fbpx
Puerto Rico

El temor a resultar contagiados con COVID-19 vacía los hospitales

El temor a resultar contagiados con COVID-19 vacía los hospitales


El miedo a resultar contagiados con COVID-19 ha sido la principal -pero no la única- razón por la que ha disminuido drásticamente la cantidad de personas que buscan asistencia médica en los hospitales.

Además del temor a contraer el nuevo coronavirus, varios médicos consultados por El Nuevo Día señalaron ayer como otros posibles factores el toque de queda y las restricciones impuestas hace poco más de dos semanas por la gobernadora Wanda Vázquez Garced para intentar contener la propagación de la enfermedad.

La ocupación hospitalaria del país esta semana ronda el 38%, según datos provistos por Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales.

“Estamos asustados (al contagio de COVID-19). Eso pasó también con los temblores, que la gente no quería estar en edificios o estructuras. La gente le tiene mucho temor al contagio”, manifestó Plá.

Advirtió, no obstante, que los hospitales tienen espacio para atender a pacientes de otras condiciones “sin riesgo de contagio”.

Josué Quintero Barroso, presidente de la Asociación de Ambulancias Puertorriqueñas, coincidió en que, por miedo a contagiarse con COVID-19, muchas personas con otras condiciones o síntomas temen buscar servicios médicos, lo que pone en riesgo su salud.

“La ciudadanía ha malinterpretado esto de no ir a sala de emergencia, y estamos teniendo los viejitos en las casas, con condiciones que no tienen que ver con COVID-19, que no quieren ir a sala de emergencia con este miedo. Algunos miembros de nuestra asociación han reportado muertes referente a eso, como dolores de pecho o fallo cardíaco”, precisó.

Quintero Barroso agregó que miembros de la Asociación de Ambulancias Puertorriqueñas le han notificado de, al menos, tres casos de este tipo en el área metropolitana y otros dos en otras regiones.

“La gente prefiere quedarse en sus casas y están poniendo en riesgo la salud. Eso es lo más que nos preocupa ahora mismo”, sostuvo.

La situación es de tal magnitud que hasta han disminuido los accidentes y traumas que suelen llegar al Centro Médico, en Río Piedras, el único hospital de nivel supraterciario en el país.

“Es que un 25% de las razones que llevan a los pacientes a los hospitales no son emergencias”, comentó el doctor Charlie Gómez, director de la Sala de Emergencias de Centro Médico.

De acuerdo con Gómez, saber que hay personas contagiadas, pero sin síntomas notables del virus también ha limitado la cantidad de personas que se aventuran a salir de sus hogares para acudir a una sala de emergencia sin una verdadera necesidad médica por miedo a contagiarse en una sala de espera.

“Aquí, recibimos (personas con) tiros, puñaladas y algunos casos de COVID-19 también, pero los traumas, los accidentes, los robos y los asaltos usualmente ocurren en su mayoría en horas de la noche. Con el ‘lockdown’ (toque de queda), que ahora es a las 7:00 p.m., todo eso ha bajado”, resaltó.

Para el doctor Raymond Sepúlveda, director médico del Hospital HIMA San Pablo, en Cupey, las campañas educativas sobre el COVID-19 también han ayudado a concienciar para que las personas que no tengan una emergencia real o presenten complicaciones críticas asociadas con el virus eviten ir a un hospital.

“La gente también ha entendido que no se le va a hacer la prueba (diagnóstica de COVID-19) de inicio porque la verdad es que no tenemos todas las pruebas que dijeron (en los hospitales)”, apuntó.

Resaltó que la baja ocupación en los hospitales también obedece a la decisión que han tomado prácticamente todas las instituciones hospitalarias de cancelar todas las cirugías y procedimientos electivos hasta nuevo aviso.

“También hay pocos pacientes de úlceras porque, como han bajado los procedimientos y las admisiones (hospitalarias), no (las desarrollan y no) hay necesidad de curarlas”, comentó Sepúlveda.

Mientras tanto, la doctora Ángeles Rodríguez, directora de Control de Infecciones del Hospital del Maestro, sostuvo que todavía, en Puerto Rico, está “empezando la curva” de contagio de COVID-19.

El informe diario que publica el Departamento de Salud indicó que, hasta ayer en la mañana, los casos positivos de COVID-19 sumaban 316, y se habían reportado 12 muertes.

“La gente o no tiene síntomas (de COVID-19) o muy leves. Creo que eventualmente van a llegar más casos, mientras tanto, esta es la oportunidad de reclutar técnicos y epidemiólogos de campo, gente que ha quedado cesanteada (de los hospitales) y ya esté entrenada (en el campo de la epidemiología) para salir a la calle y rastrear los casos”, dijo la ex epidemióloga del Estado.

Rodríguez coincidió en que, mientras la curva de contagio no suba exponencialmente, como podría ocurrir a base del comportamiento de esta enfermedad en otros países, solo deben acudir a los hospitales personas con necesidades agudas de salud.

“Es malo (la baja de pacientes) para los hospitales, que están pasando una situación (económica) crítica, pero esto va a subir”, anticipó.

Fondos disponibles

Edward Zayas, portavoz de la Junta de Supervisión Fiscal, le informó a este diario que en la actualidad hay $30 millones disponibles para todos los hospitales del sistema público para la compra de equipo y materiales.

“Es importante notar que los fondos son para cubrir necesidades no relacionadas con el virus, puesto que, paraesos fines, se han designado fondos federales. Además, la Junta de Supervisión había puesto disponible $160 millones del Fondo de Emergencia”, indicó.

La Resolución Conjunta de la Cámara 666, presentada el 31 de marzo, establece que, entre las asignaciones bajo la custodia de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, hay $30 millones disponibles para los hospitales. Esa medida, que también discute la posibilidad de otorgar incentivos a personal de enfermería, tecnólogos médicos, farmacéuticos, médicos residentes y de salud correccional, entre otros empleados de salud, ya fue aprobada en la Cámara de Representantes, y se espera que sea discutida en la sesión del Senado el lunes.

Jorge Galva, director de la Administración de Seguros de Salud (ASES), también ha informado que hacen gestiones para la autorización de $180 millones en fondos de emergencia del programa federal Medicaid para restablecer el personal hospitalario cesanteado por la baja en la ocupación hospitalaria.



Sources: metro.pr

Related posts

Madre de Áurea Vázquez Rijos: “Para mí, mis hijas son inocentes”

admin

Edwin Ríos impulsa dos carreras en la victoria de los Dodgers sobre los Mets

admin

Kevin Spacey se defiende en un video de las imputaciones de abuso en su contra

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.