fbpx
México países

Postulados vigentes para reflexionar en estas fechas


Este día, muchas familias celebramos la Nochebuena para conmemorar el nacimiento de Jesucristo. Habrá, por supuesto, y es muy respetable, quien así no lo haga por no profesar las creencias y las tradiciones católicas. Pero muy independientemente de la religión (o ausencia de religión), nadie puede negar que la familia representa una parte fundamental para la sustentación de cualquier acto de fe, no solo en el plano teológico, sino en todo aquello que nos acompaña en nuestra travesía por la vida. Por ello, ahora que precisamente transitamos por momentos tan críticos, donde la violencia parece imbatible y se manifiesta cada vez más sádica en sus distintas modalidades, la unión familiar y una cordial relación con nuestros semejantes, representan quizá las últimas oportunidades que tenemos para recomponer ese tan devaluado tejido social. No debemos dilapidar esta oportunidad que hoy tenemos de estar vivos, para reunirnos con todos los seres queridos que nos sea posible, donde los únicos alimentos que no deben faltar son la fe, la compasión y la paz espiritual. 

Con el paso del tiempo, las reuniones familiares en la Nochebuena han dejado de ser momentos de reflexión, catarsis y perdón, para convertirse, en muchos de los casos, en una celebración superflua que sirve de pretexto para los excesos, el desenfreno y la simulación. ¿Qué parte de lo que es verdaderamente importante hemos olvidado? ¿Acaso desconocemos qué principios deben normar nuestra conducta para conducirnos de forma adecuada ante los demás?

Si bien es obvio que las formas de relacionarnos han evolucionado con el paso del tiempo, existen, sin embargo, postulados que, por su evidente esencia axiológica, resultan ser atemporales y permanecen con vigencia para ser replicados en nuestros días. Me viene a la mente por ejemplo el célebre Manual de urbanidad y buenas maneras, escrito por Manuel Antonio Carreño. Este libro, si bien puede resultarnos anacrónico en muchos de sus preceptos dada las costumbres que imperaban en la época en que fue escrito (1853), más que una retahíla de principios de urbanidad, es en el fondo una lectura que podemos analizar desde una perspectiva sociológica, y así reflexionar sobre el proceso de socialización del individuo. Transcribo algunas frases que menciona el manual de Carreño, las cuales considero mantienen vigencia como postulados, y que bien podrían ser muy aleccionadores en estas fechas, sobre todo para la armonía familiar:

“Comunicar valores y creencias universales con un claro sentido práctico y pedagógico, como lo son las reglas de urbanidad y las buenas costumbres; no conlleva la búsqueda de un ideal inalcanzable, sino la observación de una serie de pautas para mejorar nuestro comportamiento tanto en público como en privado”.

“Sin el conocimiento y la práctica de las leyes que la moral prescribe, no puede haber entre los hombres ni paz, ni orden, ni felicidad”.

“El hombre virtuoso ha de ser necesariamente bondadoso y condescendiente, pues con ellos podemos granjearnos el afecto, la estimación y respeto de los demás. Con los actos de cortesía a los demás, expresamos todos los sentimientos de benevolencia que van construyendo armonía y solidaridad”

“Los principios morales son los generadores de todas las virtudes sociales, y la base de todo orden, de todo progreso y de toda felicidad”.

“Por muy propicia que nos sea la fortuna y por muy grandes que sean los momentos que pasemos, jamás podremos ser completamente felices si no tenemos la bendición de la paz familiar”.

“Las riñas y altercados entre quienes habitan un mismo techo, amargan la existencia del que es nuestro mejor refugio, impidiéndonos afrontar las adversidades y penalidades que nos ofrece el mundo exterior”.

“Nuestra conducta en sociedad, no será nunca otra cosa que una copia en mayor escala de nuestras costumbres domésticas, así que el hábito de ser atentos, respetuosos, educados y tolerantes con nuestros familiares, harán resplandecer siempre en nosotros esas mismas cualidades en nuestras relaciones con los extraños y con ello nos manejaremos dignamente en todas las situaciones sociales”.

Estos son algunos extractos de los muchos postulados que hay a lo largo del manual y que me hubiera gustado reseñar, pero que por espacio resulta imposible; sin embargo, siendo mi propósito el enaltecer las bondades y la dicha que nos trae la unión familiar y el trato cortés y afable con todos nuestros semejantes (no solo en esta época del año), no podría dejar pasar este momento para agradecer a esta exitosa casa editorial como lo es EL DEBATE, por permitirme expresar mis ideas, así como a todos y todas quienes se han tomado el tiempo de leerlas. Les deseo una muy feliz Navidad en compañía de sus familias y que principalmente prevalezca en ustedes mucha salud y tranquilidad. 



Sources: debate.com.mx

Related posts

Sismo del jueves no guarda relación con los de Ecuador y Chile

admin

Ticos desarrollan plataforma para evitar fraude financiero en Guatemala

admin

Brotes de cólera y malaria activan sistema de salud

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.