fbpx
Puerto Rico

La pausa del Baloncesto Superior Nacional golpeará el bolsillo de los jugadores

La pausa del Baloncesto Superior Nacional golpeará el bolsillo de los jugadores


Los apoderados del Baloncesto Superior Nacional (BSN) no temen que sus pérdidas económicas —debido a la pausa del torneo ante la emergencia del coronavirus (COVID-19) en Puerto Rico— sean mayores, si la suspensión no se extiende más allá del 31 de marzo.

La mayor preocupación, sin embargo, es con la mayoría de los jugadores nativos, que dependen únicamente de este salario para el sustento personal y familiar.

“Pienso que el simple hecho de los cambios económicos hechos el año pasado, de bajar la nómina a $40,000, hizo una liga más estable. Se vio con las reclamaciones mínimas de pagos. Pienso que el que no recesara ninguna franquicia y que entrara una nueva (los Mets de Guaynabo), daba una sensación de que estábamos algo más estables. Esta situación que está pasando ahora se tomó a tiempo y creo que no habrá un impacto en ese punto de vista”, opinó Gerardo Misla, apoderado de los Leones de Ponce, tras la reunión del jueves en la que se determinó pausar el torneo.

“Pero sí, es un golpe grande, seguro, para los jugadores. Para ellos es el golpe grande. Para los dueños sí lo es por las inversiones hechas y se empezó a pagar desde enero porque los jugadores estaban temprano. Es un golpe a las costillas. Hay que ver cómo los jugadores se comportan desde esta pausa y cómo los afecta a ellos y a sus familias. Te diría que el 90 por ciento depende de este sustento. Somos quizás el único patrono que está obligado, por el bien de Puerto Rico, a tomar esa decisión, pero, claramente, hay unas personas que se están sacrificando”, agregó.

Según Ricardo Carillo, presidente de la Asociación de Jugadores, debido a que la pausa se debe a una fuerza mayor, en términos de estricto derecho, las obligaciones de los apoderados con los jugadores ceden. “Si el contrato está garantizado, el apoderado está obligado a cumplir sin importar lo que ocurra. Si eso se hizo, pues es otra cosa. Pero, en términos de estricto derecho, como se trata de una fuerza mayor, claramente impide a que el apoderado cumpla con la obligación contractual”, indicó Carrillo.

La temporada del BSN comenzó el pasado 28 de febrero. La paga de los 21 partidos jugados hasta la fecha debe ser honrada por los equipos.

Sobre los refuerzos, Pedro Ortiz, apoderado de los Atléticos de San Germán, informó que los estadounidenses Paris Bass y Cory Jefferson ya fueron enviados a sus hogares. “Los enviamos a Estados Unidos porque es lo más fácil para que estén con sus familias. Una vez se reanude la liga, se llaman de vuelta. El contrato es bastante flexible y ellos no son de aquí, no tienen familias. Ahora, tenemos que sentarnos ahora con los muchachos para ver qué corresponde con las nóminas”, declaró.

El coapoderado de los Santeros de Aguada, Joel López, indicó que los pagos a sus importados Joseph Jones y Chane Behanan se hacen día a día. “Hay que enviarlos a sus respectivos hogares a menos que se llegue a un acuerdo distinto con ellos. Pero entendemos que hay que entregar apartamentos y carros. Todo queda congelado hasta el momento”.

Durante la pausa del torneo, el presidente del BSN, Ricardo Dalmau, evaluará las pérdidas económicas que ocurran durante el mes de marzo. “Totalmente (las pérdidas van a ser significativas). Pero es otra parte que vamos a estar evaluando, el cálculo total de los daños para ver cómo podemos mitigar y buscar la forma de que los daños no sean tan grandes de lo que pudiera ser”, dijo Dalmau.



Sources: metro.pr

Related posts

Los Cangrejeros detienen aspiraciones de los Criollos a un tercer campeonato

admin

Arranca el Centrobasket Sub-17 femenino en el Clemente

admin

El juez y esposo de Wanda Vázquez intervino con agente que investigó caso de su hija

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.