fbpx
Ciencia

Los críticos de Rivera buscan que la gestora de Cs integre ya a todos los sectores | España

Los críticos de Rivera buscan que la gestora de Cs integre ya a todos los sectores | España



Inés Arrimadas, portavoz parlamentaria de Cs. En vídeo, declaraciones de Arrimadas, este viernes. Victor J Blanco (GTRES) / ATLAS

Ciudadanos ha evitado sumergirse en una batalla interna tras la dimisión de Albert Rivera y la sucesión hacia Inés Arrimadas discurre hasta el momento de forma más o menos ordenada. Pero tampoco está exenta de tensiones internas y soterradas. La composición de la gestora que se conocerá hoy y que va a pilotar el partido hasta el congreso era ayer objeto de intensas negociaciones en las que el anterior sector crítico con Rivera, que apoya a Arrimadas, presiona para que se integre a todas las sensibilidades. La portavoz no formará parte.

La gestora que será elegida hoy por el consejo general de Ciudadanos (el máximo órgano entre congresos) tomará la decisión sobre el voto de los 10 diputados del partido en la investidura de Pedro Sánchez. El órgano va a regir los destinos del partido, además, durante cuatro meses, porque hasta el próximo mes de marzo no se celebrará el congreso que elija al nuevo líder. De ahí los movimientos de los últimos días —que continuaban ayer— para que entre los 15 miembros estén representados los distintos sectores y los Gobiernos autonómicos de los que Ciudadanos forma parte. La lista, guardada con celo, la perfilaba Manuel García Bofill, presidente del consejo y hombre de confianza de José Manuel Villegas, secretario general saliente de Rivera.

Por una parte, que haya dimitido el núcleo de Rivera facilita la renovación. El paso atrás de Villegas, de Fernando de Páramo (secretario de Comunicación) y de Fran Hervías (secretario de Organización) dará necesariamente imagen de cambio, porque se trata de las personas clave que tomaban las decisiones estratégicas en la etapa anterior. Aunque es muy probable que Villegas forme parte de la gestora para facilitar la transición y abandone la dirección en marzo, cuando llegue el congreso. Pero dirigentes regionales y miembros del anterior sector crítico —el más centrista, que se opuso al veto al PSOE, entre quienes están el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, y el líder de Cs en Europa, Luis Garicano— han reclamado que la gestora no sea continuista de la cúpula anterior y ofrezca señales evidentes de cambio.

“La gestora tiene que mostrar signos claros de integración y apertura”, afirma a este periódico un destacado dirigente del anterior sector crítico, que ha trasladado ese mismo mensaje de puertas adentro. Se espera que en el órgano se integren personas de la confianza de Arrimadas, como el diputado José María Espejo, con quien la portavoz trabajó codo con codo en Cataluña y a quien ha situado ya en un puesto destacado: secretario general del grupo parlamentario. Barones territoriales como Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, e Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, se han movido también en los últimos días para tener peso y decisión en la nueva etapa.

Arrimadas, la única militante que se ha postulado para liderar Ciudadanos tras la marcha de Rivera, ha decidido no formar parte de la gestora para evitar que pueda interpretarse que tiene ventaja en la sucesión, porque el órgano va a gestionar el congreso del partido. No obstante, la portavoz ya “lidera de facto” dentro de los muros de Ciudadanos, según fuentes de la ejecutiva saliente. Una vez se constató que cuenta con el apoyo de todos los sectores, Arrimadas comenzó a organizar y decidir los pasos del partido, que tiene ante sí una dura travesía tras el fiasco electoral. Ayer se comunicó a más de una treintena de trabajadores en el Congreso, entre técnicos y asesores, que no renovarán sus contratos, a consecuencia de la pérdida de 47 escaños.

La gestora decidirá el voto en la investidura, pero fuentes del entorno de la portavoz señalan que evidentemente habrá “coordinación” con el grupo que ella lidera en el Congreso como presidenta y portavoz. Arrimadas reiteró ayer que la posición del partido con respecto a la investidura de Sánchez sigue en el no, y los 10 diputados de Ciudadanos rechazarán el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. La portavoz se expresó incluso con una cierta retórica riverista para oponerse a ese acuerdo. “Este Gobierno de la pesadilla ya depende de los partidos nacionalistas haga lo que haga Ciudadanos”, argumentó después de calificar como “mesa de la vergüenza” a la que reunió el jueves al PSOE con ERC para negociar la investidura.

Arrimadas propone, en cambio, una “mesa de los constitucionalistas” en la que se sienten el PSOE, el PP y Ciudadanos para sacar adelante la investidura de Sánchez pactando los asuntos de Estado entre los tres partidos, aunque sin compartir Gobierno. “Ofrezco una mayoría de 221 diputados”, defendió, sumando los escaños de las tres formaciones y Navarra Suma.



Source: elpais.com

Related posts

El asesinato de Soleimani abre un debate jurídico en Estados Unidos sin reglas ni precedentes claros | Estados Unidos

admin

El Colegio de Aparejadores revela que Monasterio falseó el visado del ‘loft’ de Arturo Valls | Madrid

admin

Putin y Zelenski acuerdan en París un calendario para retomar el proceso de paz en Ucrania | Internacional

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.