Deportes

Un superderbi para romper el equilibrio

Un superderbi para romper el equilibrio


Lejos de las fronteras españolas por quinta ocasión en los seis últimos años, Real Madrid y Atlético pergeñarán a orillas del Mar Rojo un nuevo capítulo de una rivalidad legendaria y de igualdad suprema durante la coexistencia entre Zinedine Zidane y Diego Pablo Simeone. Con la localidad arábiga de Yeda como testigo de un derbi que desde 2014 ha transitado por Lisboa, Milán, Tallín y Nueva Jersey antes de aterrizar en Oriente, blancos y rojiblancos pugnarán por una Supercopa de España que por primera vez no levantará el campeón de Liga ni el campeón o el subcampeón de Copa, apeados Barcelona y Valencia en semifinales por los ‘invitados’ a este nuevo formato de final a cuatro que ahora buscan refrendar con un título el buen momento que atraviesan y herir de paso el orgullo del adversario de la capital. Será un superderbi en toda regla.

Litigios en pos de la Champions, la Copa del Rey, la Supercopa de Europa e incluso un bolo veraniego han dejado un notable puñado de cuentas por saldar entre dos escuadras que presentan un balance perfectamente proporcionado desde que el argentino oficia como director de orquesta colchonero y el francés capitanea el transatlántico merengue, con tres victorias por cabeza y cuatro tablas contabilizando esas prórrogas a que se han visto condenados en cuatro de las cinco últimas finales protagonizadas por los equipos que saltarán este domingo al estadio Rey Abdullah.

Simeone cambió la historia del Atlético y niveló fuerzas en unos pulsos de máxima rivalidad en los que el Real Madrid se movía con destreza hasta el advenimiento del bonaerense. Desde entonces, treinta duelos en los que los blancos han cantado diez victorias por nueve de los rojiblancos y once tablas registradas en auténticas partidas de ajedrez que le valieron al club de Chamartín para cincelar su tercera edad dorada en la Champions y al colchonero para amarrar una Copa del Rey y una Supercopa de Europa además de esa Supercopa de España de 2014 resuelta con un gol de Mario Mandzukic en la vuelta disputada en el Vicente Calderón que hasta ahora constituía el único derbi capitalino del torneo.

Acertijo

«Cada partido es un mundo y hemos ganado y perdido partidos contra el Atlético. Es una final y no será lo mismo», dijo este sábado Zidane, reivindicado como estratega con los ‘cinco magníficos’ que sometieron al Valencia a base de toque en la medular y llegada desde segunda línea y un talismán en choques a la vera de un título. Ocho cetros en otras tantas finales disputadas por un técnico que persigue su décimo entorchado desde que ocupa el banquillo de Chamartín para seguir reduciendo la brecha que le separa de los catorce que amasó Miguel Muñoz.

«Me veo mejor que en mi primera etapa y progresando», reconoció Zizou, arquitecto de una resurrección que tiene al Real Madrid colíder en Liga y a un paso de la que sería la undécima Supercopa de España de su historia tras casi tres meses sin hincar la rodilla. Quince partidos invicto, la segunda mejor racha al dictado del galo, que ha convertido cada alineación en un misterio encerrado dentro de un enigma envuelto en un acertijo. Tan pronto planta un tridente como dispone el 4-4-2 que le dio la gloria en Cardiff y Kiev o recupera el «árbol de Navidad» de su maestro Carlo Ancelotti en un ejercicio de ductilidad táctica que desconcierta a sus rivales sin despistar a sus tropas, cada vez más sólidas.

«Lo bueno es tener esa variación. En función del rival que tengas enfrente se estudia qué puede ser más dañino. Eso es cuestión del míster y lo está manejando de una manera extraordinaria», aplaudió Sergio Ramos, que superará a Iker Casillas como el madridista con más citas de la Supercopa en sus piernas: catorce.

Ángel a la espera del ‘menino’

Más previsible suele ser Simeone, que tiene la baja de Koke tras resentirse de los isquiotibiales y plantará un once que no diferirá apenas del que remontó al Barça en pos de la que sería tercera Supercopa de España en la historia del Atlético. Oblak y Correa, que salieron tocados de un envite en el que ambos fueron capitales, están aptos aunque el esloveno no participó en el último entrenamiento por precaución y la principal duda es si Giménez, que se quedó fuera de la semifinal por molestias musculares, retornará de partida en detrimento de Savic, titular ante el conjunto azulgrana tres meses después de caer lesionado en el bíceps femoral.

«Mi energía son mis futbolistas. Cuando yo les veo bien a ellos no le tengo miedo a nada», proclamó Simeone, que apelará de nuevo a la garra y el corazón de un equipo que nunca se da por vencido y que acumula cinco triunfos seguidos con un santo, Oblak, y un ángel, Correa, pletóricos a la espera del ‘menino’ Joao Félix.

Alineaciones:

Real Madrid:
Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Valverde, Casemiro, Kroos, Modric, Isco y Jovic
Atlético:
Oblak, Trippier, Giménez, Felipe, Lodi, Correa, Herrera, Thomas, Saúl, Joao Félix y Morata.
Árbitro:
Sánchez Martínez (Comité Murciano).
Estadio:
Rey Abdullah (Yeda).
Hora:
19:00 h.
TV:
Movistar Liga de Campeones.



Sources:
sport.es
elcorreo.com

Related posts

Valverde, un arcoíris labrado a pulso

admin

Piqué y Ramos, los enemigos íntimos del clásico

admin

Bautista logra el sueño de las semifinales de Wimbledon

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.