Economía

Begoña Gómez y sus misterios: ¿cuánto gana? ¿Por qué no aparece tanto como antes? ¿Compite con Letizia?

Begoña Gómez y sus misterios: ¿cuánto gana? ¿Por qué no aparece tanto como antes? ¿Compite con Letizia?


Begoña Gómez no está. No ha estado en esta campaña electoral y se espera que este domingo reaparezca al menos acudiendo a votar junto a su marido y, tanto si el PSOE gana las elecciones como si no, acompañe a Pedro Sánchez en la noche de Ferraz. Dicen que la respuesta está en Letizia, una buena amiga con la que se lleva bien pero con la que no quiere competir.

El cambio de actitud de Begoña Gómez en lo que se refiere a sus apariciones públicas es un hecho: antes aparecía a menudo junto al líder socialista y ahora está desaparecida. El misterio es por qué se ha esfumado. También ha cambiado su estilo desde aquel 21 de junio de 2015, cuando Pedro Sánchez se proclamó oficialmente candidato a la presidencia del Gobierno. De aquel despampanante vestido rojo a la sobriedad que invoca ahora en sus apariciones públicas va un mundo.

Lea también: Begoña Gómez: te contamos cómo ha sido su paso por boxes para estar así el 28A

La ‘primera dama’ en funciones suponemos que sigue siendo socialista, militante, aunque no podemos siquiera confirmarlo. Aquella primera aparición pública en en julio de 2014 fue en un vídeo realizado por el equipo de campaña de su marido. El entonces aspirante a la secretaría general se enfrentaba en primarias a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias. En la campaña electoral de 2015 se portó como una esposa-coraje y salió en pantalla como una leona junto a Sánchez en espacios como El programa de Ana Rosa, Planeta Calleja o en 2 días y una noche, aquel programa fallido de Susanna Griso, trasunto de En tu casa o en la mía.

Aquella abundancia mediática de Begoña contrasta con las contadas ocasiones en donde la encontramos últimamente: apenas algunos actos relacionados con la moda española, industria que apoya, o en actos solidarios relacionados con causas con las que está comprometida. o en viajes al extranjero.

La última vez que se la vio no tenía más remedio que asomarse: fue hace un mes, durante la recepción de los Reyes en el Palacio Real durante el besamanos del Día de la Hispanidad. Antes, a finales de agosto, la vimos visitando junto a su marido a don Juan Carlos, convaleciente de su operación de corazón.

Bilbaína de 44 años, es una gran aficionada a la música, al cine y al teatro, pero su pasión es el deporte: dedica horas a mantenerse en forma en el gimnasio, y cuida su imagen.

Ya dimos cuenta en primicia de algún retoque que se hizo en la clínica madrileña de un reputado y conocido especialista antes de las pasadas elecciones, cuando apareció radiante en Ferraz la noche que su marido triunfó, aunque luego no sería suficiente para formar Gobierno.

El sueldo es un misterio

Estudió Marketing en ESIC en Madrid, la universidad privada de los Padres Reparadores, hizo un máster de Administración de Empresas y se especializó en la captación de fondos para ONG’s, área en la que trabaja ahora, impulsando proyectos para África. Ocupa la dirección del IE Africa Center en el Instituto de Empresa, un puesto fabricado ad hoc para ella o al menos creado con su incorporación, en septiembre de 2018. Begoña trabaja para desarrollar proyectos de acción social en el continente africano, entre otros objetivos. El centro depende de la Fundación IE, que deoende de fondos públicos y privados, aun así, el sueldo de la esposa de Pedro Sánchez es un misterio que no quieren desvelar. Ha trabajado como asesora de Oxfam Intermón, Amnistía Internacional o Anesvad, y fue directora de Consultoría en el Grupo Inmark. Desde 2015, codirigía el Master en Fundraising Público y Privado para Organizaciones sin Ánimo de Lucro en la Universidad Complutense de Madrid, pero pidió una excedencia.

Vida familiar

Pero Pedro Sánchez y Begoña Gómez tienen un trabajo mucho más complicado que presidir un Gobierno o impulsar el desarrollo en África: sus hijas Ainhoa y Carlota son adolescentes. Tienen ahora 14 y 12 años, respectivamente. Su educación es como para todos los padres y madres la prioridad del matrimonio. Begoña y Pedro, que se conocieron a través de un grupo de amigos en una fiesta, vivieron juntos en el piso de Gómez en el madrileño barrio de La Latina, después de que Sánchez se mudara a vivir con quien era su novia. Pasó mucho tiempo hasta que el hoy líder socialista se atreviera a pedirle matrimonio a su mujer. Fue en un restaurante y cuando su hija Ainhoa ya tenía casi un año. Se casaron por lo civil en 2006, en el Ayuntamiento de Madrid y fue la concejal y ex ministra socialista Trinidad Jiménez quien oficializó su unión, celebrada en los jardines del Hipódromo de la Zarzuela.

Y

clubwifiusa


Source: eleconomista.es (Noticias destacadas por elEconomista)

Related posts

Las 10 razones por las que Vodafone suprimirá la cuarta parte de sus empleos

admin

La caída del peso argentino se convierte en un “chollo” para los turistas

admin

Estas son las evidencias técnicas que invitan a la prudencia en las bolsas de Europa

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.