales de marzo, Trump dijo a los reporteros en la Casa Blanca que sopesaba la idea de una cuarentena para evitar que la población en el área de tres estados realice viajes en un corto plazo. Sin embargo, unos días después, tuiteó que había decidido inclinarse por una advertencia sobre los desplazamientos.

La advertencia instaba a los residentes en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut a evitar todo viaje no esencial, de forma inmediata y durante dos semanas.

El gobierno federal tiene la autoridad de tomar medidas para evitar la propagación de enfermedades contagiosas entre los estados, pero no queda claro si eso significa que Trump puede ordenar a la gente no salir de los límites estatales.

Trump mencionó las peticiones del gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano abiertamente partidario de Trump y quien, ante la llegada de neoyorquinos a su estado en medio de la pandemia, les ha ordenado aislarse a su arribo por 14 días.

El presidente aseguró haber hablado con Cuomo, pero el gobernador demócrata señaló que no habían abordado el tema de una cuarentena cuando conversaron.

El gobernador dijo que aislar a los estados supondría “una declaración federal de guerra” y alegó que sería ilegal, catastrófico en el plano económico, “absurdo” y cortoplacista dado que otras partes del país también tienen casos.

“Si empiezas a acordonar zonas en todo el país, sería totalmente delirante, contraproducente, antiestadounidenses, antisocial”, dijo Cuomo a CNN.

Aislar la capital financiera del país, añadió el gobernador, golpearía el mercado bursátil y “paralizaría la economía” en un momento en el que Trump indicó estar deseando reconducirla.

“Por qué querrías crear un caos total además de una pandemia, no tengo ni idea”, dijo Cuomo.

“Sería un caos y un tumulto”, aseguró el demócrata Cuomo.

Suministros

La escasez de suministros médicos está generando a una creciente competencia dentro de Estados Unidos y entre los países, en lo que una política francesa calificó de “búsqueda del tesoro mundial”.

El gobernador de Nueva York prometió confiscar los respiradores no utilizados en hospitales privados y empresas, mientras que el presidente Trump dijo que estaba evitando la exportación de mascarillas N95 y guantes quirúrgicos, una medida que calificó de necesaria para asegurar el abastecimiento del país.

Cuomo anunció el pasado sábado que China ha facilitado el envío de 1,000 ventiladores donados a su estado, lo que pone de relieve las acciones extremas a las que se ven obligadas a recurrir las autoridades de todo el mundo en una situación que se ha convertido en una feroz disputa para conseguir, cada quien por su cuenta, suficientes dispositivos para salvar vidas durante la pandemia.

En una muestra de la desorganizada respuesta frente a la crisis global, Cuomo elogió al gobierno chino por ayudar a garantizar el envío de los respiradores artificiales, al tiempo de reconocer que las existencias de suministros médicos del gobierno estadounidense podrían escasear de manera drástica.

“Todos estamos en la misma batalla aquí”, señaló Cuomo, quien subrayó que el estado de Oregon ofreció enviar 140 respiradores a Nueva York. “Y la batalla está conteniendo la propagación del virus”.

La premura para conseguir suministros ha generado una intensa disputa entre los estados y Washington en un momento en que la nación enfrenta una de sus más graves emergencias. Los ejecutivos estatales como Cuomo se han visto obligados a abandonar los canales ordinarios y trabajar con gobiernos de otros países y compañías privadas.

Trump dijo que los estados están inflando sus solicitudes de materiales médicos cuando no los necesitan y dejó entrever que él intervino en el envío de los respiradores que llegarían de China a Nueva York. Trump también señaló que le gustaría escuchar un “gracias” más contundente de Cuomo por proveer los suministros médicos y contribuir a aumentar la capacidad de atención en los hospitales.

“Hemos dado al gobernador de Nueva York más que lo que cualquiera haya recibido en mucho tiempo”, expresó Trump en una conferencia de prensa en Washington.

La semana pasada, en su rueda de prensa diaria, Cuomo recordó que todos los hospitales y redes sanitarias públicas y privadas de la región que gobierna trabajaban ahora de manera conjunta, para repartir suministros y recursos y enviar enfermos de unos centros a otros para aliviar la presión en las zonas más afectadas, y pidió a las autoridades federales que hicieran lo mismo a nivel nacional.

“Todo el mundo habla de las reservas (médicas) del gobierno federal, pero no hay suficiente en las reservas federales para ayudar a Nueva York y a Illinois y Texas, y Florida y California… Simplemente no es una opción. La única opción que veo es un despliegue nacional -todo el mundo dice que estamos en tiempos de guerra, estamos en guerra y el virus es el enemigo-”, dijo Cuomo.

La combinación de escasez de provisiones y una alta demanda ha obligado a muchos estados a acudir al mercado abierto, donde están ofertando por respiradores de fabricantes privados. Su competencia en ese proceso de oferta no solo son los otros estados, sino el mismo gobierno federal.

“Es como estar en eBay con otros 50 estados en busca de un respirador”, manifestó Cuomo, quien exhortó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) a intervenir y fungir como un solo comprador de esta maquinaria crucial.

La lenta distribución de los respiradores pone en evidencia la manera en que la creciente burocracia del gobierno federal ha causado estragos en la respuesta nacional contra la propagación del virus. La demanda de equipo médico supera por mucho a la oferta actual, y las reservas existentes no son suficientes para las zonas más devastadas. Eso merma la sensación de confianza que proyecta el presidente Trump en sus sesiones informativas diarias.

“No creo que el gobierno federal esté en una situación en la que pueda proveer respiradores al grado en que la nación los podría necesitar”, indicó Cuomo.

Economía vs. vidas

El contraste no podría ser más marcado. Cuomo dijo que, si las costosas medidas para contener al coronavirus salvan una vida, bien podrían valer la pena. El presidente Trump opina diferente: los costos de estancar la economía superan los beneficios y les recordó a los estadounidenses, a finales de marzo, que 35,000 personas mueren al año por influenza estacional.

Aunque puede parecer burdo, el gobierno federal en realidad ha elaborado extensos cálculos al imponer las regulaciones, llamados “el valor de una vida estadística”, que ponen un precio a la vida humana. Esa fórmula se ha aplicado para considerar si se necesitan cinturones de seguridad, bolsas de aire o regulaciones ambientales, pero nunca en un extenso contexto de salud pública.

La respuesta a esa pregunta ha ganado urgencia dado que, en múltiples ocasiones, Trump se ha aferrado a la noción de que la cura para la pandemia no debería ser peor que la enfermedad y argumenta que “más personas van a morir si permitimos que esto continúe” y la economía permanece estancada.

Los críticos dicen que le presenta al país una opción falsa en un momento en que las muertes e infecciones por el virus aumentan.

“No aceptaremos una premisa de que la vida humana es desechable”, dijo Cuomo, cuyo estado ha tenido muchas más infecciones y muertes por COVID-19 que cualquier otro estado. “Y no pondremos un signo de dólares a la vida humana”.

Neoyorquinos apoyan gestión de Cuomo

Un 87 por ciento de los residentes del estado de Nueva York aprueba la forma en que el gobernador Andrew Cuomo está enfrentando la crisis del coronavirus, según una encuesta de la Universidad Siena realizada a finales de marzo.

Los resultados de la encuesta indica además que en el área metropolitana de la Gran Manzana, epicentro de la pandemia en el estado y en todo el país, un 82 por ciento aprueba su trabajo, en que ha tenido que tomar decisiones drásticas como ordenar el cierre de negocios no esenciales y que la mayoría de la personas trabajen desde casa para evitar la propagación del virus.

También le han visto enfrentado al presidente Trump, exigiendo equipo médico, fondos y respaldo del gobierno federal para ampliar la respuesta en la batalla contra el virus.

Solo un 13 por ciento desaprueba sus acciones en la zona metropolitana, donde la respuesta al COVID-19 del alcalde Bill de Blasio recibe el respaldo del 61 por ciento, en comparación con el 31 por ciento que no lo hizo, señala por su parte The New York Post.

“En medio de esta pandemia global, los neoyorquinos aprueban el manejo del gobernador Cuomo de la pandemia de coronavirus con un apoyo casi universal”, destacó el director de encuestas de la Universidad Siena, Steven Greenberg.

“Al menos el 85 por ciento de los votantes de todas las regiones aprueban su manejo de la crisis, al igual que el 95 por ciento de demócratas, el 87 por ciento de los independientes e incluso 70 por ciento de los republicanos”, agregó.



Sources: metro.pr

Related posts

Anthony Davis se lesiona un pulgar en juego de exhibición en China

admin

Evalúan medidas más estrictas para las fianzas

admin

Aumentan los casos de la enfermedad respiratoria viral en China

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.