Puerto Rico

Alta tensión en los hospitales por falta de equipo de protección para personal médico y de enfermería

Alta tensión en los hospitales por falta de equipo de protección para personal médico y de enfermería


En los hospitales de este país con tan alta prevalencia de condiciones respiratorias, no falta nunca quien llegue diciendo que le falta el aire. Pero, en estos días, cuando las puertas de las salas de emergencia se abren de par en par y aparece alguien diciendo que tiene problemas para respirar, tensiones se disparan, pulsos se aceleran, miedos se sacuden y alarmas, literales y figurativas, suenan.

“Hay tensión cada vez que viene un paciente así. Tenemos miedo porque no tenemos el equipo de protección que necesitamos”, dijo una enfermera de un hospital privado de Bayamón, que prefirió que no se le identifique.

La mujer, quien tiene niños pequeños, no puede dejar colgada la tensión en el armario del hospital cuando termina su turno. “Cuando llego a casa, tengo que quitarme la ropa afuera y entrar por la marquesina. Mis bebés no me pueden tocar hasta que me bañe. Yo tengo que proteger a mi familia”, relató.

El coronavirus COVID-19, que ha matado ya a más de 10,000 personas a nivel global, tiene en alta tensión a prácticamente toda la humanidad. En el caso de Puerto Rico, donde recién se cumple una semana de aislamiento impuesto por las autoridades -que aseguran que solo hay 23 casos positivos hasta el momento-, el estrés no es menos que en otros lugares.

Pero, en ningún sitio, ni aquí ni afuera, hay tanto miedo como en las salas de emergencia de los hospitales, a donde se supone que la gente vaya cuando realmente no tiene más opción y donde, en estos días, cualquiera puede, sin saberlo, estar sentado al lado de alguien que está esperando que le digan si es sospechoso de padecer del temible COVID-19.

Además de los protocolos poco claros de parte de las autoridades para el manejo de los casos de coronavirus, y de personas que no han entendido que si sospechan que tienen esta enfermedad deben avisar al hospital antes de llegar, las instituciones hospitalarias batallan, no solo contra la posibilidad de que les caiga un contagiado sin avisar, sino con posible escasez de materiales esenciales para proteger a sus propios trabajadores.

“La realidad es que, en este momento, hay materiales en los hospitales. Pero van a escasear en algún momento. Los hospitales están tratando de manejar eso”, dijo Jaime Plá, presidente de la Asociación de Hospitales.

La escasez de materiales, la ausencia de carpas externas en la mayoría de los hospitales y la insistencia de algunos pacientes en llegar sin avisar de antemano pone en riesgo tanto a otras personas que estén en las salas de emergencia, como al personal médico y de enfermería.

Cuando una persona llega sin avisar, mientras espera la entrevista inicial de evaluación, está en la sala de espera junto a otras personas.

“Estamospidiendo al Departamento de Salud, a los médicos y al público que si tiene esos síntomas que nos avisen que van a ir al hospital para que no se junten con todos los demás. Si llega indiscriminadamente es muy difícil saber quién llegó”, sostuvo Plá, quien dijo que tampoco hay suficientes carpas en Puerto Rico de las que se necesitan para atender a los posibles casos de coronavirus fuera de las estructuras de los hospitales.

Gerson Guzmán, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), que representa a unos 6,000 empleados en hospitales públicos y privados, dijo que las instituciones están limitando el acceso a los materiales de protección como mascarillas, guantes y batas, por temor a que se les acaben y no puedan conseguir más.

Eso pone en riesgo de contagio a los trabajadores de la salud, en momentos en que en otros lugares abundan ya la historias de médicos y enfermeros contagiados mientras atendían pacientes.

“Han controlado de sobremanera los materiales de protección, a nivel de que ponen en riesgo la salud de sus trabajadores”, dijo Guzmán, quien, además de varios hospitales públicos y privados, representa empleados en todas las unidades del Centro Médico de Río Piedras y en el Hospital Universitario Dr. Ramón Ruiz Arnau (HURRA), también conocido como el Regional de Bayamón, que es donde el gobierno anunció que internará los casos más críticos de coronavirus.

“Tirando gente a los leones”

“Estos trabajadores tienen un compromiso enorme con el servicio público y aun en condiciones inseguras han operado. Ellos tienen la mejor disposición. Pero eso requiere que los patronos cumplan con su parte de proveer, por lo menos, los materiales básicos”, señaló Guzmán.

Una doctora que también trabaja en el hospital privado de Bayamón, y que también prefirió hablar bajo condición de que no se revele su identidad, dijo que ella tiene condiciones respiratorias y pudo proveerse sus propios materiales de protección. Pero dice que ha visto cómo sus compañeras enfermeras han atendido a pacientes con síntomas de coronavirus sin los materiales adecuados.

“Yo me protejo. Tengo mi máscara. Pero entre las enfermeras hay unas que han sido pacientes de cáncer. Hay una que tiene lupus. Son personas que tienen su inmunidad comprometida. Están haciendo su trabajo porque les gusta y porque lo necesitan. Pero necesitan que se les proteja”, dijo la doctora.

“Con tanto caos que ha habido por atthí, tienen que haber habido exposiciones al coronavirus. Aquí, estamos viendo problemas respiratorios todos los días. No se le está dando a esto la importancia que tiene. Siguen haciendo la bendita pregunta de si la gente ha viajado. Están tirando la gente a los leones”, sostuvo la doctora.



Sources: metro.pr

Related posts

Prince Royce venderá mascarillas a beneficio de los niños de El Bronx

admin

Los Cubs contratan al taponero Craig Kimbrel

admin

Piden se evalúe liberar millones de mosquitos estériles para controlar la población del insecto portador del dengue

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.