fbpx
Argentina países

Cambiar el destino que ya parece escrito

Nos espera un futuro retro - 21/10/2019


Uno no sólo es lo que es sino lo que otros creen que es. Parece un juego de palabras, pero no: la opinión y la mirada del entorno nos condiciona. El chico revoltoso siente que si se queda quieto no cumple su physique du role. El hombre que hace asado no puede decir que mejor, por esta vez, traigan unos sandwiches. El macho alfa de un grupo difícilmente abra el juego y pregunte: “¿Ustedes qué opinan?”. Y así. Hay una pulsión por cumplir lo que se espera.

A mí me pasó con la carrera de Periodismo. Vengo de una familia en la que el estudio universitario parecía un destino, no una opción. Iba a graduarme porque era lo que correspondía: esfuerzo y bases sólidas para la adultez. El problema es que me interesaba una carrera sin tradición académica y que parecía -fines de los 70- un destino menor. Hasta recuerdo una profesora de quinto año enojada porque esa era mi preferencia.

La historia de los estudios de Comunicación en Rosario había sido extravagante. Más allá de un par de escuelas terciarias, se decía que en los 60 existió una carrera universitaria en la Universidad Católica. En el 73, grupos cercanos a los Montoneros -también se decía- la “llevaron” a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad estatal. Allí sobrevivió hasta el el 76 en que se cerró el ingreso. Y en el 78 se la reabrió en la Facultad de Ciencia Política.

Los militares tenían que demostrar(se) que lo sabían todo. Para exhibir que eran “aperturistas”, reabrían Periodismo. Para que la carrera no tuviera un sesgo protestatario, le agregaban ramas de Relaciones Industriales y Públicas. Así, suponían, se mezclaban los chicos de izquierda con los burgueses…

El resultado fue una carrera prolija con un nivel académico muy bajo y muy limitado, como no podía ser de otra forma. Pero yo, con mis 17 años, estaba feliz. Podía ir a la Universidad y recibirme de licenciado en algo. El destino se iba a cumplir y no necesitaría torcerlo.

Siempre me pregunté qué hubiera pasado si no se abría la carrera. ¿Habría tenido el coraje de no ir a la Universidad? A diferencia de Marcos, yo nunca necesité protegerme de la locura, nadie esperaba eso de mí. Apenas se esperaba que fuera universitario y tengo dudas de si hubiera quebrado ese mandamiento. Ser distinto a lo esperado, muchachos, cuesta.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Cuba condena el atentado terrorista perpetrado en Ecuador

admin

Diego Polenta será jugador de Olimpia de Paraguay – Ovación – 31/12/2019

admin

Uribismo 2.0 | La Silla Vacía

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.