fbpx
Bolivia países

Alienta el uso del celular en las aulas, pero pide un cambio de paradigma

Alienta el uso del celular en las aulas, pero pide un cambio de paradigma



LA CARTA. Pasan los minutos y llega la hora señalada. Algunos inician con una pregunta que los haga pensar. Los profesores somos como actores ante un público que se ha vuelto más exigente, pero a la vez disperso. Hacemos todo lo posible por captar la atención de los estudiantes, apelando a distintas estrategias, pero a veces parecen fracasar, con el riesgo de naufragar en el desconcierto. Lo que pasa en cada clase, es único e irrepetible. Como una sentencia inapelable las cabezas irán bajando para darle entrada al mundo digital, si no somos lo suficientemente atractivos. Es allí cuando los perdemos y recuperarlos es una odisea casi titánica. Entonces, ¿cómo lograr que los estudiantes vuelvan a interesarse por lo que estamos explicando?

En el Colegio María Auxiliadora de Mendoza, los alumnos utilizan sus celulares en el aula. Foto: Delfo Rodríguez.

Cada disciplina apela a modelos explicativos que intentan explicar una realidad que cada vez toma más distancia de lo que ocurre en él aula. A los estudiantes se los ve más desenvueltos que antes, sin embargo ¡se van cada vez más rápido! Hoy las encuestas docentes jaquean a muchos profesores y los alumnos votan y hacen valer su voz, más oída que nunca. La tentación es caer en un populismo docente donde las acciones tiendan más a agradar al alumnado que buscar la excelencia académica.

​¿Qué sucede si un docente se ve condicionado en su labor por comentarios de alumnos que llegan a autoridades dispuestas a escucharlos? ¿Puede sostenerse la libertad de enseñanza en un marco de presión estudiantil creciente? Se escucha en sala de profesores que antes los alumnos iban a estudiar y no a cuestionar la legitimidad o autoridad de un docente. Los tiempos han cambiado y exige de profesores que actualicen sus contenidos y modalidad de enseñanza. Cuando pedimos que los estudiantes trabajen en equipo, son ellos mismos los que ya no toleran que un integrante no trabaje y son capaces de ponerlo en evidencia ante el profesor.

Todos sucumbimos al encantamiento que nos produce el celular, pero puede ser un ayudante extraordinario y un gran aliado para el profesor”

En un sistema educativo que encuesta permanentemente, donde la calidad hoy se mide por la democracia del voto, ¿es posible sostener un modelo de enseñanza que garantice principios de calidad y excelencia? Hemos pasado de la tiranía del profesor a la tiranía del alumnado. Hay muchos profesores que hoy tienen miedo de evaluar, y se disculpan si tienen que corregir a un alumno cuando están enseñando. El desafío que nos presenta el celular en estos tiempos no es sólo propio de la educación, también lo experimenta el campo de los negocios para quien pretende llegar con una propuesta de valor a alguien disperso o siempre apurado. Todos sucumbimos al encantamiento que nos produce la pantalla. ​ Si el celular es una realidad que está y vino para quedarse, entonces podemos hacer dos cosas : lo prohibimos y pedimos que lo apaguen como sucede en el cine, o nos unimos a el. Aquí van algunas ideas.

Cómo fichas de dominó, así van cayendo las cabezas desinteresadas en un aula para mirar el celular”

.

Las universidades públicas enfrentan problemas presupuestarios, donde muchas cátedras no pueden designar ayudantes por falta de recursos. El celular se puede convertir en un ayudante extraordinario y un gran aliado para el profesor. Tiene el poder de lograr que cualquier dato de la ciencia, historia o del presente aparezca en un santiamén. Llevar el proyector y la computadora al aula de una clase es una tarea tediosa. Entonces la solución puede aparecer al pedirle a los alumnos que vean el video directamente en sus pantallas conectados con un auricular. Tener los apuntes de clase y poder consultarlos directamente en el celular es una gran ventaja para un trabajo de investigación en el aula.

¿Por qué entonces los exámenes tienen que seguir siendo en papel? Hacer un examen on line y tener el resultado inmediatamente (testmoz.com por ejemplo) puede eliminar horas de corrección en nuestras casas y calmar ansiedades estudiantiles. Y lo más revelador: cuando decidimos formular el famoso interrogatorio: “¿alguna pregunta?”, la respuesta ya no hará eco ni sabrá de miradas desconcertantes, nuestro dilema existencial de si entendieron o no desaparece.La timidez y la vergüenza quedan desterrados para siempre del aula con la posibilidad de que hagan preguntas resguardando su identidad a través de una plataforma virtual. También, el profesor puede ser selectivo en sus respuestas, saliendo bien parado si algo desconoce. Cómo fichas de dominó, así van cayendo las cabezas desinteresadas en un aula para mirar el celular.

Mirá también

Nos están interpelando, nos están comunicando que el mensaje no interesa o la puesta en escena no gusta. Cómo actores deberemos preparar de otra manera la próxima función o correremos el riesgo de quedarnos sin público. La pelota esta de nuestro lado. Ahora nos toca mover a nosotros.

Mg. Ing. Leonardo A. D. Costucica

PROFESOR EN UTN y UADE MIEMBRO DE FODAMI

[email protected]

EL COMENTARIO DEL EDITOR

Por César Dossi

El celular como herramienta de la educación

El planteo del profesor se ajusta a los tiempos modernos. E inmediatamente surge una pregunta, ¿se pone en práctica el uso del celular en toda las aulas?

Ante la provocación de la tecnología que cautiva a los alumnos, el especialista Nicholas Burbules, doctor en Filosofía de la Educación de la Universidad de Stanford, invitado en 2018 para el ciclo Ideas de la Secretaría de Cultura de la Nación, asegura que la prohibición del celular en el aula “no es una buena estrategia. Agrega que “es una gran oportunidad para que los profesores puedan aprender de los alumnos, pero si bien hay algunos que no se sienten muy cómodos con esto, estaríamos perdiéndonos de una gran oportunidad de hacer una experiencia más exploratoria entre alumnos y profesores”.

​Para poder incorporar la tecnología de la mano del celular, como herramienta para respaldar la educación, debe ir de la mano de un fuerte compromiso, tanto de ministerios, instituciones educativas y familia. Pero el desafío seguirá siendo el mismo: enseñar sin perder el encanto, y sin que el hechizo de los celulares logre encriptar a los alumnos en ese otro mundo paralelo que, revolucionario, invita siempre a la reflexión.

Mandá tu historia y formá parte de la reunión de Las Mejores Cartas del Año. Escribí a [email protected], y en el asunto poné Lectores Domingo

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Carta a Ciro Gómez Leyva sobre el fracaso, la derrota de SDP Noticias y México Elige en las encuestas

admin

Video: Donald Trump pide la unidad en su discurso en el Congreso

admin

El United de Solskjaer sigue imparable: ante Arsenal sumó ocho – Fútbol – Ovación – Últimas noticias de Uruguay y el Mundo actualizadas

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.