fbpx
países Uruguay

Veloz: la versión del Uruguay 2022 – Ovación – 12/10/2019

Veloz: la versión del Uruguay 2022 - Ovación - 12/10/2019



Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores

Suscribirme

Conocé nuestros planes
y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar

Si ya sos suscriptor podés
ingresar con tu usuario y contraseña.

Cuando uno habla de renovación en la selección uruguaya suele pensar en un recambio de futbolistas, en la aparición de nombres nuevos, pero no es solo eso. Aunque todavía es muy prematuro, porque estos amistosos como el de la victoria 1-0 sobre Perú son las pruebas imprescindibles de cara a las Eliminatorias para llegar al Mundial de Catar 2022.

Sin embargo, el Uruguay que se vio ante los incaicos se renovó de otra manera: desde lo táctico.

Nadie niega los méritos que ha tenido Óscar Tabárez al frente de la selección, pero sí se han levantado algunas voces para achacarle que con la clase de futbolistas que tiene, especialmente con la dupla Luis Suárez y Edinson Cavani en ofensiva, la Celeste debería haber sido más protagonista en los torneos importantes, como la Copa América, por ejemplo. Y el maestro parece haber tomado nota de esto.

Brian Lozano fue clave por su velocidad y pegada. Foto: Gerardo Pérez

Uruguay fue más vertical, más dinámico, más incisivo, más veloz. Para esto fue clave primero un cambio de sistema que le permitió mayor soltura a la línea media. El 4-1-4-1, con Lucas Torreira como volante más retrasado, le permitió mayor desdoble a Federico Valverde y a Matías Vecino por el eje central del terreno.

Otro punto fundamental fue la inclusión de dos aviones por afuera: Brian Rodríguez por derecha y Brian Lozano por izquierda. Este último, además, aportando gran pegada que llevó a tener varias oportunidades de gol mediante juego aéreo (especialidad de la casa) e incluso con un tiro libre suyo que el arquero tuvo que esforzarse para mandar al córner.

Con este esquema Tabárez aprovechó más la riqueza técnica que tiene en el mediocampo, con Valverde como abanderado por la rapidez mental y la precisión que tiene en su pie.

Ejemplo de todo este combo fue el 1-0, un golazo por la jugada completa: cómo es lanzado Lozano con un balón al vacío, cómo gana en velocidad, cómo llega Vecino por el medio, cómo habilita éste a Rodríguez con un toque de primera con la parte externa del pie y cómo define el juvenil. Jugada de ataque perfecta, como marcan los manuales.

Maxi Gómez encara a la defensa peruana. Foto: Gerardo Pérez

Otra conclusión importante es la nueva alineación de Matías Viña en el lateral izquierdo y de Brian Rodríguez en la banda derecha. El primero fue titular en los últimos dos partidos y el segundo en los tres que disputó hasta ahora.

Es cierto que faltaron Giorgian De Arrascaeta, Luis Suárez y Edinson Cavani, pero estaban Diego Laxalt y Nahitan Nández y Tabárez optó por Viña y Brian. Evidentemente apostó por la velocidad de ambos y eso es en definitiva lo que más entusiasma: hay al menos una intención de cambiar el estilo, más aggiornado al fútbol de hoy, pero no porque sí, sino porque hay jugadores para hacerlo.

Uruguay ganó y está bueno, pero es lo de menos. Lo mejor fue el cómo y las buenas sensaciones que dejó.



Sources: elpais.com.uy

Related posts

Junta Directiva 2019-2020 del Parlacen asume hoy en el Palacio Nacional de la Cultura de Guatemala

admin

Fiscalía busca pena máxima para envenenador de Chinandega

admin

Carrió: “Me van a sacar muerta de Casa Rosada, porque viva no salgo, y Macri tampoco”

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.