fbpx
Puerto Rico

¿Quién es Mabel Cabeza, la polémica exfuncionaria del Departamento de Salud?

¿Quién es Mabel Cabeza, la polémica exfuncionaria del Departamento de Salud?


Los últimos dos secretarios que ha tenido el Departamento de Salud –Concepción Quiñones, en carácter interino, del 13 al 26 de marzo, y Lorenzo González, confirmado el sábado por el Senado– llegaron al puesto en medio de la peor pandemia que han enfrentado Puerto Rico, y el mundo, en los últimos 100 años.

La primera gestión de ambos, sin embargo, no tuvo nada que ver con el coronavirus. Como primera tarea, los dos tuvieron que lidiar con el tema Mabel Cabeza, la mano derecha del exsecretario Rafael Rodríguez Mercado, calificada como “indispensable” por La Fortaleza, según fuentes, y, hoy, despedida y objeto de múltiples investigaciones.

Quiñones quiso despedirla, reveló este fin de semana, pero desde La Fortaleza le dijeron que era “indispensable” y no se lo permitieron. Terminó en destaque en la misma Fortaleza, encargada de ser el enlace de Salud con el equipo de médicos que asesora a la gobernadora Wanda Vázquez en coronavirus. Desde ese puesto, seguía mandando comoquiera en Salud, dijo Quiñones, lo que propició que la exsecretaria de la agencia, una veterana empleada pública, terminara renunciando entre explosiones.

González, por su parte, citó a Cabeza el lunes temprano a su oficina en Salud, según fuentes. Quería despedirla temprano, salir de ese problema antes de empezar a trabajar. La mujer no llegó a la cita. González entonces hizo público el despido.

¿Quién es esta persona, que hizo a dos secretarios de Salud ponerle el ojo incluso antes que al mismísimo coronavirus? ¿Por qué, a pesar de que hace tiempo se sabe que algunas de sus actuaciones son investigadas, seguía contando con la protección de Fortaleza?

¿Cómo es que sobrevivió luego de la caída de Ricardo Rosselló y la supuesta desaparición del panorama público del cabildero Elías Sánchez Sifonte, quien es señalado por múltiples fuentes como la figura que la ubicó en Salud?

Fuentes con larga trayectoria en el Partido Nuevo Progresista (PNP) informan que Cabeza, de quien se dice que tiene preparación en mercadeo, no en salud, sostiene que nunca la conocieron como militante de ese partido.

Cómo llegó al panorama

Cuando por primera vez se le vio, fue en la campaña de Ricardo Rosselló. Llegó, dicen las fuentes, de la mano de la esposa de Sánchez Sifonte, Valerie Rodríguez Erazo, y de Marisol Blasco, hoy una de las más cercanas ayudantes dela gobernadora Wanda Vázquez.

El vínculo de Blasco y Rodríguez Erazo se remonta a los tiempos en que ambas trabajaban en la Procuraduría de las Mujeres, cuando Vázquez dirigía esa agencia. Blasco era ayudante especial de Vázquez y Rodríguez Erazo, asesora legal. A través de su amistad con Rodríguez Erazo, Cabeza empezó a relacionarse también con Sánchez Sifonte, quien dirigió la campaña que llevó a la gobernación a Rosselló y virtualmente diseñó el gabinete que empezó el cuatrienio en enero de 2017.

Varias fuentes sostienen que Sánchez Sifonte, quien junto a otros de los colaboradores más estrechos de Rosselló (básicamente los que aparecían en el controversial chat que le costó el puesto al exgobernante) colocó personas de su confianza y que le respondían a él en las agencias más importantes, incluyendo, en no pocos casos, los jefes mismos.

En el caso de Salud, ser su persona de confianza recayó en Cabeza, quien fue designada la principal ayudante de Rodríguez Mercado a pesar de que su formación era en mercadeo y no en salud.

“No tenía destrezas administrativas. No era líder. No conocía de salud pública, nada de salud en general”, dijo Japhet Rivera, un exdirector del Hospital de Veteranos en San Juan que fue secretario Auxiliar de Planificación, Desarrollo y Asuntos Federales de Salud desde enero de 2017 hasta octubre de 2018, en una entrevista ayer en la emisora Radio Isla.

Cabeza no respondió ayer a una petición de entrevista de El Nuevo Día. Según las fuentes, la exfuncionaria básicamente corría Salud mientras Rodríguez Mercado se dedicaba a las relaciones de la agencia en Washington y a seguir ejerciendo su profesión de neurocirujano. Las actuaciones de la ayudante causaron múltiples problemas.

Fuentes le atribuyen la desastrosa respuesta de la agencia al huracán María. Diseñó un método de revisión de contratos que no funcionó, explicaron los entrevistados. Rompió relaciones con contratistas históricos de la agencia. Impulsó contrataciones que son investigadas ahora por el Departamento de Justicia, por la Cámara de Representantes, por la Oficina de Ética Gubernamental, por el Departamento de Salud y Recursos Humanos de Estados Unidos y hasta por el FBI, que ha interrogado a varios empleados de la agencia. Rivera confirmó ayer a Radio Isla que él también fue interrogado por el FBI.

El nuevo secretario, González, quien estuvo al mando de esa agencia durante el gobierno de Luis Fortuño, tiene contactos allí y sabía de estas cosas. Desde que fue nombrado tenía la intención de despedir a Cabeza, a pesar de que esta todavía cuenta con apoyos en La Fortaleza. Ayer, González tramitaba más despidos de personas cercanas a la exayudante.

Queda en el aire la pregunta de quién en Fortaleza dijo a Quiñones que Cabeza era indispensable. Pero se sabe que tiene relaciones muy cercanas con Blasco y con la subsecretaria de laGobernación, Lillian Sánchez, aunque la relación con esta última es reciente, según las fuentes.

En todo caso, el que una persona con un bagaje tan pesado haya contado con defensas tan enfáticas desde la sede del Ejecutivo puertorriqueño preocupaba ayer a más de uno. “Me preocupa a mí y nos debe preocupar a todos en Puerto Rico”, dijo el representante Gabriel Rodríguez Aguiló.



Sources: metro.pr

Related posts

¿Por qué la NASA lanzará una nave espacial para que impacte contra un asteroide?

admin

Edgar Berlanga con dinamita en sus puños

admin

Trump a demócratas de tez morena: Váyanse del país

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.