fbpx
Noticia

Casi igual que el curso pasado

Casi igual que el curso pasado


Si el Covirán hubiese ganado el pasado fin de semana en la pista del Oviedo (82-81), el conjunto granadino habría calcado los pasos dados a esta altura de la pasada temporada. Una afirmación que podría resultar osada a priori dada la percepción negativa que se tiene del cuadro nazarí, pero que se sustenta con los datos. Hace un año, el equipo de Pablo Pin causaba asombro por no haber acusado el peaje de ser un recién ascendido y rondar la mitad alta de la tabla (noveno clasificado). De hecho, nunca llegó a tener un balance negativo de victorias y derrotas y su regularidad le permitió estar siempre metido en los puestos de ‘play offs’.

Una vez rebasado el primer tercio de la competición, la entidad nazarí presentaba un registro igualado (6-6) después de sucumbir con claridad en el duodécimo choque de la campaña contra el Betis (60-81). Después llegó la meritoria victoria en Palma (60-78), con la que los rojinegros se garantizaron el saldo positivo hasta final de curso. Eso se debió a que posteriormente vencieron a Prat, Cáceres, Palencia y Ourense, con la única derrota entre medias contra Bilbao, que también acabó subiendo a la élite.

De este modo, echar la vista atrás permite recuperar cierto optimismo en el seno de un Covirán ‘tocado’ en lo anímico y que no está tan lejos de su propia versión completada el ejercicio anterior. Su balance actual (5-7 y décimo en la tabla) podría ser mejor de haberse anotado alguno de los cuatro finales apretados que este año han caído del otro lado (Huesca, Breogán, Ourense y Oviedo). Aun así, los nazaríes se moverían en un terreno similar al de hace doce meses y que tuvo un gran desenlace con la disputa de los ‘play offs’ y el hecho de acariciar la ‘Final Four’ de ascenso a la ACB.

La gran diferencia con respecto al año pasado, más allá de la victoria de menos sumada ahora, estriba en la altura a la que está colocado el listón de la exigencia. En su debut en LEB Oro, el mero hecho de no coquetear nunca con los puestos de descenso ya suponía una alegría, por lo que la clasificación entre los nueve primeros supuso todo un subidón de euforia. Eso no ocurre en esta temporada, en la que se espera más de una escuadra granadina que ahora mismo se encuentra fuera de los puestos de las eliminatorias.

El límite lo marca el Melilla, con 6-6, por lo que el Covirán está a tiro de un triunfo a pesar de los sinsabores experimentados este año. El terreno perdido en estos primeros meses todavía puede recuperarse, y más en el caso de sacar adelante el duelo de mañana en el Palacio (17 horas) ante el Palencia. El cuadro castellano arriba al pabellón del Zaidín con la vitola de favorito al estar incrustado desde el principio en lo más alto de la tabla. Sin embargo, los nazaríes se aferran a su espíritu más guerrero para ilusionarse con la sorpresa y enderezar así su rumbo para que pueda transcurrir por una senda similar –o incluso mejor– a la del último curso.



Sources:
huffingtonpost.es
ideal.es

Related posts

El extraño viaje en tren entre Corea del Sur y la frontera con Corea del Norte, la zona más militarizada del mundo

admin

Quién es “Johnny Benítez”, el colombiano al que señalan por organizar una marcha supremacista en California

admin

Muere Ernesto Pérez Soler, exsecretario del Ayuntamiento de Granada

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.