fbpx
Chile países

Cómo el estallido social también impactó en la TV

Cómo el estallido social también impactó en la TV


Foto: Daniel Stingo, abogado

Por Teresa Fría

Renuncias, despidos y decisiones de “congelar” a rostros de distintos canales marcaron la crisis de la industria de la pantalla chica durante estos 75 días de movilización social.

El estallido social no sólo tocó a los políticos, sino que también las miradas se
volcaron a los canales de televisión, quienes se vieron forzados a cambiar sus
líneas editoriales, sumándose múltiples rostros televisivos, quienes dejaron la
pantalla, ya sea de manera voluntaria o forzada.

De hecho, esta situación repercutió principalmente en los matinales, en que
tuvieron que cambiar sus habituales contenidos por el debate político e
información de las demandas de la mayoría de los chilenos.

Tras el remezón, fueron varios los rostros que fueron despedidos o bien dejaron voluntariamente su estación televisiva: Uno de ellos fue el reconocido abogado Daniel Stingo, pues TVN decidió ponerle fin a su participación en el matinal “Buenos Días a Todos”, donde después del 18 de octubre había tomado un rol preponderante, de cara a la crisis social que afecta al país. El panelista había protagonizado diversos momentos de tensión en el matinal, como una discusión con el exministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, y con la diputada RN Marcela Sabat.

Marcela Vacarezza, fue otras de las que decidió alejarse del matinal, expresando que el contexto nacional requiere a otras personas en el debate.

Por su parte, el ex panelista de “Bienvenidos” de Canal 13, Mauricio Jürgensen optó por renunciar al espacio matutino, asegurando que “escuché mi guata, soy fiel a mis convicciones… Muchas gracias a todos, fueron 15 meses intensos”, señaló mientras recibía los aplausos de sus compañeros.

Sin embargo existen otros personajes televisivos que fueron víctimas directas del estallido. Uno de ellos fue Karol Lucero, quien tras sufrir varios días consecutivos diversas funas decidió dejar “Mucho Gusto” y Mega. El comunicador habría decidido no renovar su contrato, que finaliza en diciembre de este año, para el 2020, ya que quiere dedicarse a sus proyectos personales.

Por su parte, Patricia Maldonado, quien estaba de panelista de “Mucho Gusto” ha estado varios días fuera de pantalla, lo cual deslizó la idea de su “congelamiento” porque genera polarización entre los televidentes. Sin embargo, ella explicó que su ausencia en el matinal se debió a que estaba en Nueva York, “porque mi hermano no ha estado muy bien. No puedo estar en dos partes a la vez”.

Además de los casos anteriores, el matinal de TVN también desvinculó a Pablo Manríquez, productor ejecutivo del Buenos Días a Todos, y de Carolina Román, editora periodística.

En el caso de Canal 13, presentó su renuncia el ahora ex director de Prensa de la estación, Enrique Mujica, al parecer por coletazos de la cobertura del estallido social, aunque él lo atribuyó a “motivos personales”. Junto a él salieron varios editores del noticiero central.

Mauricio Jurguensen

Claudia Lagos, académica de la Universidad de Chile, entiende que puede haber un matiz, dado por la rutina y la urgencia en el trabajo de los medios. “Entiendo la lógica del estupor del espectáculo, del melodrama en un primer momento de la cobertura. Pero por otro lado hay un par de periodistas que han hecho preguntas más incisivas.

Por lo menos hacer las preguntas que tengan relación con estirar el chicle de la información: cuántos muertos, de dónde son, en qué tribunal están los detenidos, qué pasa con los militares. Por lo menos en el momento de la Información tratar de estrujarla. No hay nadie que la esté sistematizando”, indica, coincidiendo con una pregunta que el periodismo, luego de la euforia del espectáculo, se hace: ¿cuáles son las condiciones de los detenidos? ¿Cuál es la cifra real de muertos? ¿Hay detenidos desaparecidos? ¿Qué está haciendo realmente el Gobierno para salir de la crisis?

Nada de esto es nuevo, las coberturas de grandes eventos ya antes dejaron
críticas y también instancias de conversación. Claudia Lagos explica que “en los reportes y las recomendaciones que parió el Consejo Nacional de Televisión a propósito del incendio en la cárcel de San Miguel, de los incendios de Valparaíso, del terremoto de 2010 y después del norte, elaboró una serie de recomendaciones, después de conversar con periodistas y editores. Pero ese material quedó en el olvido, siendo reciente. Fue un levantamiento que se hizo en conjunto, tratando de entender las lógicas de producción y cobertura. Nada de lo que se ha hecho desde el viernes hasta ahora, ha seguido ni de cerca esas recomendaciones, que tienen que ver con disminuir o evitar a toda costa los recursos que enfatizan el melodrama como la reiteración de las imágenes hasta el cansancio de los mismos lugares destruidos, tener cuidado con a quiénes se entrevista, cómo se entrevista sobre todo a los menores de edad. No hicieron eco en esta cobertura de crisis”.

La TV discute temas que no salían antes

Juan Cristóbal Guarello

Para el periodista Juan Cristóbal Guarello, “la televisión dio paso a discutir cosas que no salían y salió un Chile que hasta hace poco tiempo estaba vetado en televisión, muchas cosas que me mandan sí salen en televisión, si bien la tv tiene intereses comerciales y políticos, siempre ha sido parte de la cobertura”.

“Eventos que en otros momentos no hubiese salido en ninguna parte, han salido en televisión. Lo que pasa es que nunca un medio de comunicación ha estado a la altura de nadie, o sea, nadie cree que la televisión que parece más encima poderosa, pueda salir lo que uno querría”, dijo el profesional.

Además, añadió a Cambio21 que “lo que sí encuentro que a la fuerza hubo una lectura de la televisión muy grande, que fue un alcance correcto, en que irrumpieron una serie de sociólogos en televisión, mesas redondas para hablar, dirigentes gremiales, sociales, que antes no estaban en los matinales, ahora lo están. Y tal como ocurrió el 2011, que a partir de las protestas juveniles se agotaron ciertos programas como Yingo y ese tipo de cosas, entonces si se podrá cuestionar ciertas cosas, pero no se podrá decir que la televisión estuvo ajena en ningún caso”.

En este mismo punto, Alejandra Valle añade que “los paneles gigantes, sacados de la política antigua, no son muy distintos de un panel de farándula en sus mejores años.

Quizás se remplaza el opio nada más”, reflexiona. Para ella el gran problema ha sido que “la TV en general, no solo los espacios de entretención, estaba muy desconectada con las audiencias hace mucho tiempo. Lo que pasó es que los pilló poco preparados. (…) Con respeto a Lucho Jara (animador de Mucho gusto), no puede ser que llore en pantalla porque no canta hace tres meses cuando hay personas que perdieron sus ojos”. 

La despedida de la farándula

Patricia Maldonado

El llamado término de la farándula fue un tópico constantemente tocado en los últimos años. Tras vivir un tiempo de gran apogeo a principios de 2000, cuando cada canal tenía su propia apuesta del género en pantalla -menos TVN-, durante 2019 los espacios de este tipo desaparecieron. La Red, con Intrusos el único representante en la TV, tendrá su última emisión y, con eso, dirá adiós después de 13 años en pantalla.

Luego del estallido social, las televisoras optaron por modificar los contenidos de varios de sus programas. Algunos incluso decidieron no estrenar proyectos que tenían en carpeta, como sucedió con Canal 13 y su estelar; -que pospusieron para 2020-. Esto también se vio reflejado en el propio Intrusos de La Red, que incluso durante mediados de octubre pasado tuvo una versión donde trataban temas vinculados a la contingencia.

Ahora, en su lugar, la señal potenciará su espacio informativo  que pasó de durar cinco minutos a una hora. De hecho, el mismo equipo del espacio que se despide será el que se haga cargo.

El espacio de farándula había tenido modificaciones durante los meses anteriores, como la salida de Nataly Chilet del panel y las desvinculaciones de la actriz Catalina Pulido y la periodista Alejandra Valle, quien entonces era su animadora.

Si bien con esto se da fin a los espacios de farándula como tales, quedan algunas alternativas cercanas al género, como (TV+), que conduce Daniel Fuenzalida y que mezcla espectáculos con actualidad.

Ya en 2018 CHV había bajado la cortina  a Primer Plano aludiendo a un blanqueamiento de  contenidos en la señal del grupo Turner y que incluso luego afirmaron podría volver. Pero eso nunca sucedió.

El término de Intrusos se suma a otros proyectos del género que se tomaron durante años la pantalla chica como Alfombra roja;  (Canal 13), Mira quién habla, y Secreto a voces; (ambos de Mega) y En portada, (UCV-TV), que concluyeron antes.

La baja de sueldos

Karol Lucero

Otro de los temas que sin duda también tocó la crisis social, fueron los altos
sueldos de los rostros televisivos, en que a raíz de esto muchos decidieron poner fin a sus contratos antes que rebajar sus suculentos pagos.

La estación del grupo Turner decidió bajar el sueldo de sus rostros y ejecutivos, para nivelar el pago de sus trabajadores. De esta forma, los empleados pasarán a recibir un piso de sueldo líquido de 550 mil pesos a uno de 800 mil pesos desde el próximo año.

Pero no sólo los trabajadores de CHV serán beneficiados con el reajuste que
comenzará desde enero de 2020, ya que también se hará con sus filiales
hermanas CNN Chile y Canal del Fútbol.
Si bien no se conoce el porcentaje del sueldo que los rostros y ejecutivos bajarán, la mayoría de ellos estuvo de acuerdo cuando el director ejecutivo de CHV, Jorge Carey, realizó una ronda de consultas con ellos.

Tras conocer su opinión, Carey propuso la idea en las oficinas generales del grupo Turner en Atlanta, Estados Unidos, la que fue aceptada.

Aunque uno de los que se suma a los que rechazo esta medida en su trabajo fue el actor Álvaro Rudolphy, a quien también Mega decidió bajarle el sueldo en un 40%. Según las versiones publicadas y los datos recolectados por este sitio, el actor de 55 años llevó a cabo hace unos días reuniones para ver su continuidad en el canal de Vicuña Mackenna.

Entonces se le planteó que Mega está en una política económica de reformulación de sueldos y uno de los aspectos de esta política afecta a las remuneraciones más  altas. Es la misma medida que se está implementando en otros canales. En el caso de Rudolphy, en abril pasado que ganaba cerca de $ 20 millones.

En tanto, el gesto también vino en forma particular cuando se produjo la crítica.

Ese fue el caso de la animadora de TVN, María Luisa Godoy, quien confirmó que ofreció rebajar su sueldo para repartir ese monto entre sus compañeros del matinal Buenos Días a Todos, que ganen menos de 600 mil pesos.

“La grúa televisiva”

No obstante, como es costumbre de cada fin de año también se dio inicio a la
denominada grúa televisiva. La que a raíz de las líneas editoriales, los canales
decidieron darle un aire más social sobre todo en los matinales. En canal 13, por ejemplo, Martín Cárcamo quien estuvo por ocho años animando el espacio matutino ahora conducirá un programa nocturno, y en su reemplazo llega el periodista Amaro Gómez Pablos, quien durante la crisis social ha tenido interacción con la gente a través de videos, en que ha explicado varios casos de Chile como la desigualdad.

En TVN en tanto, hace tiempo se han visto modificaciones en el matinal, en que los rostros van y vuelven. Con la salida de Marcela Vacarezza, también lo hizo Ignacio Gutiérrez, aunque este es quien toma la conducción nuevamente del matinal tras la salida de Cristián Sánchez.

En la grúa televisiva, Carolina de Moras se habría quedado sin estación, esto, tras el término de su programa “Cosa de Mujeres” de Canal TV+, el que habría sido cancelado. Y si bien tuvo conversaciones con TVN e integrar el matinal, lo cierto es que no se ha llegado a ningún acuerdo, por lo que por el momento se mantiene fuera de la televisión.

Las denuncias de los programas

TVN recibió la mayor cantidad de quejas por la emisión del 27 de junio de 24  Horas Central, donde exhibieron el reportaje ¿Qué tanto conocemos de su personalidad?; sobre el crimen de Fernanda Maciel. En el informativo dieron a conocer aspectos del informe psicológico de la joven que fue asesinada en 2018.

El total de reclamos tramitados solo por esa transmisión fueron 1.901.

A la señal pública le siguió Mega, por la transmisión vespertina de Ahora noticias; del 8 de marzo, cuando mostraron imágenes de desórdenes en la Plaza Sotomayor en Valparaíso en el marco del Día Internacional de la Mujer, pero con material audiovisual que no correspondía a la fecha. En esa ocasión se procesaron 1.155 denuncias.

La más reciente, y que queda en el tercer lugar de los reclamos de los televidentes, fue la emisión del 29 de noviembre último del matinal Bienvenidos de Canal 13, cuando Tonka Tomicic expulsó al ultra derechista Hermógenes Pérez de Arce del estudio luego que el abogado afirmara que en Chile no se violaron de manera sistemática los derechos humanos durante la dictadura.

Por ese episodio hubo un total de 698 denuncias tramitadas, que acusaron desde una provocación a la audiencia, censura hasta polarización. 7.664 denuncias se han tramitado desde enero a la fecha. FIN



Sources: cambio21

Related posts

Roxana Baldetti se arriesga a purgar 22 años de cárcel

admin

Las dificultades prueban a los verdaderos amigos, afirma Elías Jaua

admin

¿De qué te ríes, payaso?

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.