Ciencia

Así se cerró en una hora la coalición imposible entre PSOE y Podemos | España

Así se cerró en una hora la coalición imposible entre PSOE y Podemos | España



Pedro Sánchez se terminó de decidir por un Gobierno de coalición el domingo por la noche, con una ultraderecha disparada y el PSOE y Unidas Podemos con 10 escaños menos. Esa noche, mientras seguía el escrutinio del 10-N en su despacho de la cuarta planta en Ferraz, exhausto tras seis semanas de precampaña y campaña agotadoras, Sánchez resolvió que tenía que cerrar un acuerdo exprés con Pablo Iglesias. El líder de Unidas Podemos volvió a pedir la coalición en su discurso. Envió un mensaje de felicitación a Sánchez, pero no hablaron. El presidente vio que la opción que había descartado anteriormente era la única salida. Y asumió que tenía que llevar las negociaciones en persona.

“La mejor dieta para un político es comerse sus propias palabras”. Lo dijo Mariano Rajoy hace un mes citando a Winston Churchill, tal vez anticipando lo que podía pasar en España. El fiasco de la repetición electoral forzó a Pedro Sánchez a dar un giro de 180 grados y aceptar, ahora sí, una coalición con Unidas Podemos sin vetos, en la que Pablo Iglesias tendrá una vicepresidencia. El acuerdo no está acabado pero será similar al que estuvieron a punto de cerrar en julio, con una vicepresidencia y tres ministerios, según fuentes de la negociación. El pacto que parecía imposible durante seis meses se desbloqueó en una reunión de poco más de una hora en La Moncloa entre los dos líderes. Ahora, el PSOE y Podemos necesitarán más apoyos y casi con seguridad la abstención de ERC.

El lunes por la mañana se pone todo en marcha. Antes de ir a la Ejecutiva, Sánchez encarga a Iván Redondo que contactara con Unidas Podemos para organizar una reunión con Pablo Iglesias. Redondo habla con el argentino Pablo Gentili, jefe de Gabinete de Iglesias, que está en Brasil. Se ponen de acuerdo rápidamente para una cita discreta a las 16.00, en la residencia del presidente. Todo tenía que ser rápido y discreto. Sánchez acude a la reunión de la ejecutiva federal del PSOE con la decisión tomada de apostar por la coalición sin vetos y llevar en persona la negociación para garantizar su éxito.

Quiere evitar que una retransmisión en prime time la complicara. Pero no se lo cuenta a nadie. La decisión la toma solo, el máximo órgano de poder del partido no tiene ni idea. Tampoco se consultó la ruptura de las negociaciones ni la decisión de no volver a ofrecer nunca la coalición, lo que impidió el avance con Unidas Podemos y llevó a unas nuevas elecciones sin que se reuniera siquiera el Comité Federal del PSOE.

Sánchez no habla de coalición ante los 50 miembros de la dirección del PSOE en la reunión que mantienen desde las 11.30. Ni siquiera cuando Odón Elorza reprocha que el PSOE haya renunciado los últimos meses al espíritu de izquierdas que emanaba de la victoria de Sánchez en las primarias.

A las 16.00, dos horas después de la ejecutiva del PSOE, Sánchez e Iglesias afrontan en La Moncloa la reunión clave. El presidente en funciones y el secretario general de Podemos superan, en poco más de una hora, los desencuentros acumulados en los últimos seis meses y medio. Acuerdan volver al acuerdo que estuvieron a punto de cerrar en julio, pero esta vez con Iglesias como vicepresidente. Resuelto eso, el resto se hablará con calma más adelante.

Cataluña, que parecía un obstáculo insalvable, se salva rápidamente. El preacuerdo para conformar un Gobierno progresista de coalición recoge expresamente que se buscarán “fórmulas de entendimiento y encuentro” a la crisis territorial “siempre dentro de la Constitución”.

La negociación contra el reloj

El acuerdo entre los dos dirigentes, de nuevo aliados tras meses de inquina, da paso a unas negociaciones contra el reloj. Sánchez e Iglesias delegan en dos personas de su confianza: Adriana Lastra e Irene Montero. La vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso y la de Unidas Podemos en el Parlamento empiezan a negociar el contenido del preacuerdo a las ocho de la tarde. En dos horas ya tienen bastante avanzado el borrador. No hay reuniones, solo llamadas y mensajes. También Redondo, que tiene buena relación con Unidas Podemos pese a las tensiones de los últimos meses, está encima y conectado con el presidente. Sánchez e Iglesias hablan y se mandan mensajes. La relación parece restablecida rápidamente. Ambos saben que están condenados a entenderse o no habrá Gobierno. Unas nuevas elecciones podrían abrir definitivamente el paso a la derecha. Por la noche, Iglesias llama a algunos dirigentes de Unidas Podemos para comentarles el inicio de acuerdo y pedirles máxima discreción.

La versión definitiva llegará a la una de la tarde del martes. Antes, a las 11 de la mañana, Iglesias comunica el acuerdo al resto de dirigentes del grupo confederal de Unidas Podemos. Están todos encantados de que el PSOE acepte lo que antes descartaba. Nadie pone pegas. Solo Alberto Garzón habla del problema que puede suponer tener a Nadia Calviño como vicepresidenta económica, por sus posiciones muy alejadas de las de Unidas Podemos. Pero todos asumen que tendrán que tragar con eso porque no habrá vetos de ninguno de los dos lados. Iglesias asume que será difícil que Ciudadanos se abstenga, por sus pactos con el PP con apoyo de Vox, pero asegura que Unidas Podemos no pondrá ningún problema en la fórmula que logre el PSOE para sacar adelante la investidura.

Sánchez también traslada a los miembros de la dirección socialista de más confianza que en cuestión de horas habrá un anuncio que puede contribuir a superar la parálisis institucional. Entretanto, en Ferraz ya han comenzado con los preparativos para la firma solemne del acuerdo en el Congreso. Mientras las dos formaciones ultiman los detalles, los Reyes de España, de viaje oficial en Cuba por el 500º aniversario de la fundación de La Habana, llegan a la isla a las 19.30 (1.30 en la España peninsular) ajenos a las negociaciones.

A la una de la tarde el reducidísimo número de cuadros del PSOE y Unidas Podemos que saben del acuerdo se afanan, algunos a la carrera, en llegar al Congreso. Los socialistas convocan a las 13.45. Unidas Podemos 15 minutos más tarde. Todo se hace tan improvisado y en secreto que al principio no había ni bolígrafos para firmar el acuerdo. Iglesias tiene que buscar una chaqueta para salir a firmar el pacto. El acuerdo coge desprevenidos al resto de partidos. A Pablo Casado le sorprende en el Comité Ejecutivo del PP. Minutos antes de las dos y media de la tarde, Sánchez e Iglesias escenifican el acuerdo. Lo cierran con un abrazo que la semana pasada parecía imposible.

Dos hombres y un pacto de Gobierno

El pulso político que ha tenido a España en vilo durante los últimos meses lo llevaron adelante casi en soledad dos hombres, madrileños, de la misma generación. Era un duelo: cosa de dos. Pero su resultado lo decidieron millones de personas. Fueron los ciudadanos, con su voto, los únicos que consiguieron forzar que Sánchez e Iglesias, que llevaban meses mostrando una absoluta incapacidad de ponerse de acuerdo, lograran hacerlo en poco más de una hora, el lunes por la tarde.

Tras el preacuerdo entre Sánchez e Iglesias, Adriana Lastra e Irene Montero entraron en los detalles para pactar un decálogo de líneas maestras de un programa de Gobierno “para cuatro años”, según Sánchez. La primera coalición de izquierdas desde la II República coloca a España como caso único en Europa con un Gobierno entre la socialdemocracia y una formación a su izquierda de nuevo cuño que recaba su fuerza del movimiento del 15-M.

Más que un acto político de firma de un acuerdo, el encuentro del abrazo en el Congreso parecía un armisticio después de la cruenta guerra de la izquierda española que condujo a unas elecciones en la que todos han perdido. En la sala, repleta de cargos de ambos partidos y de periodistas, se oyó un “ooooooh” burlón cuando los líderes se abrazaron. Iglesias se dio palmadas en la espalda con Iván Redondo, estratega principal de Sánchez. Todo eso era simbólico. Iglesias y Redondo, que se conocen y se respetan, jugaron una larga partida de ajedrez estratégico en su batalla por el relato que derivó en una especie de póker con una apuesta definitiva: la convocatoria electoral.

PSOE y Unidas Podemos perdieron votos —casi un millón y medio entre los dos— y escaños —tres los socialistas; siete los morados—. Pero la repetición tuvo otra consecuencia más grave: en plena crisis catalana, con la efervescencia nacionalista que eso supuso, permitió que la extrema derecha de Vox doblara sus escaños y se colocara como tercer partido. Ante esa tesitura, Sánchez decidió aceptar rápidamente peticiones de Iglesias que había descartado durante meses y olvidarse de buscar una compleja abstención del PP. El líder del PNV, Andoni Ortuzar, siempre con buena información —ayer habló con Sánchez y tiene un contacto fluido también con Iglesias—, ya había avisado poco antes de que se conociera el acuerdo: hay que gobernar con el grupo que apoyó la moción de censura que llevó al presidente a La Moncloa. Y eso es lo que van a intentar el PSOE y Podemos.

Más difícil que en julio

Aunque ahora las cosas son más difíciles que en julio. La pérdida de 10 escaños en total hace que Sánchez necesite a más partidos para gobernar, y sobre todo, si Ciudadanos se mantiene en el “no” que planteó —calificó de “nefasto” el acuerdo— ahora depende con más fuerza de los independentistas de ERC. Si Esquerra rechaza abstenerse y Cs sigue en el “no”, la investidura es imposible, incluso aunque se abstenga Bildu, que siempre lo ha hecho.

ERC estaba dispuesta a abstenerse en julio y en septiembre —tanto que lo hizo sin nada a cambio—, pero ahora las cosas se han complicado. El giro de Sánchez durante la campaña, en la que endureció su discurso sobre Cataluña para buscar unos votos de Ciudadanos que nunca llegaron —llegó a prometer recuperar el delito de convocatoria de referéndum ilegales que el propio PSOE había eliminado— y la batalla interna en el independentismo —ERC ha perdido dos escaños y los más duros de JuntsxCat, que votarán “no” con seguridad, han ganado uno— han debilitado las posiciones más moderadas en el grupo de Oriol Junqueras, que antes de las elecciones apostaba por la abstención. La investidura no está, en fin, garantizada. Pero el PSOE confía en sacarla adelante de una u otra manera para evitar las terceras elecciones.

Este lunes habló con el PNV, favorable al acuerdo, pero esa coalición necesita también a Más País, PRC, BNG y Teruel Existe. La crisis catalana vuelve a ser clave. ERC querrá un cambio de discurso y que el presidente vuelva a decir, como hace unos meses, que en Cataluña hay sobre todo un problema político.

Sánchez e Iglesias pactaron un punto del documento que señala: “El Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución”.

Lastra, que tiene buena relación con Gabriel Rufián, de ERC, será la encargada de fraguar los apoyos. De la negociación esta vez han desaparecido tanto Carmen Calvo por el PSOE como Pablo Echenique de Podemos. Lastra, de absoluta confianza del presidente, fue una de las que más claramente apostó en julio por el acuerdo con el grupo de Iglesias.

Sánchez, que estaba convencido —erróneamente— de que mejoraría su posición con nuevas elecciones, se ha debilitado y ha tenido que ceder en casi todo, aunque mantendrá el control del núcleo del Gobierno y ha prometido que la vicepresidenta económica será Nadia Calviño, algo que también se hizo como guiño al centro y ahora marcará un punto de fricción con Iglesias. Calviño ha mantenido las posiciones más alejadas de Unidas Podemos en todas las negociaciones importantes de los últimos meses: alquileres, reforma laboral, pensiones y fiscalidad. Queda por ver qué estructura diseña Sánchez para compartir el poder con Iglesias y quién se queda con la vicepresidencia política, que sin duda será para el PSOE. Nadie confirma de momento si será para Carmen Calvo o habrá cambios.

“Hay que dejar atrás los reproches”

El abrazo final y la negociación exprés que dio lugar al preacuerdo de coalición no esconden meses espinosos, en los que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se han zurrado de lo lindo en público. Tanto Sánchez como Iglesias trataron de cerrar heridas. “Es tiempo de dejar atrás cualquier reproche”, dijo el líder de Unidas Podemos, para el que el Gobierno de coalición combinará “la experiencia del PSOE con la valentía de Podemos”. “Los españoles han hablado y nos corresponde superar el bloqueo. No pudimos lograr este acuerdo en julio, aunque estuvimos muy cerca. Somos conscientes de la decepción que eso supuso entre los progresistas”, se justificó Sánchez, que planteó un pacto “no solo para la investidura, sino para toda la legislatura”. Lo que en abril era una “oportunidad histórica” se ha convertido tras el 10-N en una “necesidad histórica” por la emergencia de Vox, reiteró Iglesias como ya hizo en la noche electoral.

clubwifiusa


Source: elpais.com

Related posts

Doce cosas de la celebración de mi boda de las que me arrepentí justo al día siguiente | ICON

admin

Telefónica lanza su propia Netflix para los que no son clientes de Movistar | Economía

admin

Mucho Madrid y mucho Keylor | Deportes

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.