fbpx
Puerto Rico

Familias boricuas que llegaron a Orlando narran las razones para huir de la Isla

Familias boricuas que llegaron a Orlando narran las razones para huir de la Isla


Orlando – A los tres días de terremoto de 7 de enero, Nicole Robles Vázquez se montó en un avión en San Juan junto a sus dos hijas y huyó de la Isla al no poder manejar el alto nivel de ansiedad que le provocaba la incertidumbre que se vive en Puerto Rico por los continuos sismos.

Tras el primer temblor del 28 de diciembre, el que al parecer generó toda la secuencia sísmica que agita los cimientes de Borinquen, Nicole repasó su plan de emergencia y dialogó con sus hijas para estar preparadas en caso de otro sismo. Pero llegó el terremoto de la madrugada del 7 de enero y su plan se fue a pique.

“¡No pude reaccionar! Y al ver que me iba a quedar en blanco si venía otro, miré a mis hijas y decidí irme de Puerto Rico. Vivo en una casa que está trepada en zancos en el barrio Cambute de Carolina, que es un campo y vivo en la parte de abajo. Me asustaba que se pudiera caer”, dijo hoy entre lágrimas la mujer de 30 años.

“En la Isla nadie había visto un terremoto y no quiero pensar lo que pueda pasar si ocurre otro más fuerte”, agregó sin despegarle los ojos a sus niñas Laia, de siete años, ni a Catalina, de tres.

Su madre había sido trasladada desde la Isla a Tampa el día después del temblor del 28 de diciembre. Es una paciente a la espera de un trasplante de pulmón debido a su padecimiento de fibrosis pulmonar y requiere atención médica estable.

Lo anterior, sumado al hecho de que el padre de las niñas reside en Florida Central, le hace pensar que quedarse a vivir aquí es, por ahora, la mejor decisión. Por el momento, duerme en un colchón de aire en la sala de la casa de su excuñada, quien le ofreció albergue, en lo que se estabiliza y busca un empleo.

A diferencia de la respuesta gubernamental que se ofreció en Florida con los desplazados del huracán María, en esta ocasión no se han anunciado programas para dar albergue temporal a los que comienzan a llegar a raíz de los sismos. Y es que no está claro si, en efecto, hay un proceso masivo de personas moviéndose de Puerto Rico a Florida u otros estados a raíz de los sismos.

De Yauco llegaron Ángel Ortiz, su esposa Gloria concepción, y sus tres hijos, las universitarias Angelie, Lorianne y el pequeño Ángel Jaziel.

Tras el sismo del 7 de enero, abandonaron la casa que ubica en la urbanización Lucchetti, en el centro de pueblo yaucano. Como han escuchado que tierra arriba está la represa del mismo nombre, decidieron buscar refugio en el coliseo municipal. “Dicen que la represa tiene una grieta y si se rompe, nos lleva a todos”, dijo Ángel.

Pero la instalación municipal estaba abarrotada de gente buscando dónde pernoctar y optaron por dormir durante esa noche dentro del auto, hasta que un familiar de Guaynabo les ofreció refugio.

“Al otro día nos fuimos al área metropolitana pues también pensábamos que allá no se iban a sentir, pero sí se sienten y por eso el sábado compramos unos pasajes a toda prisa y llegamos aquí”, dijo Gloria.

Salieron con la ropa que tenían puesta y alguna que otra pertenencia en unas bolsas. Nada de maletas.

“Llegamos sin pensarlo mucho, sin planificar. Nos preocupaba que ocurriera otro terremoto fuerte y que nos quedáramos varados en la Isla…que se rompa el aeropuerto y no se pueda salir. Además, la situación de salud no está bien pues hay hospitales que han sacado a sus pacientes a la calle”, continuó el esposo.

“¿Ves estas tennis? Me las dieron aquí cuando llegué”, dijo.

No tienen claro si se quedarán a vivir en Orlando, aunque es una idea que están evaluando. Por el momento, las jóvenes -que estudiaban en la Universidad Interamericana- están investigando si pueden proseguir sus estudios en la Florida Central, aunque sea tomando cursos en línea.

“Todo es bien estresante. Uno trata de hacerse la fuerte hasta lo último pensando en los hijos, pero ya no podía más. Es fuerte dejarlo todo y llegar aquí sin nada y sin apenas conocer gente”, dijo Gloria quien al arribar a Orlando buscó en Internet dónde podía encontrar ayudas hasta que dio con la organización Latino Leadership.

Allí fue que El Nuevo Día entrevistó a ambas familias que llegaron a la entidad para recibir orientación sobre servicios médicos, programas de asistencia nutricional y búsqueda de empleo.

En la oficina había un entra y sale de voluntarios que organizaban cajas, clasificaban artículos de primera necesidad y atendían llamadas telefónicas.

Su presidenta, Maritza Sanz explicó que está detectando que la mayoría de las familias que están llegando vienen con la idea de retornar a la Isla cuando la situación se estabilice.

“En ese particular, esta situación es un poco diferente a cuando recibíamos a familias tras el huracán María”, dijo. “Estoy viendo muchas familias con niños pequeños, estudiantes universitarios y personas con problemas agudos de salud”, afirmó.

Esta organización mantiene en pie una campaña denominada “Casetas para mi gente”, y mediante un acuerdo con una organización en Puerto Rico llamada Ponce Neighborhood Housing Service, solicitan que los interesados que quieran donar casetas de campaña, sacos para dormir y catres, los compren por Internet y lo envíen directamente a esa entidad ponceña.

No obstante, como han llegado personas interesadas en donar alimentos y artículos de primera necesidad, Sanz explicó que los están recopilando y que el próximo lunes despacharán un avión hacia la Isla. “La Isla no necesita agua ni ropa. Lo principal son artículos de primeros auxilios, pañales para niños y adultos y medicinas”, dijo.

También están coordinando para llevar a Puerto Rico médicos, enfermeras y terapistas en salud mental, adelantó la líder comunitaria.



Sources: metro.pr

Related posts

Miles de estudiantes participan en clase de ciencias con Ron Magill desde África

admin

Nueva Orleans no baja la guardia ante la tormenta tropical Barry

admin

El Departamento de Educación modifica la evaluación para las escuelas chárter

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.