fbpx
Puerto Rico

El Departamento de la Familia recibe más denuncias por maltratos hacia adultos mayores

El Departamento de la Familia recibe más denuncias por maltratos hacia adultos mayores


Desde que comenzó el periodo de cuarentena decretado por el gobierno, son más las denuncias que ha recibido el Departamento de la Familia por maltrato hacia adultos mayores o personas con diversidad funcional que por maltrato de menores, lo que representa un cambio en los casos que atiende la agencia.

Entre el 15 y 30 de marzo, el Departamento de la Familia recibió 331 denuncias de maltrato hacia personas de la tercera edad o con diversidad funcional, mientras que, en ese período para el 2019, recibieron 432 referidos por maltrato a adultos mayores.

En cambio, durante las primeras dos semanas de la cuarentena decretada a raíz del COVID-19, la línea de emergencia ha recibido 308 referidos por maltrato a menores, lo que representa una merma respecto al año pasado, cuando se realizaron 773 denuncias en ese mismo plazo.

“Están en aumento los referidos a los viejitos, y eso se lo puedo certificar. Estamos rastreando cada una de esas situaciones. La mayor cantidad de intervenciones va dirigida a los adultos mayores”, confirmó Glenda Gerena, subadministradora de la Administración de Familias y Niños (ADFAN).

La denuncia constante entre la población de adultos mayores es el abandono, ya sea porque no tiene familiares en la isla o porque aquellos que sí están cerca no se hacen cargo de su cuidado. “Esa es la problemática. En ocasiones, los dejan solos en los hospitales”, apuntó Gerena.

Sin embargo, el director de la Red de Derechos de la Niñez y Juventud, Marcos Santana Andújar, advirtió que esas cifras no necesariamente reflejan la realidad que atraviesan muchos pequeños durante este tiempo de confinamiento.

“La única manera de levantar alerta de maltrato sobre el país es una llamada telefónica”, dijo, al resaltar que lugares como las escuelas, los centros de cuido y otros espacios donde podrían quedar expuestos este tipo de actos están cerrados.

Gerena coincidió con esa apreciación, aunque prefirió no abundar sobre los factores que pudieran estar provocando una merma en las llamadas a la línea de emergencia. “(Las denuncias) están más controladas, pero no quiere decir que no están ocurriendo. No significa que el maltrato dejó de existir”, subrayó.

Sobre los menores de edad, Gerena dijo que la mayoría de los casos que han recibido en este período responden a incidentes de violencia de género cometidos en presencia de ellos.

Explicó que, ante la amenaza del COVID-19, la prioridad son los referidos que reflejen un “peligro presente”, una amenaza activa o aquellos clasificados como “peligro inminente”, lo que quiere decir que la situación no está ocurriendo, pero hay un riesgo presente.

Santana Andújar sostuvo que el impacto real en las estadísticas podría reflejarse a finales de año, tal como ocurrió tras el paso de los huracanes Irma y María, en 2017. Recordó que, ese año, Familia recibió 16,000 referidos de maltrato infantil.

“Hay evidencia para afirmar que los casos de maltrato infantil se disparan durante situaciones de emergencia porque colocan en riesgo a niños y niñas que ya están en situaciones de vulnerabilidad”, sostuvo Santana Andújar.

Alertó que, en momentos de incertidumbre económica y social como los que atraviesa el país, aumentan los estresores y se presentan, incluso, en familias que tradicionalmente no tienen problemas de maltrato. “La alteración de la rutina eleva los estresores… Es un momento vulnerable para los niños y niñas que sufren de abuso, con el agravante de que en esta situación no hay opciones de apoyo”, sentenció.

Zoraida Vega, directora ejecutiva de Esperanza para la Vejez, dijo que la situación que viven las personas de la tercera edad es alarmante, ya que también sufren la ansiedad e incertidumbre que provoca ser identificados como uno de los grupos más susceptibles a los contagios por COVID-19. Ese temor, agregó, los lleva a evitar las salidas del hogar para tareas esenciales y, por ende, terminan careciendo de alimentos y cuidados de salud. “Están desesperados porque quieren salir, sus hijos no los llaman o no los visitan por las situaciones que sean”, dijo.

Estimó que, según transcurran las semanas y crezca la posibilidad de extender el toque de queda, la situación podría agravarse, ya que podrían verse limitados económicamente.

“Hay muchos viejos que, desafortunadamente, los familiares se han ido y han quedado al descubierto porque no tienen quién los apoye. Pero también hay otros familiares comprometidos y se aseguran que sus papás estén en un lugar”, puntualizó.



Sources: metro.pr

Related posts

Reclamarán mañana al Congreso medidas de crecimiento económico

admin

Países de eurozona acuerdan apoyos por medio billón de euros

admin

Audi estrenará su primer auto creado para una película animada

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.