Noticia

Crimen de Calahonda | Las pruebas halladas en el homicidio llevan a prisión al segundo detenido

Crimen de Calahonda | Las pruebas halladas en el homicidio llevan a prisión al segundo detenido


Un juzgado de Irun ha enviado a prisión al segundo detenido acusado del homicidio del promotor de Calahonda, asesinado a sus 72 años el pasado 12 de noviembre. Según las fuentes consultadas por este periódico en elPaís Vasco, este individuo habría podido reconocer su relación con lo ocurrido en sede judicial, tal y como en su día hizo el primer arrestado. Entre ambos se acusan ahora de quien fue el ejecutor único del homicidio. De momento, el juez de guardia en Irun mandó a este individuo a la prisión de Martutene en San Sebastián donde aguarda para ser trasladado a la de Albolote u a otra cercana a Motril; no se descarta que pueda ingresar en el Acebuche de Almería. Las pruebas halladas en su contra son contundentes.

Este individuo, nacido y residente enMotril, tuvo en su día una pequeña empresa que sólo funcionaba ‘on line’ pero aquella aventura se acabó y se vino abajo, hasta el punto de que su falta de ingresos lo empujó a vivir de forma paupérrima. El otro detenido, un indigente de Motril, era uno de sus colegas.

Policía Nacional, quien lo detuvo en la localidad de Irun, el pasado miércoles también se hizo con el coche robado a la víctima encontrado en esta misma localidad guipuzcoana. El ahora ingresado en prisión utilizó el vehículo del asesinado para viajar desde Motril a Irun, donde seguramente tenía pensado atravesar la frontera hacia Francia que apenas se encuentra a un kilómetro del municipios irunés. Sólo un kilómetro de distancia para haberle complicado más a la Policía Nacional de Motril su detención, aunque con una orden internacional de busca y captura hubiera caído tarde o temprano pese a salir de España.

El buen trabajo efectuado por el grupo de policía Judicial de Motril y de policía Científica ha permitido resolver este caso, así como ratificar las tesis que venían manteniendo los investigadores de Motril ahora corroboradas por las declaraciones de los dos arrestados y enviados a prisión. Queda sobradamente claro cómo el móvil del homicidio fue el robo de dinero a la víctima. Se equivocaron por completo, porque la crisis inmobiliaria y económica vapuleó económicamente a la víctima, que en su día sí ganó bastante dinero como promotor de viviendas de una inmobiliaria motrileña.

La investigación sigue

Policía Nacional de Motril sigue adelante con la investigación, aunque la autoría del crimen ya está cerrada. Sólo queda por corroborar otras pruebas más que pueden sumar más indicios aún sobre la autoría de este crimen.

El fallecido, de 72 años, cobraba una pensión de militar después de trabajar como teniente coronel de Farmacia en el Ejército. Estuvo destinado en Canarias antes de regresar a Motril. Tras ser asesinado en su vivienda, los homicidas trataron de borrar pruebas limpiando el habitáculo pero los agentes de la policía Científica hallaron numerosos indicios como ADN, huellas y otros más que han resultado determinantes para la detención de los dos individuos arrestados. De momento, no se sabe si estas dos personas acusadas del homicidio fueron las mismas que estuvieron preguntando a los vecinos del edificio, donde vivía el finado en Calahonda, un día antes del asesinato.

El primer detenido fue arrestado el pasado lunes en Motril. Tras pasar 48 horas en los calabozos fue puesto a disposición judicial y el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Motril lo envió a prisión provisional acusado de homicidio. El segundo arrestado ya está en prisión también.

clubwifiusa


Sources:
huffingtonpost.es
ideal.es

Related posts

“Viendo la dificultad…”: el ‘dardo’ envenenado de Wyoming a Díaz Ayuso por no saber concretar sus propias propuestas

admin

Ecuador: el presidente Lenín Moreno le quita “todas las funciones” al vicepresidente Jorge Glas

admin

Detidos em Tete traficantes de órgãos humanos

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.