fbpx
Bolivia países

Agricultura global, responsabilidad local, la tendencia que ya es realidad

Agricultura global, responsabilidad local, la tendencia que ya es realidad



Como cada dos años, el show gigante de la maquinaria agrícola que se realiza en Agritechnica señala una vez más de manera clara dónde está puesto el foco de los diseñadores y fabricantes de fierros para el campo. Y la feria que se realiza en Hannover, Alemania, es gigante no solo por sus dimensiones descomunales y el parque de equipos participantes, sino por la cantidad de innovaciones que se ven en sus varios pabellones.

Robots. Se comandan a distancia y realizan tareas diversas como control de malezas con herramientas mecánicas o químicas y fertilizaciones, entre otras.

Tal vez una de las frases o ideas fuerza más leídas y escuchadas en la edición que concluye hoy es “agricultura global, responsabilidad local”, una doble tendencia que marca el rumbo de los equipos en el mundo y también los ajustes practicados en los conocidos. Las máquinas son globales porque se controlan desde los satélites y con datos provenientes de la nube. Pero son manejados con precisión y consciencia en cada lote y situación de trabajo.

Entre los ejemplos que se pueden sumar a los anticipados por Clarín Rural en ediciones anteriores se pueden señalar las mejoras en equipos distribuidores de efluentes como fertilizantes de suelo. Este es un capítulo que sigue demostrando la atención que en los países más industrializados del mundo se le presta al reciclado de los restos de diversas actividades productivas. Se trata de equipos gigantes, no por su tamaño, sino más bien por su agilidad de movimientos en todo terreno y por su precisión en la tarea. Con incorporación en el surco o en cobertura total, son herramientas de alta eficiencia en la producción moderna de alimentos, para un manejo sustentable.

Otra impronta de esta feria es el foco que los gigantes de la industria de la maquinaria mundial siguen poniendo en la electrificación de la maquinaria. Por un lado, está el tractor con motor eléctrico. Por otro, la electrificación de mecanismos hasta ahora dominados por la mecánica y por la hidráulica. Cada vez se siente más la presencia de la electricidad, por ejemplo, en transmisiones. Tractores que hasta ahora están equipados con trasmisiones del tipo mecánica – hidrostática, son provistos con trasmisiones con componentes mecánicos-eléctricos. Es que resultan menos contaminantes, más seguros en lo que a servicio se trata, y más económicos, en fabricación y en trabajo. Además, como ocurre en una de las grandes atracciones de la feria, la trasmisión puede potenciar a las ruedas del equipo que arrastra, de manera directa y sencilla. Por ejemplo, un distribuidor de efluentes utilizados como fertilizantes orgánicos.

Otra mejora o innovación que se extiende cada vez más es el control de la presión de inflado de los neumáticos, desde la cabina o bien de manera autónoma. Se ve por ahora, en grandes tractores, cosechadoras, picadoras, acoplados. Con ellos se reduce la compactación del suelo agrícola –respeto al ambiente– y se agiliza el transporte de equipos por carretera –productividad–. Se conjugan, por un lado, sofisticados equipos en el manejo de aire –inflado y desinflado– desde una central inteligente capaz de distinguir si la máquina está en posición de transporte o de trabajo, y por otro, nuevas estructuras de neumáticos con otros desarrollos de carcasa y telas capaces de trabajar a mayores velocidades y al mismo tiempo, menores presiones.

Tractores. Con motor eléctrico, livianos y autonómos.

También avanzan los mecanismos autónomos en los equipos, como es el caso de las picadoras de forraje o las fertilizadoras y pulverizadoras. Y también se ven los equipos robots, como el tractor oruga, que se puede utilizar en diferentes tareas comandado a la distancia. Se usa para desmalezar con medios mecánicos o químicos, fertilizar, entre otras tareas. Son como drones terrestres o de infantería.

Otras perlas: tractores eléctricos, livianos, y por supuesto sin cabina. Más máquinas que pueden regar los cultivos y reconocer malezas a través de sensores. Sin olvidar los drones que sobrevuelan los campos, reconocen plagas, y pulverizan en lugares específicos. O trabajan lotes de acceso difícil.

El futuro está en los vehículos autónomos y en la precisión que necesita la agricultura. Los robots probablemente sean las estrellas de Agritechnica, algunos de ellos provistos con programas que calculan algoritmos, capaces de cumplir procesos de trabajo. Por ejemplo, decidir dónde aplican un tratamiento y dónde no. Pronto serán los amigos de los productores.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Sources:
clarin-com

Related posts

Periodista Soledad Onetto denuncia agresión de estudiantes de la Universidad de Humanismo Cristiano

admin

Franck Gervais: “A Airbnb siempre la faltará un toque humano” | Fortuna

admin

Carnecitas (07-02-18)

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.