fbpx
Bolivia países

El costo político inicial del ajuste ya se hace sentir

El costo político inicial del ajuste ya se hace sentir



Los primeros y naturalmente prematuros números de la veintena de días que Alberto Fernández tiene en la Casa Rosada coinciden con lo que se puede llamar generales de la ley: el Presidente ha perdido en este breve lapso 12 puntos en su imagen positiva. Coincidencias entre las encuestadoras: de 68 cayó a 56.

No parece ser un mal número para el ruido de las medidas en marcha que pasaron de las promesas de sacar plata de los intereses de las Leliq para aumentar jubilaciones al anuncio de bajar jubilaciones con el contrapeso de subir las más bajas. Dialéctica nada novedosa, como los ajustes, pero que amaga con una mejora, que alguna alta autoridad cree que hubo. En realidad, lo que hubo fue un achatamiento general.

Es el costo del ajuste y es muy difícil estimar si es alto o bajo: por ahora salvo con el dólar, la mayoría de las medidas siguen en la etapa de anuncios. Se verá -cuando aprieten- cómo reaccionan los afectados.

Al final no le quedó al Presidente más que reconocer que “si ajuste es poner orden en las cuentas”, entonces estamos en ajuste. Al mismo tiempo, hubo intentos de mostrar que el gasto político también se ajusta: Sergio Massa congeló las dietas de Diputados y Cristina, en el Senado, para poder decir que el esfuerzo es compartido. Es que la suspensión de la movilidad jubilatoria, con el mantenimiento de regímenes de privilegio, es lo que más golpeó sobre la imagen del gobierno.

Es prematuro para una administración tan nueva tomar estos vaivenes como tendencia. El gobierno se está asentando, con marcado retraso, y el funcionamiento en coalición de los equipos puede no ser lo más eficiente en la práctica. Cada uno tira para su lado.

El termómetro sensible ya no es exclusivamente económico. Hay cuestiones políticas para ajustar: el ministro Guzmán, con cuya visión se puede o no estar de acuerdo, trabaja con seriedad y perfil bajo, y es bien visto afuera, donde están las divisas. Frederic, de Seguridad, en cambio, está más preocupada por expresar sus puntos de vista ideológicos y agradar a Cristina que por evitar abrir frentes críticos en un momento en que el Presidente trata de atravesar 180 días cruciales.

El canciller Solá, que rehusó ir a Brasil el 23 pasado por tuits de Bolsonaro agresivos con las decisiones económicas domésticas, estará en Brasilia el 31 de enero. Es una decisión razonable: el diálogo con Ernesto Araujo no estuvo exento de rispideces pero prevaleció la racionalidad. Donde no parece haberla todavía es con Bolivia. Argentina no reconoce aún al gobierno provisional de Añez y los ex funcionarios de Evo Morales alojados en la embajada en La Paz siguen allí, mientras se intenta restablecer al menos una relación consular con los bolivianos.

Evo Morales, en tanto, decidió comandar la campaña desde aquí y no está dispuesto a bajar el perfil, tal como le había pedido el gobierno cuando llegó. Este salto de México a la Argentina fue observado por Washington y es parte de la agenda que ya debe atender Jorge Argüello, el nuevo embajador de Fernández ante Trump.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Diario Extra – Lluvias causan estragos en Upala

admin

El Badalona de segunda división B elimina al Getafe en la Copa del Rey

admin

Measure para Android nos permite medir objetos gracias a la realidad aumentada – eju.tv

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.