fbpx
Deportes

Nadal, a la caza de la quimera londinense

Nadal, a la caza de la quimera londinense


La quimera de Rafael Nadal es Londres. Bajo el techo del pabellón O2 se esconde el único gran trofeo que el balear nunca ha podido alzar. Una copa imponente y plateada que se resiste a las garras del español desde que este debutase hace 13 años, cuando el torneo aún se movía entre los rascacielos de Shanghái (China).

Dos finales (2010 y 2013) son el botín que Nadal ha conseguido rescatar en ocho participaciones. No es casualidad, Londres es un lugar agreste para su físico. Cuando la capital londinense abre sus puertas, Nadal acude a ellas con todo un año de trabajo en las piernas. Cinco bajas por lesión (2008, 2012, 2014, 2016 y 2018) y una retirada en mitad del torneo (2017) dan cuenta de ello. Londres parece una quimera y este año los problemas físicos siguen rondando.

Se tuvo que retirar en París-Bercy aludiendo a un problema en el abdominal. La incertidumbre sobre su presencia o no en Londres se despejó cuando confirmó que no existía rotura en el abdomen. Desde entonces se ha entrenado en Londres para estar listo. «Tengo muchas esperanzas de estar al 100% el lunes. Tengo que ir día a día tras lo de París. Creo en que puedo ser competitivo. Este es un torneo en el que te enfrentas a los mejores del mundo desde el principio», aseguró Nadal en la rueda de prensa previa al torneo.

El español ha completado varias sesiones de entrenamiento en las que ha comenzado a sacar con mayor intensidad con el servicio, el causante de la lesión en el calentamiento de las semifinales de París-Bercy. Poco a poco ha ido incrementando la velocidad con el objetivo de alcanzar el punto álgido el lunes, cuando se mida a Alexander Zverev, el último maestro.

Pero la ausencia de la Copa de Maestros en el palmarés de Nadal no se debe solo a los contratiempos físicos. El actual número uno del mundo ha sido contemporáneo de los que probablemente sean los mejores jugadores de la historia bajo techo. Novak Djokovic y Roger Federer se han repartido nueve de las 13 Copas de Maestros desde que Nadal debutase. En sus fauces recaen la mayoría de pronósticos para el ganador del torneo. Además, han recalado en el mismo grupo y se evitan hasta la final.

Para Nadal, el sorteo fue más amargo. Tres rivales peligrosos en ‘indoor’, Daniil Medvedev, su último obstáculo en Nueva York, Alexander Zverev, vigente campeón, y el explosivo Stefanos Tsitsipas. Tres rivales que igualan o mejoran el número de títulos bajo techo de Nadal. Medvedev tiene tres, Zverev cinco y Tsitsipas dos. El balear, de sus 84 entorchados, solo cuenta con dos en esta superficie. Sao Paulo 2013, en tierra, y el Masters de Madrid en 2005, cuando aún se disputaba en el antiguo complejo. Históricamente no es la mejor superficie para él, pero si está competitivo sabe que puede disputar el título y luchar por retener un número uno del mundo acechado por Djokovic.

Los 640 puntos de ventaja que tiene Nadal le hacen depender de sí mismo para conservar por quinta vez en su carrera el galardón a final de año. Todo lo que sea estar en la final le asegurará la gesta, quedándose a una ocasión de igualar el récord histórico de seis que posee el estadounidense Pete Sampras. Entre esa posibilidad y Nadal solo se antepone la quimera. Solo se antepone Londres.



Sources:
sport.es
elcorreo.com

Related posts

Zidane: «Me veo mejor entrenador que en mi primera etapa»

admin

La Champions, flotador de un Real Madrid de transición

admin

El «vertiginoso» Sevilla pone a prueba la irregularidad del Atlético

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.