fbpx
países Uruguay

El pequeño Mercurio tuvo su espectáculo frente al Sol – 12/11/2019

El pequeño Mercurio tuvo su espectáculo frente al Sol - 12/11/2019



Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores

Suscribirme

Conocé nuestros planes
y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar

Si ya sos suscriptor podés
ingresar con tu usuario y contraseña.

Mercurio es el planeta más pequeño del Sistema Solar y el que está más cerca del Sol. Por tanto, tiene la órbita más rápida y excéntrica de todos los planetas, además de una geología abrupta y fascinante, repleta de cráteres, crestas, cordilleras y montañas.

Ayer, se paseó por delante del Sol, un recorrido que duró casi cinco horas y media –y que no volverá a repetirse hasta el 2032– y que fue ampliamente visible desde la mayor parte de la Tierra. Un cielo despejado permitió que se viera desde Montevideo. El Observatorio Astronómico de Montevideo y el Observatorio Astronómico Los Molinos invitaron a la población a ver el tránsito junto a expertos en la materia.

Este fenómeno, denominado “tránsito”, solo sucede con los dos planetas que se interponen entre el Sol y la Tierra (Mercurio y Venus) y ocurre en muy pocas ocasiones: 13 veces cada cien años en el caso de Mercurio y otras 13 cada mil años en el de Venus.

Este tipo de eventos no solo son importantes para la ciencia, también son un bello espectáculo que demuestran las leyes de Kepler y que constatan que somos parte de un mundo en constante movimiento en torno a su estrella, la que domina el centro del Sistema Solar. Hubo un momento en que un tránsito de Mercurio preparó el escenario para una de sus mediciones más importantes: el tamaño del universo.

El primero en observar a Mercurio pasando por delante del disco solar fue el astrónomo francés Pierre Gassende, el 7 de noviembre de 1631

El primero en observar a Mercurio pasando por delante del disco solar fue el astrónomo francés Pierre Gassende, el 7 de noviembre de 1631, hace 388 años, aunque Johannes Kepler había predicho que el fenómeno podía suceder –también con Venus– al describir por primera vez las órbitas heliocéntricas de los planetas con las leyes que hoy llevan su nombre. Fue un momento afortunado: el telescopio había sido inventado 23 años antes.

Después de observar el tránsito de Mercurio en 1677, Edmond Halley predijo que los tránsitos podían usarse para medir con precisión la distancia entre el Sol y la Tierra, lo que no se conocía en ese momento. Hoy, el radar se usa para medir esta distancia con mayor precisión que las observaciones de tránsitos. Pero estos fenómenos aún brindan a los científicos muchas oportunidades para la investigación en dos áreas importantes: exosferas y exoplanetas.

Originalmente se pensaba que algunos cuerpos espaciales, como la Luna y Mercurio, no tenían atmósfera pero, en realidad, están rodeados por una atmósfera ultradelgada de gases llamada exosfera.

“Cuando Mercurio está frente al Sol, podemos estudiar la exosfera cerca del planeta”, dijo la científica de la NASA Rosemary Killen en un comunicado. “El sodio en la exosfera absorbe y vuelve a emitir un color amarillo anaranjado de la luz solar, y midiendo esa absorción, podemos aprender sobre la densidad del gas allí”, agregó.

Cuando Mercurio transita por el Sol, provoca un ligero descenso en su brillo, ya que bloquea una pequeña porción de su luz. Los científicos descubrieron que podían usar ese fenómeno para buscar planetas que orbitan estrellas distantes. Estos planetas, llamados exoplanetas, permanecen ocultos por la luz de su estrella.

Al medir el brillo de las estrellas lejanas, un ligero descenso recurrente en la curva de luz podría indicar que un exoplaneta orbita y transita su estrella. Así, el telescopio espacial Kepler de la NASA encontró más de 2.700 exoplanetas al buscar esta reveladora caída en el brillo.

El Observatorio Astronómico de Montevideo y el Observatorio Astronómico Los Molinos invitaron a la población a ver el tránsito de Mercurio junto a expertos en la materia

¿Qué pasa con Mercurio retrógrado?

Mercurio se encuentra actualmente en un período de “movimiento retrógrado aparente” por el que parece retroceder en el cielo. Este fenómeno comenzó el 31 de octubre y se prolongará hasta el 20 de noviembre. Es algo que preocupa a los astrólogos a quienes les gusta creer que las comunicaciones se interrumpen durante este tiempo (eso se basa en que Mercurio lleva el nombre del mensajero de los dioses de los romanos), por lo que es un mal momento para comprar dispositivos electrónicos, hacer copias de seguridad y hasta cambiar las contraseñas.

Lo que está sucediendo, astronómicamente, es un efecto visual debido a las diferentes velocidades con las que los planetas giran alrededor del Sol.



Sources: elpais.com.uy

Related posts

98.246 hectáreas de hoja de coca han sido erradicadas en Colombia en el último año |

admin

Dos incendios más se desatan en la primera semana del año 2018

admin

La Casa Blanca no espera resultados específicos de la cumbre Trump-Putin – Diario Digital Nuestro País

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.