fbpx
Argentina países

Rock in Rio 2019: Red Hot Chili Peppers mostró su mejor versión y decepcionó a unos cuantos – 04/10/2019

Rock in Rio 2019: Red Hot Chili Peppers mostró su mejor versión y decepcionó a unos cuantos - 04/10/2019



Si hay una situación en la que la mayoría de los artistas prefiere no arriesgar, sin duda es la de los festivales, donde el público incondicional se mezcla con el circunstancial, que va en busca de la set list de los más escuchado del músico en Spotify mucho más que a disfrutar de las sorpresas que pueda deparar el espectáculo, si desde el otro lado se decide no optar por lo seguro.

Pues bien, en la noche del jueves 3 de octubre, que abrió el segundo fin de semana del Rock in Rio 2019, los Red Hot Chili Peppers optaron por arruinarles la noche a unos cuantos de aquellos que iban a escuchar muchas de “las que sabemos todos”, y coronó un show tan sólido en lo musical como atractivo en el repertorio.

Newsletters Clarín

Viva la música | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Con Flea, que cada día toca mejor, como maestro de ceremonias, un Anthony Kiedis que en la era de su madurez afina en vivo más que en cualquier etapa de su pasado, la contundencia y precisión de Chad Smith y el vuelo de Josh Klinghoffer puesto al servicio de su guitarra, la banda californiana avanzó un paso más en ese punto ideal en el que el profesionalismo y las ganas de salirse del molde entran en balance perfecto.

Flea, el bajista de RHCP exhibió una notable eficiencia y confirmó que cada día toca mejor. (Foto: AP Photo/Leo Correa)

El paso del tiempo, y la construcción de obra, habilita a RHCP a manejar una amplia gama de matices a lo largo de su performance. Y en el predio olímpico carioca lo hizo con acierto, para ir de la furia de Can’t Stop a la cadencia soulera de Dark Necessities, y volver al más alto grado de potencia con I Wanna Be Your Dog, de los Stooges, después de haberle cedido un epacio a Smith para su solo y de haber bajado los decibeles con Hey.

En el medio, breves segmentos que parecieron -y si no lo fueron no importa porque lo disimularon muy bien- pequeñas zapadas, de las que se desprendieron clásicos y no tanto. Entre los primeros, Californication y Airplane; entre los segundos, la antes nunca tocada en vivo Sikamikanico y Go Robot. Y en una tercera categoría, dos covers más: What Is Soul, de Funkadelic, y Just What I Needed, de Ric Okasek, más algún guiño al Dazed and Confused de Led Zeppelin.

Anthony Kiedis, al frente; detrás, Chad Smith, sosteniendo el andamiaje rítmico de la banda. (AP Photo/Leo Correa)

Para el final quedaron la bellísima By the Way, otro cover, I Don’t Wanna Grow Up -clásico de Ramones compuesto por Tom Waits, a cargo de Klinghoffer- y una de la que sabían todos: Give It Away. Claro que para entonces, más de uno ya había atravesado la puerta de salida.

Bastante antes que los Chili Peppers, por el mismo escenario había pasado otra de las grandes atracciones de la jornada. Allí, el eterno Nile Rodgers junto a Chic, dio cátedra de funk, puso a bailar a una multitud, y dejó en claro que su repertorio de hits no se agota en las archiconocidas Le Freak y Good Times.  

Nile Rodgers, una enciclopedia del funk en acción, en el escenario mayor del Rock in Rio 2019. (Foto: EFE/ Antonio Lacerda)

El guitarrista y productor también tiró sobre la mesa -o mejor el escenario- varios títulos de esos que certifican que además de ser un músico fantástico, Rodgers es un productor al que varios le deben buena parte del éxito de algunas de sus canciones. De esas, en el predio de Rio sonaron I’m Coming Up, Notorious, la superexitosa Get Lucky y Let’s Dance, el clásico de David Bowie.

Entre ambos números, los Panic! At the Disco alternaron malas, las más, con algunas buenas, y lograron la mayor adhesión del público, coral y de aprobación, con una versión lograda de Rapsodia Bohemia, de Queen. Además, se destacaron I Write Sins Not Tragedies, The Ballad of Mona Lisa y Nine in the Afternoon. Demasiado poco para tanto tiempo en escena.

Brendon Urie, de Panic! At the Disco en plena faena. Le sobran aptitudes, pero no siempre las aprovecha. (Foto: REUTERS/Ian Cheibub)

Mezcla del Brandon Flowers de The Killers -banda también formada, como Panic!, en Las Vegas- con nuestro Diego Ramos, Brendon Urie derrocha caudal vocal y amplitud de rango, pero en más de una ocasión las estridencias muchas veces brillan por no ser necesarias, y lo que podría ser un buen recurso se convierte en una muletilla a la que en Rio el cantante echó mano mucho más de lo aconsejable. 

La voz del pueblo. Las fans de Panic! At the Disco tributaron sus lágrimas de emoción al cantante del grupo. (Foto: REUTERS/Ian Cheibub)



Sources:
clarin-com

Related posts

Diario Extra – ‘La amenazaron con  echarle gasolina’  

admin

Por la sequía, entidades agropecuarias pidieron una audiencia con Etchevehere

admin

¡Aplausos! Patrullero de 25 años se convirtió en el primer policía silletero |

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.