Nicaragua países

La Historia responde: ¿Por qué Daniel es el líder de la Revolución Sandinista?

La Historia responde: ¿Por qué Daniel es el líder de la Revolución Sandinista?


Un revolucionario en el pleno sentido de la palabra, no puede apartarse de la vida ni conformarse a ser un artesano político

La Historia responde: ¿Por qué Daniel es el líder de la Revolución Sandinista? |

Edwin Sanchez | 09/10/2019

I PARTE

** El orden de los mandos sandinistas en la primera y sostenida línea de fuego que cambió el curso del siglo XX
** Historiador Adolfo Díaz Lacayo: “9 de octubre de 1977. Era una sola columna de combatientes bien apertrechados, al mando de Daniel Ortega Saavedra”

El romanticismo de un pensamiento, temporal y defectuoso como toda obra humana, puede entusiasmar a más de alguno, pero no produce más que hermosos eslóganes, consignas emocionales y seguras derrotas en el incierto horizonte.

Un revolucionario en el pleno sentido de la palabra, no puede apartarse de la vida ni conformarse a ser un artesano político: debe concebir la política como un arte; ergo, el primer deber de un revolucionario de alma colosal, como diría Emerson, es ser creador.

Es lo que el comandante Daniel Ortega ha demostrado desde el último cuarto del siglo XX y que produjo Octubre de 1977, plataforma de la victoria del 19 de Julio de 1979. El sandinismo entró así a un nivel superior en la lucha contra el somocismo.

La solución de los graves problemas de Nicaragua estaba en la vida, no en la ideología muerta en la que los radicales “marxistas” –escandalosos desertores del Frente Sandinista después de la derrota electoral de 1990– querían embutir a un país vivo.

Ahora, “para variar”, quieren momificar a Nicaragua con las vendas de la zombi Doctrina Monroe (el Secretario de Estado, John Kerry, leyó el acta de defunción el 18 de noviembre de 2013), para meterlo en el sarcófago del chamorrismo.

El famoso arquitecto danés, Bjarke Ingels, uno de los 100 hombres más influyente del mundo, según Time, y diseñador de las nuevas Torres Gemelas en Nueva York, soltó esta frase necesaria:

“La creatividad es tener el poder de imaginar el mundo que aún no es parte del mundo”.

Y esto explica los avances de Nicaragua desde 2007, a pesar del desastre provocado por las momias “cívicas” en 2018.

No se trata de copiar, de repetir, de depender del manual teórico o de lo que otros hicieron con magros resultados. O, al otro extremo, que los Díaz, los Chamorro y los Somoza sean el paradigma de los muy financiados operarios del pasado. Y ahí está la diferencia entre la postergación y el desarrollo, entre el desastre y el logro, entre la mente mediocre y la inteligencia: la fantasía de algunos que les regalen el poder sobre los escombros de Nicaragua y la imaginación de los más, los nicaragüenses crecidos, de construir realmente un país de verdad.

Todas las auténticas revoluciones, nos guste o no, tienen un líder, desde la de los Estados Unidos, encabezada por George Washington, hasta la de Cuba, conducida por Fidel Castro.

Los hechos, no el mito ni la propaganda, explican en parte por qué el comandante Daniel Ortega es el dirigente del Sandinismo y Jefe de la Revolución. Es bueno escudriñar la Historia y ver las causas de los acontecimientos y sus desenlaces, porque nada es al azar ni se acomoda al gusto de la historia oficial arreglada.

El dato de los hombres

Miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista, formó parte de la Junta de Gobierno de la cual fue su Coordinador; luego, electo Presidente.

Tan altas responsabilidades confirman las razones de su relevancia en la Revolución Popular Sandinista: es el liderazgo más documentado en los ámbitos del conocimiento histórico.

Fue quien al frente de la misma Dirección Nacional y de  algunos comandantes que participaron en el asalto a la casa de Chema Castillo en 1974, y héroes claves de la Revolución como Germán Pomares y Francisco Rivera, revitalizó al FSLN en el frente de combate, cuando Anastasio Somoza había puesto una lápida a la guerrilla de la montaña.

Con la derrota electoral de 1990 y el sorpresivo desbande de los cuadros que se consideraban los “sandinistas” más puros, Daniel Ortega se constituyó en el cohesionador del FSLN al evitar el destino de los partidos deshabitados: la fragmentación y el olvido.

Sin embargo, para los historiadores habrá que evaluar que es más trascendente: si conducir una guerrilla para tumbar al somozato– y han habido muchas revoluciones en el mundo– o guiar, con la intelectual nicaragüense Rosario Murillo, la única experiencia en la Historia de la Humanidad en que una Revolución, desarmada y derrotada, y bajo el desmesurado asedio mediático, retorna al poder por la vía inédita de los votos.

Este singular parteaguas de la Historia en 2006, sin menoscabo de los que también hicieron posible derrocar a la sangrienta tiranía, corroboraría que el comandante Ortega fue el principal protagonista del triunfo de la Revolución de 1979. ¿Por qué?

“Comprendimos que la oportunidad para la ofensiva se había presentado en ese momento. Y decidimos lanzarla”, dijo el Comandante Daniel Ortega en 1978, en una entrevista a Pedro M. Miranda (David Nolan, La Ideología Sandinista y la Revolución Nicaragüense, 1986, p.116).

1976-78

Ubiquémonos entre 1976-1978. La represión desatada por Anastasio Somoza en las ciudades, los campos y las montañas en 1975 y 1976, prácticamente acabaron la guerrilla. Apenas quedaron escasos y dispersos grupos que terminaron perdidos en la montaña, o huyendo.

Precisamente son dos generales que renunciaron al FSLN los que testimonian cómo la historia fue despejando el panorama, y aunque no lo admitan con mayúsculas ni minúsculas en su relato, los hechos son la narrativa más diáfana de cómo sobresale la figura del comandante Ortega.

El general retirado Humberto Ortega muestra las causas del desmoronamiento guerrillero en “La Odisea por Nicaragua”. En 1975, “Abandonada la iniciativa militar por parte de la guerrilla, la GN (Guardia Nacional) arremete con mayor empuje sobre la red de colaboradores, sangrando las bases de apoyo y forzando un sentimiento de abandono en el campesinado, que conduce a la mortal defensa pasiva” (p.74).

Para que quede claro, el FSLN como tal, al menos su guerrilla basada en la tesis foquista, había prácticamente desaparecido. El exmiembro de la DN subraya que “A raíz de la muerte de Carlos Fonseca, la Montaña entra en un proceso acelerado de extinción…”.

La desolación del extenuado, incomunicado y desintegrado foco guerrillero lo expone el general en retiro Hugo Torres:

“Ese pueblo que solo sabía que la guerrilla existía, que estaba allí en la montaña (…) No podía imaginarse en qué condiciones se encontraban en ese momento, sus muchachos en la montaña; era en todo caso preferible que no lo hiciera (Rumbo Norte, Historia de un sobreviviente, 2003, p. 329).
Los años 1975-1977 son definitorios para el FSLN. O cambiaban o terminaban hundiéndose en el auto ostracismo y la debacle, sin poder leer ni interpretar la realidad nicaragüense, y es claro que esta no pasa por ningún dogma.

“Algunos de nosotros –relata Torres– estábamos convencidos, de que la concepción de la lucha guerrillera que se había aplicado hasta ese momento era equivocada, y que no se debería seguir impulsando porque estaba condenada al fracaso” (RN p.326)

La mejor gráfica de esta triste conclusión del general Torres la describe Humberto Ortega: “Henry Ruiz con unos pocos hombres de la reducida BPU es expulsado en un primer momento a la profundidad de la selva, en los territorios mineros del Atlántico (Caribe), en donde los POCOS GUERRILLEROS SUBSISTEN ANDRAJOSOS Y EN MISERIA, y luego es empujado hacia el exterior del país” (LEI, p.344).

El cambio

Empero, Daniel y Humberto Ortega, Víctor Tirado López y Germán Pomares reorientan la lucha revolucionaria. Por algo, desde entonces, se denomina Octubre Victorioso a la organización de varios frentes de combate en 1977.

Hay una nueva concepción estratégica y un Plan para derrocar a Somoza. La columna vertebral, más allá del papel, los planos y las proyecciones de escritorio, es el Frente Norte.

El giro espectacular de los acontecimientos en menos de dos años fue sorprendente. Y el líder del ascenso histórico del FSLN, en el terreno de combate, es el comandante Daniel Ortega.  Ya nada sería igual para Nicaragua.

El historiador Adolfo Díaz Lacayo lo narra con objetividad en “Nicaragua, Gobiernos, Gobernantes y Genealogías”, estableciendo el orden de los mandos, sus responsabilidades y actuación en la primera línea de fuego.

El 9 de octubre, los guerrilleros se marcharon de Honduras rumbo a Nicaragua; “era una sola columna de combatientes bien apertrechados al mando de Daniel Ortega Saavedra y Víctor Tirado López como segundo jefe, cuyo Estado Mayor integraban Germán Pomares Ordoñez, Joaquín Cuadra y Francisco Rivera, “El Zorro”.

Estaban a solo 5 kilómetros de Ocotal.

“Tal como se había previsto, para la noche siguiente, 12 de octubre, estaban llegando a la Carretera Panamericana Norte, a media distancia entre el puesto fronterizo de Las Manos y la ciudad de Ocotal, frente al portón de una hacienda llamada San Fabián; aunque no de acuerdo a lo planeado, al amanecer del día siguiente 13 de octubre la columna guerrillera tuvo que enfrentarse a guardias nacionales que –previa información recibida– habían llegado al sitio en jeeps y camiones, enfrentamiento que se extendió por seis horas, en el que hubo una matancina de guardias, y el que fue suspendido por los guerrilleros cuando llegaron las avionetas artilladas de la Guardia Nacional ametrallando en picada y lanzando sus rockets. Obligadamente los guerrilleros se retiraron hacia la Cordillera de Dipilto después de ESTA HISTÓRICA PRIMERA VEZ EN QUE EL FSLN SALÍA DE UN COMBATE SIN MUERTOS NI CAPTURADOS (versalitas del autor)” (p.764).
mem/es

clubwifiusa


Sources: lavozdelsandinismo

Related posts

Avanzan las obras de saneamiento y canalización del arroyo La Chancha

admin

Mueren 68 personas por un incendio en un centro de reclusión en Venezuela

admin

Narrar la piel, una exposición provocadora sobre el cuerpo y el sexo – Medellín – Colombia

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.