fbpx
Deportes

Robert Moreno se despide sin entrar en guerras

Robert Moreno se despide sin entrar en guerras


Elegante despedida de Robert Moreno tras firmar su desvinculación con la Federación Española de Fútbol. El que hasta el martes fuera seleccionador español ha emitido un comunicado en el que da su versión de los acontecimientos que desencadenaron su tempestuosa salida de La Roja, evitando hurgar en la herida y sin entrar en guerras con Luis Rubiales. «Tengo la conciencia tranquila», afirma el técnico catalán en una nota en la opta por las buenas maneras y elude cualquier signo de acritud hacia el ente federativo. «Valorar las últimas horas en el cargo o incluso los últimos días sólo serviría para entrar en una espiral de reproches y justificaciones por cada una de las partes. No lo voy a hacer. No le veo ningún sentido», aduce.

«Siempre he mantenido que soy un hombre de palabra, que no sería impedimento en el caso de que Luis Enrique decidiera volver a entrenar. Así lo he hecho aunque haya supuesto mi salida. Le deseo lo mejor porque sus alegrías serán las nuestras», afirma con tono conciliador quien fuera segundo de Lucho pese a que la relación de amistad entre ambos ha quedado truncada por lo ocurrido en los últimos días.

«Gracias a todos los jugadores por su dedicación y entrega en todas las concentraciones. He tratado de ser justo, honrado y directo con ellos. He querido ayudarles a desarrollar su tarea en el campo de la mejor forma posible», señala el catalán, que dice haber «sentido el cariño de la gente» y agradece también «a todos los integrantes de la Real Federación Española de Fútbol el trato recibido» durante su estancia en la selección absoluta. «Me he sentido querido y respetado», enfatiza después de resaltar que es «imposible agradar a todo el mundo».

Más información

«No pierdo un staff, lo que dejo atrás son amigos», dice en otro de los pasajes de su nota, diplomática también en lo tocante a su relación con la prensa y que concluye con una petición de que se le valore «por lo realizado» y no por quién es, una alusión a las siete victorias y dos empates que constituyen su balance como seleccionador nacional pese a que llegó al cargo sin experiencia como técnico principal. «Mi experiencia como seleccionador absoluto comenzó y ha acabado de un mismo modo, con sabor agridulce. Toca mirar hacia adelante y afrontar nuevos retos como entrenador en mi pasión, el fútbol. Estoy preparado para afrontar el reto de liderar nuevos proyectos», remacha.

Finiquito

Las explicaciones de Robert Moreno llegan horas después de que sus abogados firmasen el martes el finiquito por el que se desvinculaba de La Roja. Aunque el organismo no ha confirmado el montante que percibirá el hasta ahora seleccionador, le correspondían 500.000 euros por la resolución del contrato si bien la cantidad final ronda los 600.000 euros, según avanzó ‘Jugones’.

El preparador, que llegó a La Roja de la mano de Luis Enrique y que sale de la misma por el retorno del gijonés, ha optado por despedirse como un señor un día después de que Rubiales argumentase que fue el propio Robert Moreno el que precipitó los acontecimientos enviándole un mensaje a José Francisco Molina en el que le pedía «acordar una salida para no ser un impedimento para la vuelta de Luis Enrique». Él habría sido también, de acuerdo con la versión de Rubiales, el primero en alertar a la Federación de que el asturiano quería regresar al banquillo.

La Federación confiaba en que el catalán tuviese una despedida elegante que permitiese aminorar la crispación de las últimas horas, allanando el retorno de Luis Enrique a una selección convulsionada, con futbolistas estupefactos al ver a Robert Moreno llorando en el vestuario del Wanda Metropolitano tras la goleada a Rumanía y una vez consumado su adiós a la selección. Así ha sido.

Aunque todo apuntaba a que el asturiano tendría como segundo a Juan Carlos Unzué, que ya fue su ayudante en el Barcelona, este extremo no está aún confirmado.

Con pies de plomo

Robert Moreno se ha conducido con mucho tiento en su versión de los acontecimientos, pese a que el catalán se siente traicionado por Luis Enrique y por Rubiales después de soñar con acudir a la Eurocopa multisede del próximo año tras cerrar con brillantez la clasificación de España y acreditar siete victorias y dos empates como timonel de La Roja. La profesión va por dentro.

Cierto es que el pasado mes de septiembre afirmó que dejaría pista libre en caso de que el gijonés manifestase su deseo de regresar al cargo que abandonó por la enfermedad y posterior fallecimiento de su hija Xana, pero la concatenación de acontecimientos desde que Rubiales dejase en el aire su continuidad tras el partido contra Malta disputado el pasado viernes en el Ramón de Carranza le pilló por sorpresa y ha dejado hundido al técnico catalán.

Rubiales se negó a entrar en esta historia de traiciones o deslealtades en su comparecencia del martes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas manifestando que lo que «ocurre dentro de los cuerpos técnicos es sagrado y lo deben de explicar ellos», pero una cosa son las buenas palabras de Robert Moreno en un comunicado en el que se mueve con pies de plomo y otra el trasfondo.

Luis Enrique será presentado el miércoles 27 de noviembre

Poco después de que Robert Moreno de despidiera, la Federación Española de Fútbol (FEF) hizo pública la fecha de presentación de Luis Enrique como seleccionador español, que será el próximo 27 de noviembre en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Será la oportunidad para escuchar al técnico asturiano y conocer de primera mano su versión de todo lo acontecido durante los últimos días.



Sources:
sport.es
elcorreo.com

Related posts

Duelo directo en Vallecas por la salvación

admin

El show de Lyles acaba con fuegos artificiales

admin

Todos contra Roglic en los Pirineos

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.