Deportes

Lejarraga y Avanesyan, choque de trenes esta noche en el Bilbao Arena

Lejarraga y Avanesyan, choque de trenes esta noche en el Bilbao Arena


Todo lo de atrás no cuenta. La preparación sí, claro, pero el resto se volatiza. La lona extrema su tensión para albergar esta noche un choque de trenes inevitable en el Bilbao Arena. Campeonato de Europa del peso más sincero, el límite welter en el que confluyen pegada y movilidad en dosis idóneas, perfectas. Revancha, para que el morbo enganche más a una afición a la que no hay que calentar demasiado para que lo dé todo ante una convocatoria tal. Y si uno de los contendientes, el de casa, tiene puños de hierro y «sangre hooligan», como apunta su preparador, la combinación no puede sino explotar. Kerman Lejarraga quiere, exige, lo que era suyo hasta que un ruso con ADN de guerrero armenio se lo arrebató en buena lid. Esta noche es Avanesyan el que ofrece el cinturón azul para un nuevo litigio.

La tensión de la víspera impregnó ayer el hall central del Mercado de la Ribera. Era tal la excitación, las ganas por superar el control de peso que el acto se adelantó unos minutos. No eran aún las 17 horas cuando Kerman Lejarraga accedía al escenario. Lucía chándal verde con la huella de sus patrocinadores, gorra y una camiseta en homenaje a Markel Garitano, un amigo fallecido recientemente en un accidente de tráfico al que quiere dedicar el título. «Tu familia y tus amigos no te olvidan. Descansa en paz siempre sonriendo». Estas dos últimas palabras ocupaban la parte frontal de la prenda, con una figura del púgil, que en la espalda incluía un revólver, seña de identidad.

Ausente del revuelo que se monta cuando es anunciado, el púgil de Morga sonrió sólo una vez, cuando se confirmó su peso. 66,500. Prueba superada. Fue bajar de la báscula y hacer el gesto de empinar el codo pidiendo ya el primer medio litro de agua con suero para iniciar la rehidratación. Avanesyan lo presenció entre bastidores y le tocó el turno. Accedió acompañado por ocho personas ataviadas con su camiseta conmemorativa. Pesó 100 gramos menos que Lejarraga. Vía libre a la lucha por el título. Atronaron los aplausos, con rango de ovación, los coros que retumbaban en el interior del Mercado, donde el calor era asfixiante. «Lets go Kerman», acuñado tras su única experiencia en Estados Unidos, enlazando con el recurrente «Jo Ta Ke». En medio de la algarabía ambos boxeadores posaron bajo el cinturón que aguarda un dueño. Cara a cara, ‘face to face’. Miradas clavadas, ya sin bromas. Kerman unos dedos más alto. Segundos interminables tras los que llega el abrazo sentido. Ya no se verán hasta que accedan al cuadrilátero esta noche, a partir de las 23.23 horas según la escaleta prevista, que en el mundo del boxeo es imposible de ajustar. Tendrán doce asaltos de tres minutos para hacer algo, para innovar, para mover ficha y que les salga bien.

Porque se trata de dos púgiles tan visibles, tan previsibles con sus esgrimas que necesitan hacer algo nuevo, aunque sea para incomodar y obligar a pensar al adversario. En su primera pelea, el ruso se vino arriba tras cazar a Lejarraga y forzarle una cuenta de protección. Hasta entonces no llevaba el pulso ganado y ya se había quejado en su esquina del daño que acusan las manos del de Morga. La sangre le abrasó por dentro al ‘Revólver’ y no midió las consecuencias de su paso adelante kamikaze. Además, la opción de no hacerle coger los kilos de siempre tras el pesaje, en busca de mayor movilidad, claramente, según su rincón, se dejó notar en la merma de contundencia de su pegada. Esta vez no será así. Cargará su cuerpo con lo que deba y la potencia volverá a ser su firma indeleble.

La primera pelea abierta será por hacerse con el centro del ring, un bien preciado, estratégico. A Lejarraga no le suele costar ser el primero en reivindicar esos metros como suyos. En el anterior combate se topó con un Avanesyan con el que los preparadores ingleses realizaron un trabajo modélico de scouting. Cada acción del vizcaíno activaba el resorte de un antídoto por parte del ruso. Eso va a cambiar. Hay nuevos párrafos en el guion que darán lugar a situaciones no esperadas. En el noble arte también hay espacio para el engaño.

clubwifiusa


Sources:
sport.es
elcorreo.com

Related posts

Bautista sucumbe ante un pletórico Djokovic

admin

Altuna III: «En absoluto estoy preocupado»

admin

Todo preparado para el Campeonato de España de Trail RFEA

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.