Puerto Rico

Juez federal Gustavo Gelpí falla en contra del Club Gallístico de Puerto Rico

Juez federal Gustavo Gelpí falla en contra del Club Gallístico de Puerto Rico


El juez federal Gustavo Gelpí falló en contra de la demanda sometida por Club Gallístico de Puerto Rico y la Asociación Cultural y Deportiva del Gallo Fino de Pelea y mantuvo en vigor la prohibición de las peleas de gallos en la isla, según dispone la sección 12616 de la Ley de Mejoramiento de la Agricultura de 2018 y que enmienda la Ley de Protección de Animales de 1966.

El presidente Donald Trump firmó la ley el año pasado, y la prohibición entrará en vigor el 20 de diciembre del año en curso.

En la opinión de 29 páginas que entregó hoy, lunes, el togado otorgó el pedido de fallo sumario del gobierno federal y añadió que no concederá solicitudes de suspensión en caso de que las partes opten por acudir al a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Primer Circuito, en Boston.

Los demandantes alegaron que las enmiendas a la Ley de Protección de Animales que extendió la prohibición de las peleas de gallos a los territorios estadounidenses violentan sus derechos al considerarlas inconstitucionales. 

Mientras, el gobierno federal alegó que la ley no viola la Constitución y que loa demandantes carecen de los fundamentos necesarios para impugnar las enmiendas a la Ley de Protección de Animales

Gelpí comenzó su escrito citando el desenlace del caso de Estados Unidos vs. Pedro Vidal, en el cual se argumentó que la pena de muerte no aplicaba para Puerto Rico al ser un territorio. Sin embargo, el tribunal resaltó que desde que Puerto Rico se convirtió en territorio estadounidense, el Congreso ha aprobado miles de leyes que aplican tanto para los estados como para los territorios.

“Bajo la Cláusula de Comercio, el Congreso tiene la autoridad de otorgar trato igual a los estados y a los territorios. Ni el estatus político de Puerto Rico, ni la Cláusula Territorial, impiden que el gobierno de los Estados Unidos ponga en vigor leyes que aplican a todos los ciudadanos de la nación, sean o no un territorio”, estipuló Gelpí.

El togado rechazó los argumentos de los demandantes que que el Congreso excedió su autoridad para regular y legislar las peleas de gallos bajo las Cláusulas Territorial y de Comercio, que la ley viola la décima enmienda de la Constitución y sus derechos civiles, y que la ley no puede ser aplicada en Puerto Rico debido a las estipulaciones de la Ley de Relaciones Federales.

En cuanto al reclamo de que las enmiendas violan el debido proceso de ley porque Puerto Rico no cuenta con representación política real en el Congreso y, por ende, no tuvieron la oportunidad de participar en la toma de decisiones de los cambios realizados a la ley, Gelpí indicó que “los demandantes no tienen libertad reconocida o intereses en propiedades que las enmiendas a la sección 12616 les está quitando”.

Gelpí también destacó que la comisionada residente Jenniffer González si participó  de la sesión legislativa en la Cámara baja federal y que, durante el debate, se opuso a la aprobación de las enmiendas.

Además, Gelpí tomó bajo consideración el impacto económico que la prohibición tendría sobre la isla.

“Aunque la corte entiende el fuerte impacto que la prohibición de las peleas de gallas atestaría contra la economía de Puerto Rico, el tribunal federal no puede actuar como un ‘superlegislador’ y enmendar o invalidar la labor del Congreso sin contar una posición legal válida”, resaltó Gelpí en el escrito.

La industria de las peleas de gallos, según reconoció Gelpí, genera casi $645 millones y provee empleos directos e indirectos a 11,134 personas.

Decepcionados con la decisión

Varios integrantes de la Cámara de Representantes, al igual que el precandidato a la comisaría residente por el Partido Popular Democrático (PPD), Juan Albors, lamentaron la decisión sometida por Gelpí.

“Aunque respetamos la decisión del Tribunal Federal, entendemos que la misma fue errónea y da un innecesario golpe a un importante sector de nuestra sociedad, del cual depende sobre 27 mil personas para sus trabajos. En los próximos días estaremos evaluando con detalle la resolución del tribunal para determinar el curso de acción a seguir. Lo que si les dejo claro a nuestros galleros es que esto no es el final, seguiremos luchando por ustedes”, indicó el portavoz alterno de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Cámara baja, Urayoán Hernández Alvarado.

Mientras, el precandidato a la comisaría residente por el Partido Popular Democrático (PPD), Juan Albors, quien se unió al pleito como amigo de la corte, no estuvo de acuerdo con la decisión de Gelpí.

“El Tribunal basó su determinación en que la práctica del deporte de los gallos en Puerto Rico afecta el comercio interestatal con los 50 estados. Yo entiendo que no, ya que este deporte no se practica en ninguno de los 50 estados. En eso radica la diferencia entre un resultado a favor, o un resultado en contra, de la industria gallística en este caso”, indicó Albors.

“El Tribunal aplicó el mismo criterio de aplicación de ley federal a Puerto Rico que el aplicable a los estados, lo cual es alentador. Fue esto último lo que argumenté como amigo de la corte. Pienso que la Legislatura de Puerto Rico podría legislar en las próximas semanas para asegurar que la práctica de este deporte en Puerto Rico no afecta el comercio interestatal, con lo cual estaríamos en mejor posición cuando el caso sea apelado ante el Primer Circuito de Boston”, añadió.

clubwifiusa


Sources: metro.pr

Related posts

Un jugador de los Timberwolves intenta aclarar comentarios homofóbicos

admin

Senador propone la creación de una “alerta rosa” por mujeres desaparecidas

admin

Junta Administrativa del RUM logra preacuerdos

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.